Hubo caras largas en el vestuario de San Martín tras el partido

Los jugadores del "Santo" apuntaron contra el arbitraje y el bajo nivel demostrado durante el primer tiempo.

04 Jun 2017

Si usted es hincha de San Martín se preguntará por qué el equipo falla siempre en el momento menos indicado; por qué le pesa tanto jugar contra equipos candidatos y seguramente ayer se fue masticando bronca de La Ciudadela.

Lo cierto es que el equipo volvió a mostrar flaquezas cuando debía dar el salto de calidad y, ahora sí, deberá conformarse con terminar el torneo lejos de la zona caliente.

Así también lo dejaron en claro los jugadores a la salida de un vestuario en donde el silencio denotaba que los ánimos eran los peores. “El equipo no estuvo bien en el primer tiempo y eso fue determinante en el resultado”, comentó Diego Cagna. El técnico estaba visiblemente molesto por una nueva derrota.

Ferro, un equipo ordenadito y que tenía muy bien aprendido su libreto, desnudó las falencias de San Martín, que nunca pudo dar el salto de calidad en lo que va de la B Nacional. “Ferro corrió y metió mucho y a nosotros nos faltó precisión para salir de esa presión. En el complemento estuvimos mejor, tocamos más pero no pudimos desequilibrar. En el fútbol de hoy no se puede regalar un tiempo”, aseguró el entrenador, resignado ante los errores reiterativos.

Por su parte, Rodrigo Moreira se fue masticando bronca por dos puntos: la nueva derrota en el torneo, que arrancó de raíz la última ilusión que tenían en La Ciudadela de luchar por cosas importantes y el pésimo arbitraje de Bruno Bocca, uno más que se suma a lista negra. “Jugamos un muy mal primer tiempo y no pudimos revertir el panorama en el complemento. Ellos presionaron bien y lo sufrimos. Cada vez que tenemos que dar el paso adelante, nos pasa algo”, remató el central antes de apuntar todos sus cañones contra el “hombre de negro”. “Ya no me dan ganas de hablar más de esas cosas, pero no puede ser. La verdad es que están jugando mal con nosotros. Ellos tienen que hacer su autocrítica o la gente de AFA, o quien corresponda. Está más que claro con todo lo que pasa”, sentenció el zaguero.

El reproche común en el vestuario local fue el rendimiento que el equipo tuvo en el primer tiempo. “Jugamos mal durante ese lapso. Nos presionaron y no encontramos el juego que pretendíamos. Para colmo, en el complemento no pudimos concretar las situaciones. No queda otra que mirar hacia adelante y terminar el torneo de la mejor manera”, concluyó Ramón Lentini.

Comentarios