Pizzas: “puede ser saludable; depende de cómo la prepares”

03 Sep 2017

Es amada por la gente y puesta bajo la lupa por los nutricionistas. La pizza no siempre es beneficiosa, advierte Lucía Vallejo Trejo, licenciada en nutrición, y explica por qué nos gusta y cómo podemos comerla de forma saludable.

- ¿Por qué nos encanta?

- Es rica y combina una serie de alimentos que forman la base del patrón alimentario monótono que tenemos los argentinos: pan, papas, tomates, aceites y queso. Es una comida práctica, de elaboración económica y fácil de servir. Se trata de un plato fuertemente relacionado con la cultura italiana y en Tucumán muchas familias descienden de inmigrantes de ese país.

- ¿Es una comida saludable?

- Es saludable o perjudicial según la procedencia. No son saludables muchas pizzas compradas que tienen ingredientes con altísimo contenido de grasas saturadas en el queso, en las salsas de tomate con frituras y también con aceite al final del preparado. Tampoco las que llevan fiambre o tienen cuatro quesos, que son de alto valor calórico. Dos porciones pueden equivaler al 50% de las calorías recomendadas por día para una persona adulta (2.000 calorías). En cambio, la casera se puede transformar en un plato saludable, por ejemplo, si la masa combina harina de trigo con avena y con harina integral en menor proporción, y en vez de grasa se usa aceite, queso descremado, salsa de tomate sin frituras, tomate puro y cebollas. Se puede evitar el fiambre y ponerle verduras.

- ¿La incluís en los planes alimentarios?

- Sí incluyo este tipo de platos en los planes alimentarios, pero dos veces por semana y dos porciones. Si la pizza es comprada, la recomendación es que coman una sola porción.

Comentarios