México, de luto, continúa buscando sobrevivientes bajo los restos de edificios

El terremoto ya se llevó 225 vidas, incluyendo las de muchos niños. Cientos de voluntarios colaboran con los equipos de rescate. Hay unas 500 construcciones afectadas por el movimiento telúrico

21 Sep 2017

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, decretó tres días de luto nacional por el terremoto de 7,1 de magnitud del martes, que dejó al menos 225 muertos en México

El terremoto, que coincidió con el 32 aniversario del devastador sismo del 19 de septiembre de 1985 de la capital mexicana, causó daños importantes en Ciudad de México, Morelos y Puebla, principalmente, en el centro del país.

La búsqueda de sobrevivientes seguirá durante varios días, sobre todo en una escuela de Ciudad de México, donde murieron 21 niños y cuatro adultos, de acuerdo con cifras oficiales dadas por el ministro de Educación, Aurelio Nuño, y donde ayer había tres desaparecidos, entre ellos dos niños.

Mientras la atención principal se centraba en la escuela, en otras partes de Ciudad de México familiares se quejaban de la lentitud de la búsqueda en construcciones caídas, que suman 39 en la capital mexicana. En varios de los derrumbes, se cree que hay personas bajo los escombros. Al menos 500 edificios dañados se mantienen en pie pero requieren revisiones estructurales para determinar si sepuede volver a ocuparlos, dijo el alcalde Miguel Ángel Mancera.

“Muchos no regresaron a sus domicilios porque advirtieron que tenían alguna grieta”, dijo Mancera a la cadena Televisa. Agregó que hacen falta más expertos para hacer revisiones. “Estamos hablando con constructoras para que nos faciliten estructuralistas”, dijo.

Unos 200 estudiantes de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México se sumaron a las actividades del Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Hasta ayer había 94 víctimas mortales en Ciudad de México, 71 en el estado de Morelos, 43 en Puebla, 12 en el Estado de México, cuatro en Guerrero y una en Oaxaca, todas en el centro del país, según las cifras difundidas por el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

El sismo se originó entre los estados de Puebla y Morelos, 12 kilómetros al sureste de Axochiapan y a unos 120 kilómetros de la Ciudad de México, de acuerdo con el Servicio Sismológico Mexicano.

En la capital, cientos de voluntarios, muchos de ellos vecinos de inmuebles destruidos, ayudaban a los equipos de rescate. Con mascarillas improvisadas, cascos de ciclistas, picos y palas, formaron cadenas humanas para prestar apoyo junto a edificios en ruinas después del terremoto.

Entre las más de 700 personas que resultaron heridas en Ciudad de México hay 40 que se encuentran en estado delicado, 400 están graves, y unos 200 tienen heridas leves, explicó el alcalde Mancera, quien firmó una declaración de emergencia para la capital, que junto con su zona metropolitana cuenta unos 21 millones de habitantes. Las tareas de rescate se llevan a cabo en medio de una veintena de réplicas, informó la directora del Servicio Sismológico Nacional, Xyoli Pérez Campos.

Al día siguiente de la catástrofe natural seguían llegando mensajes de solidaridad, entre ellos el del papa Francisco. (Reuters y DPA)

Comentarios