Representantes de los jueces priorizaron la “transparencia”

Los magistrados de la capital detallaron sus acciones en defensa del patrimonio del órgano que selecciona magistrados Caramuti y Dantur informaron a sus pares cómo ejercieron la función de consejeros

18 Sep 2017
1

COMPAÑEROS EN EL CONSEJO. Carlos Caramuti y José Dantur en 2015. la gaceta / foto de antonio ferroni (archivo)

Los consejeros salientes Carlos Caramuti y José Dantur tomaron la delantera en cuanto a la rendición de cuentas de su gestión en el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), órgano que se apresta a renovar autoridades. El 28 de agosto, los representantes de los jueces de la capital convocaron a sus pares a una reunión que realizaron el primero de este mes: allí expusieron sus batallas ganadas y perdidas, y plantearon la agenda para el próximo período. El 6 de octubre a las 17, el conjunto de los estamentos representados en la mesa del CAM brindará un informe público sobre las tareas desarrolladas entre 2015 y el presente en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán. En esa oportunidad disertará el jurista peruano Domingo García Belaunde.

Además de la exposición oral, Caramuti y Dantur presentaron la rendición de cuentas por escrito. Los consejeros dijeron que asistieron a todas las sesiones públicas y reuniones de trabajo reservadas donde se trataron asuntos atinentes a los concursos para los Tribunales de San Miguel de Tucumán. Y precisaron que habían intervenido en 32 procesos de preselección de jueces capitalinos, de los que concluyeron 18: 17 con ternas elevadas al Poder Ejecutivo (el restante fue declarado desierto).

La nota detalla las acciones promovidas en defensa de la transparencia y celeridad de los concursos, y del patrimonio de la institución. En cuanto al primer aspecto destacaron que propusieron con éxito la designación por sorteo de los jurados; la remuneración de estos y la inclusión en el listado de evaluadores a abogados de otras jurisdicciones. “Hemos sugerido que las entrevistas (de los aspirantes a jueces) sean filmadas, idea que los demás consejeros apoyaron y que ya está en práctica”.

En el campo de las gestiones no concluidas, Caramuti y Dantur consignaron que habían presentado una iniciativa para reinstalar los concursos múltiples, que permitirían ahorrar dinero y tiempo en el supuesto de cargos de igual materia, fuero, jurisdicción e instancia. “La remisión de este proyecto de ley ha sido aprobada por el CAM en la sesión del 7 de marzo, luego de reiteradas insistencias por nuestra parte: ingresó a la Legislatura, pero aún no fue tratado”, comentaron. Tampoco consiguieron que el Consejo reglamentara la Ley de Subrogancias sancionada este año: la mayoría consideró que el asunto era incumbencia del Poder Ejecutivo. “Propusimos una reglamentación fundada en el mérito si bien no compartimos el criterio legislativo de otorgar funciones jurisdiccionales a quienes no fueron investidos en propiedad como juez”, dijeron.

En cuanto a los recursos materiales, Caramuti y Dantur recordaron que habían solicitado la nulidad de concursos de personal celebrados por la gestión anterior al considerar que estaban viciados, y que, si bien la mayoría optó por sostenerlos, consiguieron transparentar los procesos hacia adelante. “Nos opusimos con éxito a que los consejeros cobraran una remuneración”, expresaron (la función es ad honorem). Y, entre otras peleas por la austeridad, mencionaron que rechazaron la realización de viajes nacionales e internacionales en representación del CAM, en los que participara un número desproporcionado e innecesario de consejeros y funcionarios.

Comentarios