Mascotas seguras para un viaje feliz

Pueden causar una distracción al volante o agravar un accidente de tránsito. Por eso es imprescindible que perros y gatos vayan correctamente ubicados en el auto.

24 Oct 2017

El tucumano es muy mascotero. Al igual que en el resto del país, en el 80% de las casas hay al menos un animal doméstico. Por eso, a nadie le sorprende ver pasar autos con algún hocico asomando por la ventanilla. La pregunta es: ¿cómo debemos llevar a nuestros perros y gatos en el vehículo para que viajemos seguros (ellos y nosotros)?

“Las familias quieren a las mascotas como hijos, y cada vez es más común que las lleven a todas partes. Sin embargo, hay poca percepción del riesgo que significa llevar un perro o un gato suelto adentro del auto”, explica a LA GACETA Eduardo Bertotti, titular del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV).

Coincide con él María Cristina Isoba, directora de Investigación y Educación vial de la Asociación Civil Luchemos por la Vida. “Una mascota que no viaja atada en el vehículo puede provocar la distracción del conductor y generar posibles accidentes. Y hay otro peligro más grave: en caso de producirse una colisión, el peso del perro se multiplica y sale despedido a la misma velocidad con la que venía andando el auto. Puede morir el animal y también golpear mortalmente a otro pasajero del rodado”, precisó.

“Hay quienes llevan al cachorro en upa. Igual que en el caso de los bebés, creemos que los brazos serán suficientes en caso de accidente. Nada más errado. El peso que adquieren es intolerable para la resistencia del brazo humano. No tenemos percepción del riesgo”, añade Bertotti.

Las estadísticas de Luchemos por la Vida indican que el 70% de los accidentes ocurren en trayectos cortos, a menos de 15 km del domicilio y a alrededor de 50 km/h. A esta velocidad el choque es similar a una caída de un cuarto piso, y un niño o un animal de 25 kilogramos es proyectado hacia adelante con una fuerza equivalente a una tonelada.

Cómo ubicarlos

Los animales, al igual que las personas, deben estar seguros durante los desplazamientos en coche, así sea por pocas cuadras, sostienen los expertos.

Si son gatos o cachorros muy pequeños lo ideal es llevarlos en jaula y mejor si es en el piso. A los más grandes hay que sujetarlos con dispositivos especiales para mascotas. Otra situación común es amarrar a los animales con cuerdas o correas. Esto es un peligro, porque si hay un accidente podrían sufrir lesiones e incluso estrangularse o ser arrastrados por el vehículo, detallan.

Walter Emanuel Urquiza, de un pet shop céntrico, señaló que hay distintas opciones para asegurar a nuestras mascotas: un cinturón de seguridad que se adapta a la correa o a la pechera que tiene el animal (cuesta $ 90) o bien un accesorio que viene con el arnés incluido y que se abrocha con el cinturón que tiene el auto. Este sistema de retención es ideal para los viajes largos (sale $370) y está disponible en distintos tamaños.

“La gente está empezando a tomar conciencia”, destacó Urquiza. Y sugirió que quienes viajen con mascotas y pasen por Córdoba sí o sí lleven cinturón para animales, ya que la ley de tránsito de esa provincia así lo exige.

Si tenés un vehículo del tipo familiar, con mucho espacio en el baúl, también podés comprar rejillas especiales, las que permiten que las mascotas deambulen en un espacio determinado sin causar molestia alguna al conductor o a los acompañantes.

Si salís en el auto con mascotas
a bordo, tomá nota
 
1.- Antes de partir no es prudente darle de comer a la mascota, esto podría generarle mareos y puede vomitar en las primeras curvas. Es preferible que se alimente con varias horas de diferencia.
 
2.- Es importante llevarle suficiente agua para que no se deshidrate y hacer alguna parada para que el animal pueda estirar las patas.
 
3.- Si tenés que hacer una parada, pero no podés bajar con tu perro, nunca lo dejes en el coche, aunque tenga las ventanillas abiertas. Tratá de encontrar un lugar con sombra donde puedas atarlo y no olvides dejarle abundante agua fresca.
 
4.- Si tu vehículo está estacionado en la ruta, tu perro siempre debe estar del lado de la vereda o banquina.

> Si salís en el auto con mascotas a bordo, tomá nota 

1.- Antes de partir no es prudente darle de comer a la mascota, esto podría generarle mareos y puede vomitar en las primeras curvas. Es preferible que se alimente con varias horas de diferencia. 

2.- Es importante llevarle suficiente agua para que no se deshidrate y hacer alguna parada para que el animal pueda estirar las patas. 

3.- Si tenés que hacer una parada, pero no podés bajar con tu perro, nunca lo dejes en el coche, aunque tenga las ventanillas abiertas. Tratá de encontrar un lugar con sombra donde puedas atarlo y no olvides dejarle abundante agua fresca. 

4.- Si tu vehículo está estacionado en la ruta, tu perro siempre debe estar del lado de la vereda o banquina.

> Mundo digital

Google Fotos detectará a tus mascotas en las imágenes

Hasta ahora, si querías encontrar a tu perro o a tu gato entre las instantáneas almacenadas en Google Fotos, debías haberlos etiquetado en cada imagen previamente. Para ahorrarte esto, Google ha creado un nuevo algoritmo que reconoce de forma inteligente a los animales, igual que lo hace con las personas. Esta nueva función podrá diferenciar unas mascotas de otras, incluso aunque sean de una misma raza, para así poderlas etiquetar. 

> Estudio científico

Sí, tu perro ‘hace ojitos’ cuando lo mirás

Experimentos revelan que, en nuestra presencia, los perros producen más movimientos faciales cuando les prestamos atención que cuando no lo hacemos. Este hallazgo confirma que dichas expresiones son claros intentos de comunicarse con nosotros, reveló el trabajo que realizaron en la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) y que se publicó en la revista Scientific Reports. Los resultados indican que los canes generan expresiones faciales, como levantar las cejas, porque son sensibles a la atención prestada por parte del ser humano.  

> Comportamiento

Es verdad que nuestros peludos amigos huelen el miedo

¡Cuidado que los perros huelen el miedo! La frase repetida hasta el hartazgo es cierta, según un estudio científico publicado en Animal Cognition. El trabajo probó que los canes realmente pueden olisquear el temor y otras emociones. Su aguda nariz les da pistas de nuestros estados de ánimo. El proceso para confirmarlo fue digno de una trama. Implicó a 40 hombres, a sus perros y a dos películas: “El resplandor” y “El libro de la selva”. Los autores recogieron muestras del sudor de las axilas de los dueños mientras veían la terrorífica película y luego su sudor viendo el otro film. Cuando dieron a oler las muestras de miedo, los perros percibieron las señales químicas de la emoción, sus frecuencias cardíacas se aceleraron y experimentaron estrés. Sin embargo, ante la muestra de sudor “feliz”, se mostraron más relajados, más dispuestos a acercarse a los extraños que había en la sala. La investigación fue llevada a cabo por un equipo de la Universidad de Nápoles Federico II.




Comentarios