Agapornis: caras nuevas, vértigo de estrellas y mucha fiesta

Con nuevos integrantes, la banda de covers en clave de "cumbia pop" tocará en la provincia por segunda vez.

NUEVA IMAGEN. Rodeada por los rugbiers, Melisa es la nueva cara de Agapornis; según sus compañeros, se adaptó bien al lugar que dejó Belén. PRENSA AGAPORNIS NUEVA IMAGEN. Rodeada por los rugbiers, Melisa es la nueva cara de Agapornis; según sus compañeros, se adaptó bien al lugar que dejó Belén. PRENSA AGAPORNIS
09 Mayo 2013
Vivir básicamente de noche (por lo menos parte de la semana), pasar muchas horas en la ruta o en aeropuertos, sacudir el aburrimiento de los hoteles a fuerza de amigos, y volverse adicto a la adrenalina de enfrentar el mar de gente que se aplasta frente al escenario para verte a vos y a nadie más que a vos. Detalles más, detalles menos ¿no fue acaso este el sueño con el que alguna vez soñamos todos? ¿Quién no anheló la vida de las estrellas, el vértigo de sus días, la seducción de los aplausos? Los integrantes de Agapornis tienen suerte: continúan viviendo este sueño. Y utilizar la palabra "continúan" es adecuado. Contra muchos pronósticos oscuros, la banda sobrevivió a la partida de su cantante original, no paran de girar por el país y acaban de terminar de grabar un nuevo disco. Todo indica que están en buen estado. Quien quiera sacarse las dudas personalmente, puede hacerlo mañana, cuando los rugbiers platenses y la modelo rubia trepen al escenario del club Universitario.

Se los quiere o se los rechaza. Con Agapornis no hay términos medios. Pero tampoco hay dudas de que los casamientos, los 15, los afters o las noches de boliche realmente explotan cuando empiezan a sonar las versiones tropicales de "Persiana americana", de "El muelle de San Blas", de "Tú", de "Tratar de estar mejor" y de cualquiera de los otros temas que el año pasado los convirtieron en famosos casi de un día para el otro. Y si bien ya se están acostumbrando a la locura del éxito, todavía se siguen sorprendiendo. "La adrenalina ya bajó un poco. Pero nos siguen pasando cosas increíbles. Por ejemplo, venimos tocando ante muchísima gente; incluso, tocamos en el mismo escenario que Illia Kuriaky y la gente respondió de una manera espectacular", recordó Juan Martín Garriga Lacaze, guitarra y voz del grupo

El Agapornis que tocará en Tucumán mañana no es el mismo que el año pasado llenó Central Córdoba. Por lo menos en lo que respecta a su formación. La cantante original, MaríaBelén Condomí Alcorta, y el guitarrista Gonzalo Mendes se bajaron a principios de este año. En reemplazo de ambos llegaron Melina Lezcano y Marco Agliano. Sin dudas, el desafío más duro le tocó a la modelo: no debe ser fácil reemplazar a Belén. Pero sus compañeros están conformes. "Son diferentes. Pero hasta ahora la gente respondió muy bien y ella ya está muy canchera", aseguró Juan Martín.

De hecho, es posible que la presencia de Melina sea la principal diferencia con respecto a la presentación anterior. Lo afirmó el propio Juan Martín. "Los shows son parecidos. Acabamos de grabar un nuevo disco. Cuando salga a la calle vamos a renovar el espectáculo", adelantó el músico.

Hay datos que permiten comprender la magnitud de este fenómeno: Agapornis llegó a tener siete canciones en el Top 10 de descargas de iTunes y ocupó el octavo puesto de las producciones más vistas de YouTube en Argentina durante 2012. "El nuevo disco incluye temas en inglés y tiene mejoras en el sonido. Es un avance, un progreso", aseguró Juan Martín. Eso sí: se quedaron con las ganas de incluir un tema propio. "Ninguno es compositor -aclaró-, pero conocimos gente que nos está enseñando".

Chau al rugby
Agapornis nació en La Plata Rugby Club en 2011. Los covers en clave de "cumbia pop" (como los denominan ellos) o "cumbia cheta" (como también se los llama) pegaron y a mediados de 2012 editaron "Volando con ritmo". A partir de ahí, la montaña rusa de los recitales y las giras no paró más. "No pudimos volver a jugar al rugby. Tocamos todos los fines de semana y viajamos mucho, así que ya no podemos entrenar",se lamentó Juan Martín.



Comentarios