Piñera y Guillier se disputan la sucesión de Bachelet

El ex presidente salió fortalecido de las primarias del último domingo.

04 Jul 2017
1

ELECCIÓN. En las primarias, Piñera dejó en el camino a Ossandón.

SANTIAGO DE CHILE.- El ex presidente chileno Sebastián Piñera y el senador Alejandro Guillier iniciaron ayer una carrera de 140 días camino a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 19 de noviembre en Chile, en las que ambos son favoritos para reemplazar a Michele Bachelet en marzo de 2018.

Piñera salió fortalecido en las elecciones primarias del domingo tras ser nominado candidato de la alianza de centro derecha Chile Vamos. Guillier, en cambio, aparece debilitado porque la alianza que integra, la gubernamental y de centroizquierda Nueva Mayoría, no participó en la elección.

Ambos son los principales favoritos en las encuestas para alcanzar la presidencia chilena, pero para ello deben ampliar el registro de sus adherentes hacia el centro político. En especial Guillier, que enfrenta la deserción de la Democracia Cristiana, cuya decisión de llevar a la senadora Carolina Goic como candidata presidencial propia pone en riesgo la unidad de Nueva Mayoría. Guillier también sufre el descuelgue de electores de izquierda que en las primarias del domingo respaldaron a la candidata presidencial del Frente Amplio, la periodista Beatriz Sánchez, que se convirtió así en la cuarta protagonista relevante de la carrera presidencial detrás de Goic.

Chile: el fútbol opaca las urnas

También habrá candidatos menores de izquierda y de derecha que pueden hacer variar la votación de los cuatro favoritos en las elecciones de noviembre, cuyo resultado podría definirse en una segunda ronda en diciembre.

Piñera fue el gran ganador de las primarias con 827.000 votos; duplicó a sus competidores de Chile Vamos: el senador Manuel José Ossandón y su ex ministro Felipe Kast. Asimismo, el ex presidente triplicó la votación de los dos candidatos del Frente Amplio. No obstante, sobre un padrón electoral de 13,5 millones de chilenos, sólo 1,8 millón participó en la elección. Piñera sabe que su votación es aún exigua para conseguir ser electo. Por ello lanzó un inmediato llamado a la unidad de su sector y amplió su discurso al afirmar que “los enemigos que queremos derrotar son la pobreza, la delincuencia, las bajas pensiones”.

“Se inicia una nueva etapa de cambio, de futuro y de esperanzas para poner a Chile de pie y en marcha por la senda del progreso y del desarrollo. Queremos construir un Chile más justo y con más igualdad”, dijo el ex presidente.

Piñera también debe recomponer su propio sector tras intercambiar insultos y acusaciones durante la campaña de las primarias con su rival Ossandón, quien obtuvo 372.000 votos. Ossandón saludó la victoria de Piñera, pero advirtió que “no soy dueño de los votos de nadie”, en referencia a un posible apoyo de sus adherentes al ex mandatario. “No voy a ser oposición a Piñera siempre y cuando él tome todos los principios y valores en que yo creo”, advirtió.

Por su parte, Guillier reiteró que “fue un error” que Nueva Mayoría no participe en las primarias y convocó a construir un “acuerdo de gobernabilidad del mundo progresista lo más amplio posible”, en alusión al Frente Amplio y a la Democracia Cristiana. Pero un acuerdo con el Frente Amplio, que el domingo obtuvo 330.000 votos, parece aún lejano. El diputado Gabriel Boric, gestor de la candidatura de Sánchez, anticipó que “el adversario va a ser tanto el candidato de la Nueva Mayoría como el de la derecha”. “Los vamos a enfrentar en cada una de las regiones del país”, expresó. Boric admitió, empero, la necesidad de ampliar la alternativa que representa el Frente Amplio afirmando que se debe “conciliar la amplitud política con la radicalidad y profundidad de las ideas que tenemos”.

Para Sánchez, tras las primarias comenzó “una nueva etapa en la política del país”. “Comienza el término de los dos bloques”, dijo en referencia a la gobernante Nueva Mayoría y al bloque Chile Vamos, de centro derecha. “Bienvenidos los que nunca han sido escuchados. Corrimos la barrera de lo posible. El Frente Amplio llegó para quedarse”, agregó. (DPA)

Comentarios