"La murga es un espejo de la democracia"

Coco Romero planteó que el carnaval como fiesta implica recuperar la palabra para la gente.

19 Oct 2008
1

ENTUSIASMO. El murguero habló de la importancia del género. LA GACETA / INES QUINTEROS ORIO

Se llama Gualberto Elio Milagro Romero, pero es conocido como Coco Romero. Nació en Salta pero a los 12 años se mudó con su familia a la Capital Federal. Desde hace 30 años (en especial, a partir de 1988 y mediante un área en el Centro Cultural Rojas, de la Universidad de Buenos Aires -ver "Un proyecto ...") investiga sobre las raíces de la murga rioplatense, tanto desde la génesis de este estilo musical hasta sus facultades para promover la inclusión social.
El especialista, que participó en el Segundo Congreso Argentino de Cultura, logró el renacimiento de la fiesta popular de carnaval censurado durante el proceso militar. "Es un espejo de la democracia. En la dictadura lo prohibieron, como una forma de quitarle la palabra al pueblo, y ahora la recuperamos y la gente abraza su propio folclore. Muchos siguen privados de la palabra y no reaccionan ni siquiera a un maltrato. Es la sociedad la que no habla y tiene que hacerlo. Ya en el 30 impidieron que se usen máscaras; desde entonces, no se sabe qué significan. Estamos llenando de contenidos palabras que se mencionaban y que no se sabían qué significaba", explicó.
Romero identificó a la murga como un fenómeno colectivo que se extendió por todo el país, incluido en los códigos de los jóvenes, pero respetando la esencia de cada lugar. "Es un espacio creativo con escalones que nos llevan al tema de la identidad. Queremos que, mediante talleres de capacitación, las comparsas de cada región vayan entrando en los las historias, los mitos y los héroes de ese lugar, en un proceso de educación no formal. Sería traído de los pelos que en Tucumán reproduzcan la murga porteña; hay que llenarlo de contenido propio, con música, danza, plástica, teatro y todo el entorno local", puntualizó.
Mencionó, además, el peso alegórico del origen del carnaval: surge como festejo en honor a una deidad echada del Olimpo por los Dioses por criticarlos.

Textos y pinturas
El experto instó a unir el arte y los artistas con su gente, y explicó que en sus creaciones trabajó con textos de Manuel Puig y de Raúl González Tuñón, o con la estética de Xul Solar. Advirtió que el sistema impulsa a la sociedad a que se tire todo en un consumismo bestial, y reclamó que no se abandone a la cultura ni a los sectores sociales más afectados. "No podemos quedarnos de brazos cruzados en un país que tiene un porcentaje tan alto de jóvenes abandonados a la buena de Dios", remarcó.
"Descubrí la murga cada día de mi niñez, mientras jugaba con mis amigos. Era lo que se escuchaba en las calles y en las plazas, en especial para el carnaval, que es su territorio natural. Se producía un verdadero hecho escénico, con cantos y bailes que eran presenciados por los vecinos, que mostraba la diversidad de manifestaciones que conviven en su interior", subrayó.
La murga nació como un estilo musical en la provincia andaluza de Cádiz, en el sur de España, pero se transformó en el intercambio con los negros de Cuba (entonces colonia española) antes de introducirse en cada región, tomar otros rasgos culturales e incorporar elementos que provienen de manifestaciones nativas, como la comparsa, la artesanía, los disfraces y el teatro popular.

Comentarios