Messi fue elegido como el mejor jugador del mundo de 2009

El rosarino coronó de esta manera un año perfecto. Se impuso en la final a Cristiano Ronaldo, Xavi, Iniesta y Kaká. Es el primer argentino en ganar este premio en 18 ediciones.

21 Dic 2009

ZURICH, Suiza.- El argentino Lionel Messi coronó hoy un 2009 para el recuerdo al recibir en Zúrich el premio FIFA World Player, el último que le faltaba para firmar un año "perfecto". 

El jugador del Barcelona sumó 1.073 votos y sucede así al portugués Cristiano Ronaldo, segundo hoy con 352 en una lista en la que también figuraron nominados el español Xavi Hernández (196), el brasileño Kaká (190) y el español Andrés Iniesta (134). 
En total, 147 entrenadores y capitanes de selecciones nacionales emitieron su voto. "Para mí es un gran honor recibir este premio porque lo dieron compañeros de otras selecciones. Esto significa terminar un año magnífico para el Barcelona, mis compañeros y para mí", dijo tímido Messi tras recibir el premio de manos del presidente de la UEFA, Michel Platini. 
A sus 22 años, Messi vivió un año glorioso como pocos. El argentino ganó todo lo que podía ganar, tanto individual como colectivamente. 
El premio de la FIFA al Mejor Jugador del Año, votado por todos los seleccionadores y capitanes de los equipos nacionales, se unió al prestigioso Balón de Oro que le entregó la revista "France Football" a principios de diciembre y a la designación de mejor jugador de la Champions y del Mundial de Clubes. 
Pero sobre todo se unió a los seis títulos del Barcelona. Messi fue la gran estrella del equipo que escribió en 2009 una de las páginas más brillantes de la historia del fútbol de clubes. 
El Barcelona ganó la Liga española, la Copa del Rey, la Liga de Campeones, las Supercopas de España y Europa y, el sábado, el Mundial de Clubes. 
De hecho, el argentino, junto a Xavi e Iniesta, apenas tuvo tiempo de asimilar el triunfo ante el Estudiantes en Abu Dabi, donde volvió a ser decisivo marcando el 2-1 en la prórroga, un gol con el pecho al alcance sólo de los genios. 
Los tres futbolistas volaron hoy cinco horas a bordo de un avión privado desde los 30 grados centígrados de Kuwait hasta los cero de Zúrich, en realidad sólo una "escala técnica" camino de casa. 
Messi, que sufrió un pequeño esguince durante el Mundial de Clubes, se hará revisar mañana en Barcelona por el médico de la selección argentina para decidir si juega el partido amistoso contra Cataluña. "Voy a hablar con Diego (Maradona) y veré si juego o no", dijo. 
De ahí, según su hermano mayor, Rodrigo, la familia Messi viajará a Argentina para pasar algunos días en su lugar de origen, Rosario. Todos estuvieron hoy junto al delantero del Barcelona, sus padres, Jorge y Celia, y sus hermanos, Rodrigo, Matías y Marisol. 
Los Messi no gozarán de unas largas vacaciones, porque la plantilla está convocada de nuevo el día 29 de diciembre para preparar la vuelta a la competición, el sábado 2 de enero ante el Villarreal. Pero el trabajo puede esperar. Hoy era el día de los elogios. 
El nombre del ganador no se reveló hasta el final de la Gala en el Palacio de Congresos de Zúrich, ciudad sede de la FIFA, pero todos sabían quién sería el ganador. El mismo Cristiano Ronaldo, su gran rival, lo admitió antes incluso de la ceremonia. 
"Tuvo un año muy bueno, ha jugado muy bien. No tengo dudas de que va a ganar hoy", dijo el extremo del Real Madrid, ganador del galardón en 2008.
"Es único", coincidieron sus dos compañeros de equipo, Xavi e Iniesta, los hombres a los que el mismo Messi señala como los responsables de que él pueda brillar, los cerebros del Barcelona.  
El atacante "culé" es el primer jugador argentino que gana el galardón en sus 19 ediciones. Fue el primero que recibió también el Balón de Oro. Pero aún tiene que ganarse el amor incondicional de los fans de su país, que tras emigrar a los 13 años a Barcelona aún no sienten como enteramente propio. 
"Cansado no estoy, pero sí me molesta un poco", dijo sobre las críticas recibidas en su país por su bajo rendimiento con la selección. 
"Soy argentino y siento la camiseta como el que más". "Tuve la suerte de conseguir todo con mi club y me encantaría lograrlo con la camiseta argentina", advirtió. 
El año que viene tendrá la oportunidad de demostrarlo en el Mundial de Sudáfrica, aunque allí no tendrá a su lado ni a Xavi ni a Iniesta. Pero eso será en 2010. Hoy era el día de recordar 2009, como dijo él mismo, "un año perfecto". (DPA-DyN)

Comentarios