Una multitud vibró con más de 40 bandas - LA GACETA Tucumán

Una multitud vibró con más de 40 bandas

El público disfrutó del show y los grupos no decepcionaron. Una reseña de los cinco artistas principales.

25 Oct 2016 Por Martín Soto
1

(De nuestro enviado especial, Martín Soto).- Unas 47.000 personas disfrutaron el fin de semana del Personal Fest 2016, en Buenos Aires. Durante dos días, 42 bandas y solistas -internacionales y locales de géneros relacionados al rock y al pop- desfilaron por los tres escenarios montados en el predio de GEBA. No Te Va Gustar y los británicos de The Kooks estuvieron a cargo de un cierre a todo pogo el domingo. Mientras que el sábado, Andrés Calamaro junto a Los Abuelos de la Nada -logró reunirlos por primera vez- y el pianista y cantante Jamie Cullum revolucionaron las emociones y los sentidos. Así, artistas emergentes y consagrados brindaron shows para todos los gustos -y las edades- en un festival con entretenimientos, juegos con aplicaciones de celulares y buena música. Aquí, una breve reseña de 11 de los shows que entregó esta nueva edición.

The Kooks. (foto) Los británicos la jugaron de local en Argentina. En apenas su cuarta visita al país, estuvieron respaldados por miles de fans; incluso, muchos sólo fueron a escucharlos y se retiraron luego. El cuarteto obligó a mover los pies con su indie rock hizo y Luke Prichard enamoró a todas cuando interpretó temas folk como "She Moves In Her Own Way". Quienes los conocían quedaron satisfechos; los que no, ya los sumaron a sus playlist.

Richard Ashcroft. Fue el debut en tierras argentinas del británico. Quienes lo siguen de The Verve se extasiaron con "Sonnet", "Lucky man", "The drugs don't work" y "Bittersweet symphony", tema elegido para el cierre del show. El espíritu del britpop recorrió cada rincón del predio en uno de los momentos más nostálgicos del festival. Entonó once canciones en más de una hora de show.

Jamie Cullum. Fue el distinto de esta edición del Personal Fest; un descubrimiento exquisito para quienes no lo conocían. El carismático cantante, pianista y compositor británico cautivó al público con su energía contagiosa. Con el piano como su mejor aliado, repasó su repertorio con gran influencia de jazz y regaló los ya conocidos covers "Don't stop the music", de Rihanna, y "High and dry", de Radiohead.

Andrés Calamaro. "El Salmón" brindó un sólido recital de casi dos horas. Muy enfocado y lúcido, hizo un repaso de 20 éxitos de su carrera y se dio el lujo de reunir a Los Abuelos de la Nada para interpretar "No te enamores nunca de aquel marinero bengalí" y "Costumbres argentinas". Un show contundente.

No Te Va Gustar. La gente pagó por escucharlos y ellos respondieron con 27 temas en menos de dos horas. Recorrieron toda su discografía y hasta llegaron un paso más allá al tocar "Prendido fuego", un tema que estará en su noveno disco. A un show ya conocido lo aggiornaron con "De música ligera" con el guitarrista Pablo Coniberti que parecía haber sido poseído por el mismísimo Gustavo Cerati.

The Magic Numbers. La doble pareja de hermanos londinenses continúan en asceso y eso quedó ratificado por el nutrido público que reunió a pesar de tocar con el sol aún arriba. La dulce melodía de su rock alternativo con rasgos indies sedujo desde que arrancaron con "This is a song" hasta terminar con "Mornings eleven". Como era de esperarse, "Love is just a game" fue el más aclamados de los 11 temas que tocaron.

Cypress Hill. Rompió con todo lo políticamente correcto. El cuarteto norteamericano de hip hop cortó con la melancolía del britpop y dejaron en claro que están muy vigentes a pesar de cumplir 25 años con la música. Provocaciones, algunos insultos en español, mucha energía y hasta un cigarrillo de marihuana se vieron sobre el escenario principal durante una hora de recital de los “chicos malos". El delirio llegó con su tema más popular: "Insane in the brain".

The Strypes. ¡De qué se alimentarán estos irlandeses! La energía que desparramaron con su hard rock es difícil explicar con palabras. Poseídos por la música y bajo un sol que los golpeaba en la cara, el cuarteto de la isla británica sono poderoso y preciso. El otro show lo brindaron Pete O'Hanlon y Josh McClorey. El primero, totalmente desenfrenado con el bajo y su traje verde con zapatos rojos de plataforma. El guitarrista, tocando con el instrumento detrás de su espalda. Titánico.

Stone Giant. Sonaron tan rudos como una trompada. El cuarteto originario de Boston, que tiene al argentino Sebastian Fernández como voz y guitarrista, volcó el lado más pesado del rock aplastando todo lo que se le pusiera en frente durante nueve temas demoledores. La banda está en pleno ascenso y en apenas tres años de formación ya se ganaron su lugar en festivales internacionales.

Sofía Reyes y Ángela Torres. El festival estuvo pensado para toda la familia y el público teen se sumó a sus espectáculos sábado y domingo, respectivamente. La mexicana le puso mucha energía y realizó un importante despliegue con bailarines y un buen set en el que se destacó "Muévelo". La hija de Gloria Carrá, en tanto, mostró un show colorido, con bailarines y músicos a tono. “Algo que me pasa" inauguró el concierto y “La vida rosa” lo cerró. La perlita ocurrió cuando, en una pirueta, un bailarín pateó su micrófono, que fue a parar a varios metros de distancia.
Comentarios