Del Potro tiene más dudas que certezas

El argentino jugó apenas dos partidos en Wimbledon.

09 Jul 2017
1

RÁPIDA DESPEDIDA. Del Potro jugó apenas dos partidos en Wimbledon. Reuters

Los días de Juan Martín Del Potro en Wimbledon terminaron temprano. Demasiado temprano. La afirmación abarca una superficie más amplia que la pura estadística, esa que nos cuenta que Juan Martín perdió en segunda ronda, y en sets corridos, frente al letón Ernest Gulbis, quien ayer casi no le opuso resistencia a Novak Djokovic y fue eliminado.

Antes del comienzo de la temporada europea sobre polvo de ladrillo y también después de perder contra Andy Murray en Roland Garros, en junio, “Delpo” repitió varias veces que la gira de césped era muy importante para él. Lo cierto es que se siente cómodo en esta superficie, su servicio aporta como en ninguna otra y su aún latente debilidad de revés queda disimulada por el rendimiento y la importancia estratégica del slice en el desarrollo del juego.

Por eso el peso mayor de esta derrota. Por eso el saldo amargo de una gira que nació condicionada por temas físicos (se bajó de los ATP 250 y 500 de Hertogenbosch y Queen’s, respectivamente) y que terminó siendo un solo torneo y apenas dos partidos. Aún sin entrenador, el tandilense padeció en Londres limitaciones de traslados más claras que en París, siendo que entre sus viajes a sendas ciudades trató la zona del aductor e ingle con resultados poco alentadores.

Una ráfaga de decisiones puso a la “Torre” en una clínica porteña para volver a tratar su molestia física, menos de 24 horas después de haber pedido frente a Gulbis. Está claro que no hay tiempo para perder y que otra excursión de cuatro torneos que incluye dos Masters 1000 y el Abierto de Estados Unidos, es la última oportunidad real de torcer una temporada con varios resultados poco alentadores. ¿Llegará a tope físicamente? ¡Cómo saberlo! La agenda inmediata asegura mucha kinesiología y nada de práctica tenística pura durante los próximos cinco días.

Sin detalles clínicos del tratamiento que realiza vale, como siempre, apelar al sentido común: un problema, si se repite, aunque sea el mismo, es un problema mayor. Ojalá Juan Martín y su gente lo puedan solucionar.

Comentarios