El lado oscuro de Hércules

Atormentado por una traición, y junto a sus mercenarios, el semidiós enfrenta a un señor de la guerra

04 Sep 2014
2

NI OLVIDO NI PERDÓN. Pelilargo y enojado, Dwayne Johnson encarna a un Hércules arrollador. Su misión será salvar al reino de Tracia de un desastre.

Dwayne Johnson se recluyó durante seis meses para convertirse en Hércules. Sometido a un estricto entrenamiento físico, leyó todo lo que estaba a mano sobre la leyenda del semidiós. Es más: cortó la comunicación con el resto del mundo. Emergió de ese capullo tan musculoso como siempre, pelilargo (¿extensiones mediante?) y con el gesto fiero y reconcentrado. Porque el Hércules que veremos es un héroe atormentado, descreído del amor y de la bondad. Un asesino con todas las letras.

Aquí Hércules es el líder de una banda de mercenarios, en la que revisten Amphiaraus (Ian McShane), el lanzacuchillos Autolycus (Rufus Sewell), Tydeus (Aksel Hennie), la amazona Atalanta (Ingrid Bolsø Berdal) y su sobrino, Iolaus (Reece Ritchie). El rey de Tracia, Cotys (John Hurt), necesita al grupo para que adiestre a su ejército. Es que en el horizonte se recorta la sanguinaria figura de Rheseus (Tobias Santelmann), un señor de la guerra capaz de arrasar con toda la civilización en su afán de dominar el mundo. Hércules y sus hombres exigen que les paguen su peso en oro para poner manos a la obra.Y Cotys da luz verde.

¿Por qué ha caído Hércules en esta espiral de violencia y descontrol? Porque los dioses del Olimpo lo han traicionado. Tras concluir los 12 trabajos, él sólo quería retirarse para disfrutar de su familia. Nada de eso fue posible.

La película está basada en el comic book “Hércules: las guerras tracias”, de Steve Moore. Es un enfoque para nada amable del héroe. Al contrario; explora su costado oscuro y lo pinta feroz e implacable. Hay razones de por medio, claro, y los guionistas Ryan Condal y Evan Spiliotopoulos las subrayan.

Paramount le entregó este proyecto de 100 millones de dólares a un artesano del cine de acción y aventuras como Brett Ratner (dirigió tres veces a la dupla Chris Tucker-Jackie Chan en Rush Hour, además de X-Men 3 y “Dragón rojo”, entre otras).

Junto a Johnson se reunió un grupo de muy buenos actores, entre ellos el interminable John Hurt, Ian McShane, Joseph Fiennes y el siempre correcto Rufus Sewell. El toque de exotismo pasa por la convocatoria a una belleza nórdica para sumarla a la banda de Hércules. Es la noruega Ingrid Bolsø Berdal, quien pasó por varios papeles secundarios hasta este debut en las ligas mayores.

Para Johnson (¿está prohibido decirle The Rock?) son épocas doradas. Todo indica que ingresará al panteón de los superhéroes top, porque DC lo incluyó en la adaptación de “Shazam” que prepara junto a la productora New Line. Habrá que ver, en tanto, si “Hércules” se transforma en una franquicia. El potencial y las historias sobran, pero no es una película barata.

De todos modos, la recepción a este filme fue mucho más positiva que la recibida por “La leyenda de Hércules”, un fracaso estrenado en enero pasado en Estados Unidos. Nunca hay que abusar de los personajes.

Comentarios