Once comidas exóticas que te van a sorprender si viajás al Mundial de Rusia 2018

La comida rusa es una experiencia aparte. Y puede ser “el condimento” más sabroso del Mundial de Fútbol, siempre que el paladar se anime a platos con nombres impronunciables, pero que, en los hechos, remiten a aromas, presentaciones y gustos familiares. El símbolo de ese encuentro posible es el “chebureki”, una auténtica empanada con raíces mongolas y turcas que desata tantas pasiones como las de Famaillá.

07 Jun 2018

Universal como el fútbol, la empanada denominada chebureki puede ayudar a mitigar la nostalgia de quienes vayan al Mundial a alentar a la Selección Nacional. Esta comida popular originaria de Turquía y Mongolia -y más parecida a la sfija o empanada árabe que a la clásica tucumana- acredita que la cocina de Rusia ofrece mucho más que caviar. Se trata de un mundo de sabores con influencias del Báltico y el Lejano Oriente, donde cada plato se presenta como un viaje dentro del viaje principal.

Para participar de esta experiencia gastronómica conviene saber que la papa reina en el huerto, y que las verduras y granos dan vida a un menú variado de panes, entradas y sopas. La tradicionalísima ensalada rusa (salat olivye); los panqueques (bliny); los potajes diversos (kasha) y las pastas (pelmeni) aparecen como opciones sabrosas y seguras. Pero en el territorio “de lo desconocido” habitan las sorpresas, y en ese ámbito se destacan la comida georgiana y un menú infinito de pescados, como el omul, un “primo” de la trucha y el salmón. Entre los platos típicos están el bef stroganov (trozos de carne de lomo con salsa de crema agria); el pollo Kiev o relleno (kotleta po kievsky) y el plov (arroz frito con cordero y zanahorias).

50 claves para viajar al Mundial de Rusia

Los postres y el chocolate tienen una calidad superior. El helado (morozhenoye) es una pasión de multitudes, lo mismo que la tarta ptiche moloko (textualmente: “leche de pájaro”). Rusia, desde luego, no es lugar para ponerse a dieta: ojalá ganar el Mundial fuera tan sencillo como engordar.

1. Frutos de mar y del campo en el mismo plato

En Rusia, las ensaladas suelen consumirse como entrada (“zakuski”), y es muy común que incluyan mariscos, quesos, aceitunas y pickles.


2. La forma más perfecta de revivir el lujo imperial

La mejor manera de ingresar al mundo selecto del caviar es probando pequeñas dosis de todas las variedades. El más caro es el negro o beluga.


3. Un título nobiliario para los dados de lomo

El infaltable “bef stroganov” (carne con crema y hongos) debe su invención al cocinero del noble peterburgués Alexander Stroganov.


4. Desde Polonia con amor (y mucho picante)

Las salchichas (“kolbasa”) “pisan fuerte”. Las más populares provienen de Polonia, son jugosas (cuidado al pincharlas) y pican hasta el alma.


5. "Blinis" para desayunar, almorzar, merendar y cenar 

Los panqueques (“blinis”) son el comodín para todas las comidas. Al igual que los “vareniki”, vienen con los más rellenos más diversos.


6. "Chebureki", la versión rusa de la empanada 

Con masa de harina, agua y sal (sin levadura), y rellena de carne picada con cebolla y especias. También puede incluir queso, papas, hongos, repollo, huevos y arroz. Esta empanadilla con reminiscencias árabes se cocina en aceite vegetal o grasa animal.


7. Niños envueltos con estilo georgiano

La cocina de Georgia no tiene desperdicio, como lo demuestran los “niños envueltos” de la imagen, y está muy extendida en Rusia. El plato típico es un pan de queso exquisito llamado “khachapuri”.


8. La ensalada denominada como su país de origen

La leyenda dice que la ensalada rusa (“salat olivye”) nació en Moscú a mediados del siglo XIX como homenaje a la verdura nacional: la papa.


9. La tarta "leche de pájaro" no tiene competencia

“Ptiche moloko” es el nombre curioso de este manjar dulce con base de bizcocho, corazón de crema y cubierta de chocolate. ¡Imprescindible!


10. "Vareniki", el plato de la versatilidad inagotable

Esta pasta de origen ucraniano viene con todos los rellenos imaginables. La combinación por “default” es papa y queso, pero también hay dulces.


11.  En honor a Alaska: fuego, helado, pionono y merengue

Conocido como omelette surprise en Argentina, este postre brilla con luz propia. “Baked Alaska”, su nombre internacional, recuerda la transacción que permitió a Estados Unidos hacerse con el bastión ruso en América.


Comentarios