Genera controversia la ley de radiodifusión

La Presidenta presentó el proyecto de Ley de Servicios de Medios Audiovisuales, dijo que busca limitar los monopolios periodísticos. Cristina señaló que la libertad de prensa no debe ser confundida con la libertad de los dueños. Presencia de Alperovich.

28 Ago 2009
1

PARA TODOS. La Presidenta dijo que la iniciativa del Gobierno busca asegurar el derecho a la información. NA

BUENOS AIRES.- La presidenta, Cristina Fernández, envió el proyecto de Ley de Servicios de Medios Audiovisuales al Congreso, en un acto donde consideró que su tratamiento parlamentario pondrá a prueba a la democracia. Sin embargo, la propuesta fue recibida con críticas de la mayor parte de la oposición (ver  "Piden que..."). Desde el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, ensayó un discurso cargado de críticas a los medios de prensa.
El proyecto ingresó a la secretaría Parlamentaria de la Cámara de Diputados, desde donde sería girado hoy a dos comisiones que presiden legisladores oficialistas. Tanto en fuentes kirchneristas como en partidos opositores se afirmaba que los análisis recaerían en las comisiones de Comunicaciones e Informática y en Presupuesto y Hacienda, y sería dejada de lado la de Libertad de Expresión, que dirige una legisladora de la UCR.
Ante un nutrido auditorio integrado por ministros, gobernadores, sindicalistas y periodistas, y con una manifestación de apoyo en la plaza de Mayo, la Presidenta advirtió que "la libertad de prensa no puede ser confundida con la libertad de los propietarios de la prensa", y sostuvo que es dominio de cada ciudadano.
En medio de una fuerte pulseada con grupos de medios periodísticos, Fernández de Kirchner sostuvo que el derecho a la información significa el derecho a toda la información, no al ocultamiento de una parte de la información, o a la distorsión o manipulación de la otra parte.
La primera mandataria se preguntó por qué razón, desde que concluyó la dictadura militar, "ningún Poder Ejecutivo democrático sancionó una ley que sustituya a la que se dictó entonces para el manejo de medios audiovisuales y lo atribuyó a presiones ejercidas sobre las instituciones.
En el Día de la Radiofonía, la Presidenta advirtió sobre la existencia de "suprapoderes" en el país que no están instituidos por la Constitución, y que según dijo, "tienen la suficiente fuerza para imponer y arrancar decisiones en cualquiera de los tres poderes (del Estado) a partir de la presión". "Mientras se hablaba de superpoderes, había un suprapoder en la República Argentina, otros poderes sutiles y no tanto", dijo, sin identificar a esos "suprapoderes".
En su discurso, destacó su convicción de que el tratamiento de la norma pondrá a prueba a la democracia, y consideró que el sistema saldrá victorioso del desafío. Consideró que el envío del proyecto es una oportunidad histórica para aportar calidad institucional, que se produce cuando las instituciones de la Constitución sirven al pueblo y solamente al pueblo, y no a otros intereses.
Antes del discurso, el titular del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto, exhortó a los legisladores que cuando reciban presión tomen en cuenta que tienen un pueblo atrás que los está sosteniendo.
El evento contó con presencias curiosas como la de la periodista Liliana López Foresi, que reemplazó a Nelson Castro, echado de Radio del Plata; Alejandro Dolina, María Julia Oliván, que conduce un programa en Canal 7, y Eduardo Aliverti. Asimismo, participó el líder de la CGT, Hugo Moyano; el jefe del bloque de kirchnerista en Diputados, Agustín Rossi, y el jefe en el Senado, Miguel Pichetto. También estuvo el director de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA, Damián Loretti. Daniel Scioli, José Alperovich y Sergio Urribarri fueron de los gobernadores que se hicieron presentes. (DyN-NA)

Puntos principales de la iniciativa
El proyecto limita el número de licencias de servicios abiertos (radio y TV) que una sola persona o grupo puede tener en el país.

El titular de un canal de TV abierta no podrá ser dueño de un canal de TV por cable en la misma localidad.

Las licencias durarán 10 años y se podrán prorrogar por 10 años más.

Se permitirá a las empresas de servicios públicos, como las telefónicas. distribuir señales de TV por cable.

Fija en 24 la cantidad máxima de licencias de distribución de TV por cable que puede tener un mismo titular en todo el país.

Un mismo titular no podrá cubrir más de 35% de la población con sus licencias de TV abierta y radio, ni más de 35% de los abonados a TV por cable.

El proyecto establece un año de plazo para que las empresas se adecuen a la nueva legislación.

Los licenciatarios de TV abierta o por suscripción deberán exhibir en estreno televisivo en sus áreas de cobertura, y por año calendario, seis películas.

El proyecto fija la necesidad de garantizar el derecho al acceso universal por televisión y radio de los encuentros futbolísticos.

Comentarios