El consumo masivo muestra signos de recuperación

24 Dic 2017
1

En 2018, la economía seguirá creciendo, pero con un consumo muy fluctuante.

El consumo masivo cayó en el primer semestre del año y en el segundo comenzó a recuperarse, a partir de septiembre, con una expectativa de fluctuación para el 2018, según la opinión de especialistas. “El consumo descendió en la primera mitad del 2017 y se recuperó en la última etapa”, dijo a la agencia Télam Damián Di Pace de la consultora Focus Market.

Describió que el consumo en el canal de autoservicios independientes tuvo una caída del 6,6% interanual en el mes de noviembre y que las compras se trasladaron hacia las grandes superficies, donde crecieron 3,5%, según datos recabados por la consultora Scentia. En las grandes superficies en el mes de noviembre el ticket promedio de cada compra abarcó 16,3 unidades en promedio y en octubre había sido de 15,9 unidades.

Por su parte, en los comercios de cercanía, como los almacenes, fiambrerías y verdulerías, la cantidad de unidades vendidas fue de cinco en los meses de octubre y noviembre.

Los autoservicios independientes registraron ventas de 9,8 unidades en ese período, según datos de Scentia.

“Las ventas minoristas en los primeros 11 meses del año, según la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME) cayeron 1,5%, pero a partir de septiembre se recuperaron en las grandes superficies comerciales”, dijo Di Pace.

Si el consumo es analizado según el nivel socioeconómico de los consumidores, según la consultora Kantarworldpanel, se recuperó en las clases bajas en volumen de compra, pero en las clases medias y medias bajas tuvo un fuerte ajuste en razón de los aumentos tarifarios, de la medicina prepaga y de las naftas, que afectaron el nivel de compras.

Si se habla de ganadores y perdedores según el canal, los triunfadores este año fueron los comercios de cercanía y los mayoristas. Los supermercados y los hipermercados tuvieron un año de baja que se recuperó a partir de setiembre.

“La expectativa para 2018 es que la economía crezca pero con un consumo muy fluctuante, que estará determinado por una recuperación de ingresos que surja de las paritarias en el primer tramo del año y que luego se evaluará en razón de la evolución de la inflación, los ajustes tarifarios restantes, y el aumento de los costos de los servicios en el mercado interno”, dijo Di Pace.

A su turno, Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel, estimó que “el año cerrará cerca de un 0%, es decir, estable”.

“Todos los niveles socio-económicos recuperan consumo, excepto el bajo superior -donde se encuentra a una de cada tres familias argentinas-, que se perfila como el más afectado en el agregado anual. Estos hogares están estirando el uso de categorías mayormente prescindibles para controlar el gasto. Es de vital importancia para consolidar la recuperación en el consumo masivo, que el bajo superior comience a mostrar signos de recuperación”, resaltó Filipponi.

“El año cerrará con una precarización de los canales de compra, y esto representa un nuevo desafío para todos los actores: fabricantes y marcas, el retail y el Gobierno, puesto que el accionar en el punto de venta y el control en el mayorista y almacenes es menos directo que en el canal moderno y autoservicios”, puntualizó.

Respecto de la perspectiva que entraña el año 2018, el analista sostuvo que “para que el consumo sea mayor, tienen que concretarse varios factores: el nivel bajo superior tiene que recuperar poder de compra, y apostar al consumo masivo; tiene que desarrollarse el sector lácteo; el retail tiene que volver a crecer y recuperar clientes; la inflación de los productos básicos tiene que seguir en descenso y por debajo del promedio general; que los incrementos de tarifas de servicios públicos y transporte no afecten las expectativas de los hogares”, sostuvo Filipponi.

“Si todos o varios de estos factores están presentes en 2018, podríamos ver un crecimiento cercano al 3%, que sería el mejor porcentaje alcanzado desde el 2014”, concluyó.

Comentarios