La palabra "boludo" y los argentinos - LA GACETA Tucumán

La palabra "boludo" y los argentinos

Fue convocado por el diario El País, junto a una veintena de escritores hispanohablantes y en el contexto del VI Congreso de la Lengua en Panamá, para elegir la palabra que mejor representa a sus compatriotas. El argentino Juan Gelman eligió el término "boludo". Qué opinan tres escritores tucumanos sobre la elección del premio Cervantes 2007.

03 Nov 2013

Globalización de cabotaje

Estoy de acuerdo con la calidad y con la contundencia de la poesía de Juan Gelman, pero no con la elección de la palabra "boludo" que hizo el escritor como representación del habla de los argentinos. Creo que ese término es una moda, como lo fue "loco" en los años 60 y 70. Y ya se sabe que las modas van y vienen, planean un tiempo, luego desaparecen, y reaparecen años después con alguna acepción diferente. Pensemos en el adjetivo "copado", hoy muy en boga, que es un derivado del verbo "copar" que usábamos hace algunos años.

Gracias a los medios de comunicación, el término "boludo", eminentemente porteño, recaló en todo el país desplazando (momentáneamente) a verdaderas marcas locales como el "huevón" cuyano, o el "chamigo" correntino. Y me parece mal esta globalización de cabotaje, en desmedro de las canteras regionales, si es que cabe la figura.

Para mí, la palabra que nos representa, desde hace más de cien años, y que por lo tanto está más allá de las modas, es el vocativo "che", que tomamos limpiamente del valenciano (inmigración mediante), pero que en voluntariosos laberintos nacionalistas tratamos de emparentar con el guaraní y con el mapuche, donde tiene otros significados.

En todos los países hispanoamericanos, "che" es sinónimo de "argentino"; ambas palabras designan lo mismo y, en algunos casos, con una impronta gloriosa sustituyendo a un nombre propio. Por ello es que estoy en desacuerdo con la palabra "boludo", como representación de lo nacional, ya que es una moda que avasalla las creatividades regionales.

Ahora bien, si todos tratan de hablar seriamente, y hasta solemnemente, del término "boludo", que hoy es un tic y que hasta no hace mucho era llanamente un insulto, ¿por qué me miran mal si digo que todo esto me parece una "boludez"?

© LA GACETA Rogelio Ramos Signes - Escritor. Autor de una decena de libros y ganador de diversos premios literarios.


Lo que más nos representa 

Una persona con pocas luces o que obra como tal recibe para la Real Academia española el apelativo de boludo. Es justamente esta palabra la que eligió el poeta Juan Gelman como la que mejor representa a los hablantes argentinos en el marco del VI Congreso de la lengua española.

El uso coloquial que a este vocablo se le da últimamente reviste, sin embargo, otra significación. Basta con escuchar las conversaciones de jóvenes o adolescentes y comprobar que cada una cantidad muy limitada de palabras que pronuncian se incluye la palabra boludo de manera reiterada.

La idea que parecería insinuarse, es que el interlocutor está avivando a quien lo está escuchando, obviamente una persona aparentemente con pocas luces. A su vez quien escucha contestará replicando el término una y otra vez como una forma de demostrar que él o ella es realmente el "avivador".

Esta intención siempre presente en nuestra argentinidad de tratar de no pasar por boludo y avivarse, ha conformado la tristemente célebre viveza criolla.

Justamente es en los grupos etarios que hoy hacen gala de una pobreza de lenguaje manifiesta, donde el término boludo se usa con más frecuencia, desnudando tal vez estas cotidianas pugnas que todos libramos casi cotidianamente por ver quién es el más vivo. Batallas en las que una y otra vez perdimos todos y terminamos descubriendo de una manera triste, aunque real, que la palabra boludo es la que más nos representa.

© LA GACETA Mario Kostzer - Librero y escritor. Autor de El pelotudo argentino.


Desatino

Parece que la elección de Juan Gelman en el VI Congreso de la Lengua va a traer cola. Hay quienes piensan, como Fabián Casas, que se trató de una broma, pero no estoy de acuerdo. Creo que la consulta fue interesante y el objetivo también: formar un atlas sonoro de las palabras más autóctonas del español.

Hace varios años Gian Franco Pagliaro recitaba La balada del boludo de Isidoro Blaisten. Recuerdo algunos versos:

Tienes razón, mamá, /dijo el boludo. /Y se bebió una rosa. /No seré más boludo. /Y se bajó del viento. /Seré astuto y zahorí. /Y dio vuelta una estrella para abajo

Pasar del uso irónico que le da Blaisten, a "palabra que identifica a los argentinos" me parece un desatino. A lo mejor a Gelman lo traicionó el subconsciente: demasiados vocablos rioplatenses le impidieron pensar en uno que nos represente a todos, incluso a los exóticos habitantes de estas latitudes para quienes "boludo" sigue siendo un agravio, aunque los jóvenes lo usen a diario, copiando la moda de la televisión porteña. Me pregunto: cuando quieran insultar de veras ¿qué palabras emplearán si éstas han perdido el significado?

Volviendo a la cuestión original: ¿hay un vocablo que nos identifique? Si así fuera, coincido con María Pía López, directora del Museo del Libro y de la Lengua, quien rescata la palabra "vos" y, con acierto, justifica que Argentina es el único país que conjuga todos los verbos en voceo. Interesante, "vos" ha estado vinculada a nosotros a través de los tiempos sin importar edad o condición social.

Lo de Gelman sonó a burla, a mí me dejó algo triste, ¿y a vos?

© LA GACETA Julio Ricardo Estefan - Escritor y director editorial de La Aguja de Buffon.

Comentarios