Siete consejos de oro para sacarle el jugo a la feria Abasto Gourmet

Por segunda vez, la feria Abasto Gourmet se realiza en el predio de la Rural y desde el primer día los tucumanos llenaron los pabellones. Deslumbrarse y querer comer y beber todo es el primer impulso, pero para aprovechar al máximo hay que tomarlo con calma. Para eso van estas recomendaciones.

15 Oct 2017
1- ANDÁ CON HAMBRE
Hay mucho para comer, probar, descubrir y sorprenderse en los más de 150 stands de comidas, insumos, bebidas, ingredientes y postres. Reservá un buen espacio en tu estómago para poder probar más variedad de comidas. 
2- no te emborrachés en el primer stand
Vas a llegar con hambre, pero no te comas todo en el primer puesto. Recorré, mirá lo que hay, probá un poco. Todo es muy tentador, pero si comés una porción grande, te vas a perder algo igualmente bueno. 
3- si es compartido, doblemente bueno
Está relacionado con lo anterior. Como la idea es degustar comidas, lo ideal es buscar un socio o socia para probar una mayor variedad de comidas. Lo ideal es compartir el recorrido con alguien que sienta el mismo amor por la comida que vos. 
4- charlá con los puesteros
Además de ser emprendedores o empresarios, quienes se instalan en la feria Abasto Gourmet son apasionados por lo que hacen. Si te interesa ir un poco más allá de probar algo rico, conversá con ellos, escuchá sus historias. Quizás, aunque es difícil de garantizar, hasta compartan sus secretos. 
5- Animate a probar sabores nuevos
Para comer sánguches de milanesa o pollo al horno tenés todo el año. Lo interesante es descubrir nuevos sabores y estimular el paladar. Empanadas de llama, pizzas con forma de donas, pinchos de carne, cazuelas, regionales reversionados son algunas de las muchas opciones para descubrir. 
6- Preguntá precios
Si vas a comprar insumos para la cocina, hacé un recorrido previo y compará precios y calidad. En algunos artículos, como utensilios para la parrilla, los precios varían mucho de un stand a otro. En cambio, las porciones de comida están parejas: de $ 40 a $ 60 en promedio. 
7- Andá temprano
Quedan solo hoy y mañana. Si querés recorrer la muestra con tranquilidad, andá lo más temprano posible. Las puertas se abren a las 19.

1- Andá con hambre  
Hay mucho para comer, probar, descubrir y sorprenderse en los más de 150 stands de comidas, insumos, bebidas, ingredientes y postres. Reservá un buen espacio en tu estómago para poder probar más variedad de comidas. 

2- No te emborrachés en el primer stand
Vas a llegar con hambre, pero no te comas todo en el primer puesto. Recorré, mirá lo que hay, probá un poco. Todo es muy tentador, pero si comés una porción grande, te vas a perder algo igualmente bueno. 

3- Si es compartido, doblemente bueno
Está relacionado con lo anterior. Como la idea es degustar comidas, lo ideal es buscar un socio o socia para probar una mayor variedad de comidas. Lo ideal es compartir el recorrido con alguien que sienta el mismo amor por la comida que vos. 

4- Charlá con los puesteros

Además de ser emprendedores o empresarios, quienes se instalan en la feria Abasto Gourmet son apasionados por lo que hacen. Si te interesa ir un poco más allá de probar algo rico, conversá con ellos, escuchá sus historias. Quizás, aunque es difícil de garantizar, hasta compartan sus secretos. 
5- Animate a probar sabores nuevos
Para comer sánguches de milanesa o pollo al horno tenés todo el año. Lo interesante es descubrir nuevos sabores y estimular el paladar. Empanadas de llama, pizzas con forma de donas, pinchos de carne, cazuelas, regionales reversionados son algunas de las muchas opciones para descubrir. 

6- Preguntá precios
Si vas a comprar insumos para la cocina, hacé un recorrido previo y compará precios y calidad. En algunos artículos, como utensilios para la parrilla, los precios varían mucho de un stand a otro. En cambio, las porciones de comida están parejas: de $ 40 a $ 60 en promedio. 

7- Andá temprano
Quedan solo hoy y mañana. Si querés recorrer la muestra con tranquilidad, andá lo más temprano posible. Las puertas se abren a las 19.

> Juana cambió los números por la cocina

Juana Cambera un día decidió dejar los libros contables, las declaraciones juradas y las rendiciones de cuenta para dedicarse a las sartenes. “Yo hago las compras, cocino, hago el reparto, manejo el grupo de WhatsApp donde pongo las promos de la semana y publicito en Facebook. Hago todo y estoy feliz, fue un cambio de vida importante”, comenta la mujer, de 54 años.

Contadora de profesión, hace algunos años Juana dejó todo para su emprendimiento gastronómico: comidas caseras freezadas, para comer rico y sobre todo con practicidad. “En mayo, junio y julio, los meses de más trabajo para los contadores, padecía el tema de la comida en la oficina. Porque no se puede comer siempre de delivery. Entonces me hacía mis platos para la semana, los congelaba e iba sacando a medida que necesitaba. Ahí se me ocurrió que era una buena idea hacerlo para vender y solucionar un problema de muchos. Y así comencé esta nueva vida. Hice la carrera de chef y me recibí. Ahora estoy 100% dedicada a esto”, contó Juana. 

Pollo a la cerveza, pan de carne, roll de berenjena, papillote de merluza, pollo al curry, raviolón y canelones son algunos de los 40 platos rotativos que ofrece Juana, mucha más variedad que un delivery común y corriente. Pero en lo que se pone un 10 es en la humita en olla, comida de la que dispone todo el año.


Comentarios