El FpV hace cuentas en el país por el control del Congreso

El oficialismo nacional confía en repetir la cifra cosechada en las PASO

20 Octubre 2013
BUENOS AIRES.- El oficialismo confía en poder mantener, junto a sus aliados, el quórum en la Cámara de Diputados y el Senado, con las bancas que consiga el próximo domingo en las elecciones de renovación parlamentaria. Para esto, deben repetir o mejorar los resultados de las PASO, cuando consiguió el 30% de los votos en todo el país.

El optimismo, indicaron las fuentes, está fundado no sólo en los escaños que dan por seguros desde las Primarias, sino en la percepción que tienen sus candidatos de que se están acortando las diferencias en los principales distritos. Esto le al Frente para la Victoria (FpV) sumar escaños clave para conformar las mayorías.

En el oficialismo consideran clave mantener el control del Congreso. Esto, explicaron, les permite conducir las comisiones que habilitan el tratamiento de los proyectos y el quórum para aprobar las iniciativas que respalden la política económica y social implementada desde hace una década.

Por ese motivo, el FpV aspira junto a sus históricos aliados conducir las dos Cámaras y evitar así la experiencia del 2009, cuando se conformó el "grupo A" (integrado por un heterogéneo conglomerado opositor, luego fragmentado), que terminó paralizando por dos años la actividad legislativa.

De todos modos, el panorama que existe en Diputados y Senado es diferente al de entonces: en los parlamentos el oficialismo tiene un número de legisladores superior al que tenía cuatro años atrás, producto de la elección de 2011, que el kirchnerismo calificó de arrasadora.

En diputados el oficialismo tiene un bloque de 109 bancas (aunque aún figuran en su seno dos legisladores que acompañan a la oposición) y sólo debe renovar 34 escaños, con lo cual tendrá una base de 75. Se estima que sumarán entre cinco y siete legisladores, con lo cual alcanzará un piso de 114 a 116; y habrá 14 aliados de diferentes fuerzas políticas.

Respaldo
En el Senado el FpV asegura que podrá mantener su supremacía: confía en que ganará en la mayoría de los distritos y podrá reunir junto a sus aliados el respaldo de 37 o 38 legisladores, con lo cual se garantizará mantener el control de la cámara y el quórum para poder sesionar y aprobar iniciativas.

El Frente para la Victoria junto a sus aliados pone en juego 16 de las 24 bancas, que corresponden 11 al FPV y 5 de aliados del Movimiento Popular Neuquino, de Nuevo Encuentro Tierra del Fuego, y de Santiago del Estero, y una del porteño Samuel Cabanchik. (Télam)

Comentarios