Brasil: Temer espera que la reforma previsional se trate este año

El Presidente prevé que el Congreso atenúe las modificaciones del proyecto original. El Gobierno promueve quitas de beneficios a trabajadores para evitar una potencial crisis presupuestaria.

06 Ago 2017
1

MILITARIZADA. Fuerzas de seguridad volvieron a copar favelas cariocas. Reuters

BRASILIA.- El camino para que se instrumente una nueva reforma previsional en Brasil está por concluir. El presidente de ese país, Michel Temer, prevé que el Congreso suavizará la propuesta del gobierno de modificar el sistema jubilatorio y aprobará este año una nueva legislación por escasa mayoría.

Es la primera vez que Temer reconoce que podría haber nuevos cambios en la propuesta. Los legisladores ya habían suavizado el proyecto de ley a principios de este año. El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, y otros funcionarios han reiterado la importancia de aprobar la reforma sin nuevos cambios para evitar una potencial crisis presupuestaria.

Temer afirmó que creía que el Congreso modificará el proyecto de ley para que simplemente establezca una edad mínima de jubilación y reduzca los beneficios de los empleados públicos. El proyecto original también buscaba limitar las pensiones de supervivencia, fijar normas más estrictas para los trabajadores rurales y cambiar la forma en que se calculan los pagos de las jubilaciones.

El presidente brasileño, ex vicepresidente de la destituida Dilma Rousseff, dejó abierta la posibilidad de que se realice otra revisión de las pensiones en el corto plazo. El mandatario contaría con hasta 310 votos en la Cámara baja a favor de la propuesta, poco más que los 308 necesarios. “Haremos lo que es posible, y una reforma posible no será tan profunda como debería”, agregó Temer.

El presidente brasileño aseguró también que no veía la necesidad de despedir a ministros para castigar a los partidos de su coalición que no le han dado todo el apoyo en el Congreso. “Aquellos que no votaron en consonancia con el gobierno se sentirán incómodos de participar en una administración que no están apoyando”, dijo Temer. “Tengo la impresión de que terminarán yéndose”, añadió.

Megaoperativo en Río

Varias favelas de la zona norte de Río de Janeiro amanecieron ayer tomadas por la policía y cercados por cerca de 3.600 soldados de las Fuerzas Armadas. El megaoperativo tenía por objetivo reprimir el robo de carga de camiones, una de las actividades más lucrativas que realizan las bandas de narcotraficantes, después de la comercialización de drogas. El operativo forma parte del Plan Nacional de Seguridad que ha colmado las calles de Río, por tercera vez en el año, de casi 9.000 militares para intentar reducir los elevados índices de criminalidad.

Dos personas, sobre las que no se informó si integraban o no bandas delictivas, fallecieron en los enfrentamientos. Además, 18 sospechosos fueron arrestados, se incautaron dos pistolas, una granada y una no especificada cantidad de marihuana y cocaína. El ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Torquato Jardim, explicó a la prensa que las acciones en conjunto de las fuerzas nacionales y del Estado carioca ya provocan efectos en el combate al delito. (Télam-Reuters)

Comentarios