Un nuevo tratamiento mejora la vida de los esquizofrénicos

Cuatro inyecciones al año pueden evitar las recaídas. Ya fue aprobado en Argentina

23 Oct 2017
1

ENFERMEDAD MENTAL. La esquizofrenia genera alucinaciones y delirios.

Un nuevo tratamiento contra la esquizofrenia abre una esperanza para miles de personas que padecen esta enfermedad. El aporte científico ya fue aprobado en Argentina por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat). Consta de sólo cuatro inyecciones anuales y según los expertos, promete disminuir el número de recaídas y mejorar la calidad de vida.

“Durante muchos años nos centramos en mantener libres de síntomas a las personas que padecen esta enfermedad pero ahora está cambiando el eje. No sólo se trata de evitar recaídas sino buscar que los pacientes puedan ser autónomos, tener una vida normal y llevar a cabo sus planes por sí mismos”, sostuvo en diálogo con Télam Pedro Manuel Sánchez Gómez, responsable de la Unidad de Psicosis Refractaria del Hospital Psiquiátrico de Álava, que pertenece al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza.

El 93% de los pacientes en tratamiento, que durante el período de estudio probaron esta terapia (con paliperidona) de liberación prolongada permanecieron libres de una recaída. Las pruebas se realizan en España, donde estas drogas se utilizan hace poco más de un año, pero también comenzaron a comercializarse en Argentina. “El resultado tiene un éxito notable ya que el tratamiento cumple con todas las expectativas”, precisó el psiquiatra y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco en Bilbao.

La esquizofrenia afecta directamente al sistema nervioso central y se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Al tratarse de un padecimiento de tratamiento crónico, la aparición de nuevas y más modernas terapias representa una esperanza para los enfermos y su entorno.

El principal desafío de la esquizofrenia es la falta de constancia de los pacientes, ya que se estima que solo el 10% de ellos cumple con el tratamiento correctamente. “Este mayor intervalo de dosificación (cuatro veces al año) favorece notablemente la adherencia (al tratamiento) y consecuentemente el control de la enfermedad y sus síntomas”, precisó Sánchez Gómez. Agregó que esta terapia “disminuye casi en su totalidad la posibilidad de tener recaídas, además reemplaza la medicación oral que antes se debía tomar todos los días o incluso algunas más de una vez por día”.

Por su parte, Ricardo Corral, médico psiquiatra del Hospital Borda, afirmó que este tipo de terapias de exposición permanente disminuyen claramente el riesgo de recaída ya que “permiten detectar desde el principio el momento en el que el paciente comienza a recibir irregularmente la medicación dado que la persona falla a las consultas previstas para la administración”.

“La intervención temprana y el tratamiento oportuno son fundamentales ya que la reaparición o empeoramiento de los síntomas son muy frecuentes y cada vez que esto sucede empeora el pronóstico del paciente, y se produce un deterioro de las funciones intelectuales o cognitivas del paciente”, explica Corral .

La esquizofrenia es una enfermedad mental, neuropsiaquiátrica, crónica, que se caracteriza principalmente por síntomas como alucinaciones y delirios, que suelen manifestarse entre los 15 y los 25 años. Se estima que este padecimiento afecta al 1% de la población mundial, lo que representa más de 21 millones de personas en todo el mundo y unos 400.000 argentinos.

Comentarios