El futuro llegó hace rato

27 Oct 2017 Por Luis María Ruiz

“El futuro llegó hace rato”, dice la canción Todo un palo, de “Los Redondos”. En Tucumán, las señales políticas indican que el 2019 electoral ya está aquí.

El escenario, esta semana, fue la Legislatura. Arrancó el lunes postelectoral, con la viralización del video en el que el legislador Gassenbauer aparece consumiendo droga. Tras las bambalinas de la política se sabía que esa filmación existía, al menos, desde 2014. Por alguna razón, las imágenes recorrieron miles de celulares cuando ya no podían afectar los resultados de la votación. Gassenbauer, que en el último tiempo estaba mucho más cerca de Osvaldo Jaldo que de su mentor, José Alperovich, se quedó sin lugar en la mesa de autoridades de la Legislatura. El capital político que tan rápidamente había acumulado, con aún mayor rapidez se diluyó. En el edificio de Muñecas 951 entienden que sería inocente adjudicarle al azar la viralización del video. Sobre todo cuando -según había trascendido tiempo atrás- al menos tres espacios tenían en su poder la filmación. El episodio parece lejano, pero aún no tiene punto final.

La remoción de cualquier vestigio alperovichista de la mesa de la Legislatura apresuró más los tiempos. En los palcos había militantes peronistas que sostenían carteles con la leyenda: “Manzur y Jaldo conducción”. No se admitían los apellidos que empiecen con A.

El escenario es claro: Jaldo ya está en 2019. Lo saben los peronistas de la capital que, según las sospechas, no le respondieron el domingo. La liga de ex intendentes también tomó nota. Ni hablar de Sergio Mansilla, que desde 2015 espera un fallo para asumir. Mientras el ex arquero precalienta, el luleño César “Kelo” Dip ya está vestido para sentarse en la banca.

¿El gobernador Juan Manzur se subirá junto al tranqueño al DeLorean del PJ? Todavía hay hombres del ex mandatario en su gabinete. Pero los tiempos del ex ministro de Salud no son los mismos que los del “vice”. Por las dudas, Jaldo puso en la línea de sucesión a Fernando Juri -puede aportarle peso en una eventual interna en el PJ- y a Juan Ruiz Olivares, que tiene su propia estructura de intendentes y delegados. El “Mellizo” José Orellana dio muestras de que también apoyará gustoso esta cruzada.

El próximo escenario que anticipará el 2019 electoral será el Concejo de la Capital. Jaldo prefiere incluso al alfarista Javier Aybar (o una figura similar) en la mesa de conducción antes que a cualquier alperovichista, como podría ser Dante Loza. Si el sector del senador se impone, será una dura muestra de poder para el tranqueño. Mientras tanto, en Cambiemos se frotan las manos, anhelando la fragmentación del PJ. El futuro ya llegó.

Comentarios