A tres años de la desaparición de “los 43 estudiantes de Ayotzinapa”

La CIDH instó a no olvidar a los estudiantes y reclamó que aún no se ha podido saber qué ocurrió

28 Sep 2017

WASHINGTON, Estados Unidos.- A tres años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su solidaridad con los familiares y denunció que aún no se haya podido establecer la verdad de lo ocurrido ni hacer justicia.

La comisión urgió al Estado mexicano a redoblar esfuerzos en la búsqueda de los estudiantes desaparecidos y evitar “que este caso emblemático de grave violación a los derechos humanos quede en la impunidad”.

Por ello destacó la “obligación” del Estado mexicano de agotar “de manera diligente y exhaustiva” las líneas de investigación en el caso, incluyendo las que apuntan a la posible participación de agentes estatales y fuerzas de seguridad o militares.

La principal hipótesis del Estado mexicano fue que los jóvenes fueron perseguidos por policías municipales de la ciudad de Iguala, donde incluso hubo seis muertos por disparos, en el estado sureño de Guerrero, y que, tras detenerlos, los entregaron a un grupo criminal que los asesinó e incineró en un basurero.

Es lo que se ha llamado “versión histórica”, una hipótesis que no sólo rechazan las familias, sino también el grupo de expertos comandado por la CIDH para investigar el caso, por la imposibilidad científicamente demostrada de su supuesta incineración en el basurero de Cocula. El Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH creó después un mecanismo especial de seguimiento en vigor hasta finales de año y que podría prolongarse,

“Son tres años desde la noche trágica del 26 de septiembre, 1.095 días de un dolor inimaginable para los familiares de los 43 estudiantes que aún continúan desaparecidos”, dijo la Relatora para México, Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño.

“Es admirable la perseverancia y la fuerza de los familiares de los estudiantes. Los padres y madres de los 43 estudiantes desaparecidos dan sentido al trabajo de la CIDH, mantienen viva la memoria de los desaparecidos y contribuyen a la generación de una conciencia colectiva basada en la verdad”, dijo el Presidente de la CIDH, Comisionado Francisco Eguiguren.

“Ha sido gracias a ellos que se ha logrado abrir nuevas líneas de investigación con base en lo que indica la evidencia que se ha encontrado. Los familiares también fueron fundamentales en la creación de nuestro Mecanismo Especial de Seguimiento”, señaló.

El Mecanismo Especial de Seguimiento es la herramienta creada por la CIDH para monitorear las recomendaciones formuladas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), así como la medida cautelar otorgada en 3 de octubre de 2014 que se encuentra vigente. La CIDH y el Estado mexicano acordaron en 2016 el financiamiento integral del Mecanismo Especial para la realización de visitas periódicas a México.

La Comisión recordó que la desaparición forzada constituye una de las más graves violaciones de los derechos humanos, que continúa perpetrándose mientras se mantenga la incertidumbre sobre el destino final de la persona desaparecida. En ese marco, resaltó la obligación del Estado mexicano de agotar de manera exhaustiva las líneas de investigación en relación con estos hechos. (Telam/DPA)

Comentarios