“María” recupera fuerza en la costa este de Estados Unidos

La tormenta que arrasó el Caribe vuelve a ser huracán al llegar a Carolina del Norte Advierten sobre marejadas e inundaciones. En Puerto Rico escasea el agua potable. Esperan a “Lee”, el próximo ciclón

28 Sep 2017
1

TRAS LA CATÁSTROFE. Niños juegan en el techo de una vivienda en Canovanas, Puerto Rico. reuters

WASHINGTON, Estados Unidos.- La tormenta tropical “María” volvió a ganar en fuerza a su paso por la costa este de Estados Unidos por lo que los meteorólogos volvieron a catalogarla como huracán, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) en Miami.

“María” alcanzó vientos de hasta 120 kilómetros por hora y se encuentra unos 120 kilómetros al este de Cape Hatteras, en el estado de Carolina del Norte.

Los expertos advierten que puede haber inundaciones y fuerte marejada en la costa este hasta la isla canadiense de Terranova.

El CNH considera que “María” volverá a perder fuerza en las próximas 48 horas. La tormenta seguirá hacia el norte hoy y luego se volverá a alejar de la costa.

La semana pasada, “María” arrasó Puerto Rico y causó importantes daños en la isla.

Una semana después de que “María” azotó Puerto Rico, la mayoría de sus 3,4 millones de habitantes batallan para encontrar agua potable, mientras los expertos están preocupados por la amenaza de una crisis sanitaria debido al daño a los sistemas en la isla.

Cientos de personas se abalanzaron el martes sobre un tanque de agua del gobierno en el municipio nororiental de Canovanas con recipientes de varios tamaños y formas tras una espera que en muchos casos duró días. Los problemas de agua del territorio estadounidense están relacionados con el colapso de su red eléctrica porque la energía es necesaria para bombear, tratar y filtrar el agua que llega a los hogares.

Con la red eléctrica fuera de servicio, se han necesitado generadores a base de combustible para limpiar e impulsar el agua a donde se necesite. Pero la isla no tiene suficientes generadores para estas funciones. Sólo entre 40 y 45% de los pobladores tenía agua potable el martes. Mientras, las autoridades agilizan la entrega de botellas de agua y el envío de camiones cisterna por toda la isla. Algunos residentes dijeron que han estado sin agua potable desde el miércoles de la semana pasada, cuando “María” derribó el suministro de energía, teléfonos y comercio en la isla. Árboles derrumbados y cables eléctricos cortados han bloqueado caminos. Muchas tiendas y supermercados permanecen cerrados, dejando a los ciudadanos con pocas alternativas de dónde comprar agua.

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias ha enviado más de cuatro millones de porciones de comida y seis millones de litros de agua a Puerto Rico y las Islas Vírgenes, también azotadas por el huracán.

Mientras las islas del Caribe aún luchan por contabilizar los daños producidos por los huracanes, se aproxima otra tormenta que será devastadora. “Lee” se fortaleció ayer hasta convertirse en el quinto ciclón de gran intensidad de la actual temporada en el Atlántico. A mediodía, Lee se encontraba a 2.845 kilómetros al oeste de las islas Azores y presentaba vientos máximos sostenidos de 185 kilómetros por hora. (Reuters)

Comentarios