Se deben conocer los beneficios del azúcar

La iniciativa adoptada por la Municipalidad de Córdoba debe servir para generar una estrategia real de comunicación al público, sobre las virtudes que tiene el consumo de azúcar cuando es realizado de manera adecuada y controlada. En Argentina tenemos varios ejemplos de instituciones que defienden sus producciones. Tucumán también debería hacerlo.

30 Sep 2017 Por Gustavo Frías Silva
1

›› REPORTE RURAL

El impacto generado por la decisión del gobierno de la ciudad de Córdoba de prohibir la colocación de sobres de azúcar en las mesas de los bares de esa importante metrópoli y solo entregarla a demanda del consumidor, puso en guardia a todo el sector azucarero nacional por los efectos en cascada que puede originar esta nueva normativa en todas las ciudades del país y, por ende, afectar el consumo del azúcar.

Es realmente preocupante que se tome esta medida sin realmente tener estudios bien realizados sobre los efectos nocivos que, afirman, produce el consumo de azúcar.

Hasta el momento en que el gobierno de la ciudad cordobesa realizó el anuncio de la medida que empezará a ser efectiva en algunos días, el sector sucroalcoholero estaba pasando un momento de cierta tranquilidad debido a que el mercado fue mejorando, generando mejores expectativas y cierta estabilidad, ya que los precios en el mercado interno del endulzante son buenos y, hasta el momento, en cierto equilibrio, por lo que la zafra se venía desarrollando normalmente produciendo azúcar, alcohol y en algunos casos energía.

Esta situación de estabilidad le permitió a todos los integrantes de este importante polo agroindustrial pensar en diferentes estrategias, por un lado, de control de molienda y producción para toda la producción azucarera y alcoholera argentina, que genera una estabilidad comercial definitiva y no con los vaivenes que se dieron desde siempre en la actividad azucarera con graves crisis, no solo económicas sino sociales y, por el otro, de fomento, para dar a conocer las virtudes y los beneficios de un consumo adecuado de azúcar para el ser humano.

Creemos que la iniciativa cordobesa debe servir para generar una estrategia real de comunicación al público, en general, sobre las virtudes que tiene el consumo de azúcar cuando es realizado de manera adecuada y controlada.

Seguramente, las acciones que están queriendo llevar adelante contra esta medida, totalmente fuera de lugar, los representantes del gobierno y de la actividad azucarera tucumana puedan tener el resultado positivo de que Córdoba desista de aplicar la ordenanza, pero seguramente puede llevar el tiempo que la justicia está acostumbrada a decidir sobre un fallo.

Controles y comunicación

Es por ello que todo lo que se viene haciendo de manera coordinada desde el Estado nacional, provincial y el sector privado, con el control de molienda desarrollado por el Ipaat (Instituto de Promoción del Azúcar y el Alcohol) que debe servir de pilar y de ejemplo para adecuar un control nacional de producción, sumado a la generación de energías renovables, también se debe fortalecer la información referente al fomento del consumo de azúcar, que actualmente es escasa o nula, comparado con lo que se hace con los endulzantes no calóricos en todo el país.

En diferentes países del mundo existen ejemplos de cómo debe defenderse a una actividad, sobre todo en lo referente a informar a los consumidores sobre los beneficios que produce, tanto en el cuerpo como en el cerebro, el consumo de cierto producto.

En Argentina, el Instituto Nacional de Vitivinicultura tiene entre sus funciones trabajar en el fomento del consumo de vino mostrando lo bueno que hace si se consume con moderación.

El Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva) tiene como pilar el fomento del consumo de carne no solo en Argentina sino en mercados internacionales ya conquistados y a conquistar, y el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) también hace lo suyo, trabajando para aumentar el consumo de su producto mostrando las virtudes que se tienen al consumir un buen mate.

Los azucareros

La principal agroindustria de la provincia que genera el mayor derrame de riqueza para toda la población merece, conjuntamente con toda la producción sucroalcoholera nacional, que se hagan todos los esfuerzos necesarios en conjunto, para lograr que la estabilidad empiece a ser una realidad, no breve y esporádica, sino a largo plazo.

Los compromisos de mantener un mercado interno equilibrado, de cumplir con exportar los excedentes y suministrar alcohol a las petroleras para la mezcla con las naftas, de acuerdo a lo dispuesto por los órganos de control, son fundamentales para que esta campaña finalice como corresponde, y que las próximas puedan realizarse con normalidad y sin sobresaltos.

Actualmente, la Mesa Sucroalcoholera Nacional cumple una importante función de generar espacios de discusión y análisis de las zafras azucareras, de manera conjunta a todos los factores que integran esta cadena de valor agroindustrial.

El Ipaat, como un fundamental integrante de esta mesa, cumple sus funciones para las cuales fue creado, pero su nombre: Instituto de “Promoción” de Azúcar y Alcohol de Tucumán” podría sumar otra función, precisamente la de fomentar los beneficios que provoca no solo consumir sus productos, sino también el de generar riquezas, energía y trabajo a los tucumanos. Antes teníamos el “Tucumán es Azúcar” y hoy podemos decir que “Tucumán es Bioenergía”, es “Una Dulce Usina de Riquezas” o “Estamos Cultivando Energía”.

Comentarios