La fiesta interminable del "Decano" y su hinchada

Miles de hinchas viajaron a Formosa y pese a los numerosos inconvenientes terminaron la noche celebrando la clasificación para jugar la final contra River o Morón

11 Nov 2017
4

“TRAPOS” Y PASIÓN. Los miles de fanáticos “decanos” que viajaron a Formosa manifestaron de diversas maneras su amor por los colores y no pararon de alentar. Las banderas impactaron. foto de José Martín vera (especial para la gaceta)

Si llegar a Formosa fue un tormento, porque el clima no ayudó a los que viajaron de noche, y porque varios sectores de las rutas que unen esta ciudad con Tucumán están lejos de parecerse a una autopista, conseguir alojamiento fue más difícil que ganar la lotería sin haber comprado un cartón. “Je, nosotros reservamos hace 15 días; el año pasado nos madrugó Belgrano, así que dos veces no caemos en la misma”, le dice a LG Deportiva uno de los tantos hinchas de Rosario Central que vino a Formosa a alentar al “Canalla”. A su vez, el hombre se solidariza con sus pares de Atlético. Son cuatro recién llegados que no tienen donde descansar unas horas. No es por dinero el problema. Es por cupo. Los “Decanos” llegaron hasta un hotel ubicado frente a la plaza principal a pedir por una pieza. Pero el lugar estaba pintado de amarillo y azul, los colores de Central. Adentro, pasando el lobby en la zona de la pileta, los rosarinos la pasaban de lo lindo, entre asado, chapuzones y uno que otro preparado de fernet en botella descartable de gaseosa con el cuello cortado y sus casi dos litros repletos de “jugo de águila”.

“Vengan, pasen”, los invita un hincha “canalla” a los “Decanos” que rezaban por una sombra y un piso plano para “descansar un rato”. No pudo ser. Si no se está alojado, no hay entrada libre a los amenities. Formosa, después de un tremendo temporal nocturno, recibió a los hinchas de ambos bandos con una siesta a puro sol y mucha humedad. Un clima insoportable.

La peregrinación de los cuatro simpatizantes de Atlético se repitió a lo largo y a lo ancho de la ciudad en diferentes grupos de amigos o familias, en su mayoría también vestidos de celeste y blanco. Formosa no es conocida por su capacidad y variedad hotelera. Más bien es acotada. Y como dijo el fan de Central, ellos fueron más rápidos porque no querían caer nuevamente en la trampa de tener que dormir en Resistencia, Chaco, ubicada a poco más de 170 kilómetros del estadio “Antonio Romero”.

“Rebotamos en todas partes”, admitió Raúl, que viajó para alentar a Atlético. Los que llegaron temprano, pero sin alojamiento asegurado, optaron por hacer base cerca de la concentración de ambos clubes, en un estacionamiento de un hipermercado.

Los tucumanos, resignados, aseguraban que el cansancio es un estado al que los hinchas del “Decano” le habían aplicado el derecho de admisión. “No tengo sueño, no estoy cansado, sólo quiero que empiece el partido y que juguemos. Y que ganemos, por Dios”, decía Gómez Omil como quien espera el nacimiento de un hijo que llega por cesárea y camina los pasillos del sanatorio, hasta recibir la buena nueva de que todo ha salido bien.

Formosa, la húmeda Formosa, es un caldo de cultivo de emociones cruzadas. Los veloces, los del check in anticipado, disfrutaron la previa del partido como si fuera el primer día de vacaciones de verano. Los que se durmieron a la hora de hacer la reserva cargaron con el día como pudieron, entre sombras, cánticos y una que otra cerveza helada, la mejor amiga cuando de apagar incendios se trata.

Problemas para la entrada

Cientos de hinchas de Atlético tardaron en ingresar al estadio. La gente se preguntaba por qué y las respuestas estaban en la entrada del estadio Antonio Romero. La Policía reprimió a un grupo importante de fanáticos con gas pimienta. Muchísimos ingresaron con el partido empezado.

Con los hinchas de Central también...

Los problemas también se dieron con los fanáticos del “Canalla”, pero en la platea. El banco de suplentes de Atlético daba la espalda a los hinchas rosarinos, que se la agarraron con Sbuttoni cuando salió lesionado. Los colaboradores de Zielinski respondieron a las provocaciones y tuvo que venir Paolo Montero a poner paños fríos.

Montero dijo basta

Tras la derrota y varias fechas en la cuerda floja, Paolo Montero presentó su renuncia una vez terminado el partido, en zona de vestuarios. El uruguayo llegó en enero al club de Arroyito y nunca fue del agrado total de los hinchas.

Extraña combinación de colores

Tal como se había adelantado, los árbitros usaron la camiseta blanca para concientizar contra el dengue pero Atlético casi le copió y usó la titular, mayormente blanca. La decisión no fue caprichosa: la suplente del “Canalla” también es blanca y no tenía una tercera para que Atlético use la azul, alternativa. Al final, ambos usaron la titular.

Festejo y regreso a casa

Luego de las celebraciones y de recibir el cheque (foto), el plantel fue directo del estadio al aeropuerto. Tenía previsto arribar a Tucumán en la madrugada de hoy.

Lo cortés no quita lo valiente

El defensor Cristian Villagra, ex Central, se acercó a saludar a Paolo Montero y a todos sus ex compañeros.

Gallardo seguirá siendo el DT de River

En la previa del partido de mañana a las 20.30 contra Deportivo Morón, por la otra semifinal de la Copa Argentina, Marcelo Gallardo adelantó que le gustaría seguir siendo el DT de River en 2018 sea cual sea el resultado de las elecciones en diciembre. Si su equipo se impone al “Gallo”, Atlético se clasificará directamente a la fase de grupos de la Libertadores 2018 ya que -al estar ya clasificado- debe ceder el cupo al otro finalista.

Comentarios