09 Febrero 2008
“La Convención po­día apartarse vá­li­da­men­te -sin du­da al­gu­na- del mo­de­lo del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de la Na­ción, y ja­más es­tu­vo obli­ga­da en ab­so­lu­to a ha­cer una co­pia uni­for­me y me­cá­ni­ca de ese pe­cu­liar mo­de­lo. Pe­ro de lo que no po­día apar­tar­se era de la es­pe­cí­fi­ca ha­bi­li­ta­ción de com­pe­ten­cia cons­ti­tu­yen­te del Con­se­jo Ase­sor de la Ma­gis­tra­tu­ra (CAM) que le ha­bía si­do con­fe­ri­da con de­ter­mi­na­dos con­te­ni­dos cons­ti­tu­cio­na­les mí­ni­mos (y con el pro­pó­si­to de re­for­zar la in­de­pen­den­cia, ido­nei­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo del Po­der Ju­di­cial)”.
 
El sistema de ‘Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to’ re­mi­te al jui­cio de los pa­res o, por lo me­nos, a un jui­cio con me­no­res con­di­cio­na­mien­tos po­lí­ti­cos o po­li­ti­za­dos, y mu­cho más vin­cu­la­do a una for­ma de va­lo­ra­ción del mé­ri­to de la ac­ti­vi­dad ju­di­cial con pa­tro­nes de va­lor más ‘pro­fe­sio­na­les’ o vin­cu­la­dos al ser­vi­cio de jus­ti­cia en sí mis­mo”.

“Tam­bién de­be en­ten­der­se que se in­ten­tó sus­ti­tuir la om­ní­mo­da va­lo­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, que es tí­pi­ca del jui­cio po­lí­ti­co, por una va­lo­ra­ción re­gla­da de la res­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal, con cri­te­rios ta­sa­dos, en un pro­ce­di­mien­to re­gla­do y or­de­na­do se­gún un cri­te­rio de jui­cio de pa­res, des­ti­na­do a ob­te­ner una guía más ‘pro­fe­sio­na­li­za­da’ en or­den a las ra­zo­nes pa­ra ha­bi­li­tar la des­ti­tu­ción de un juez”.

“Un ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to, pa­ra ser ver­da­de­ra­men­te tal, de­be evi­tar la pre­pon­de­ran­cia des­me­di­da de un úni­co sec­tor, que se en­cuen­tre en con­di­cio­nes de pres­cin­dir de la vo­lun­tad de los otros sec­to­res a la ho­ra de de­ci­dir la des­ti­tu­ción de un ma­gis­tra­do en ac­ti­vi­dad. Só­lo pue­de con­si­de­rar­se co­mo tal si se per­mi­te la par­ti­ci­pa­ción au­tén­ti­ca de otros sec­to­res de la co­mu­ni­dad en la com­po­si­ción or­gá­ni­ca del Ju­ra­do, y si el juz­ga­mien­to de la res­pon­sa­bi­li­dad de los ma­gis­tra­dos acu­sa­dos an­te el Ju­ra­do se rea­li­za por otros ac­to­res que no sean los tra­di­cio­na­les ac­to­res po­lí­ti­cos de una co­mu­ni­dad”.

“Co­mo pue­de ver­se, la so­la ex­pre­sión ‘Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to’ evo­ca, por lo me­nos, esas dos con­no­ta­cio­nes bá­si­cas: la in­cor­po­ra­ción de otros ac­to­res en el me­ca­nis­mo de des­ti­tu­ción de jue­ces y el equi­li­brio en la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los su­je­tos in­vo­lu­cra­dos en el me­ca­nis­mo de to­ma de de­ci­sio­nes. Es­tas con­no­ta­cio­nes bá­si­cas   se en­cuen­tran atra­ve­sa­das por el pa­ra­dig­ma de­mo­crá­ti­co”.

“Aun­que ello es evi­den­te y no re­quie­re de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes, va­le re­cor­dar que, si bien el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co exi­ge la ob­ten­ción de con­sen­sos ma­yo­ri­ta­rios, no ad­mi­te la po­si­bi­li­dad de que esa ma­yo­ría ad­quie­ra, por el só­lo pe­so abru­ma­dor del nú­me­ro, le­gi­ti­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra aplas­tar a las mi­no­rías. Des­de que la ra­zón exi­ge ra­zo­nes y no se cuen­ta co­mo una arit­mé­ti­ca ope­ra­ción ele­men­tal, la so­la exis­ten­cia de un nú­me­ro ma­yo­ri­ta­rio no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te la exis­ten­cia de un con­sen­so, si­no só­lo la exis­ten­cia de una ma­yo­ría. La vi­da de­mo­crá­ti­ca nos exi­ge vi­vir con las mi­no­rías, y no a pe­sar de las minorías, de mo­do que cual­quier sis­te­ma que quie­ra pro­cla­mar­se co­mo ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­co de­be im­pe­dir cuan­to me­nos la for­ma­ción de vo­lun­ta­des mo­no­lí­ti­cas que pres­cin­dan de la na­tu­ral com­po­si­ción plu­ral de nuestra so­cie­dad”.

Comentarios