“Por suerte, los Bicentenarios se festejan ahora y no en los 90”

El intelectual y funcionario kirchnerista Ricardo Forster encabezará un foro en el que se debatirán los procesos emancipatorios

06 Jul 2015
1

EN TUCUMÁN. Ricardo Forster presentó el Foro la semana pasada durante un acto en la Casa de Gobierno. foto / la gaceta

En el comunicado de prensa del Ente Cultural de Tucumán lo presentan como una oportunidad para pensar al país y a la región “entre dos independencias”. La primera, claro está, es la que se declaró el 9 de julio de 1816 en Tucumán ¿Y la segunda? Según el secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster, es el proceso político que se inició con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia de la Nación en 2003. Con este concepto como introducción, entre hoy y el miércoles se realizará el Foro Nacional y Latinoamericano por una Nueva Independencia.

Durante estos tres días, en el teatro San Martín habrá debates y mesas panel en las que participarán intelectuales y personalidades políticas (la mayoría, cercanas al kirchnerismo). El objetivo de este espacio impulsado por el Ministerio de Cultura de la Nación es debatir los procesos emancipatorios a lo largo de 200 años de historia en la víspera del Bicentenario de 1816, que se celebrará el año que viene.

Entre los participantes se encuentran el filósofo José Pablo Feinmann; la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; la dirigente social jujeña Milagro Sala; el político ecuatoriano Galo Mora; el secretario general de la CTA oficialista, Hugo Yasky; el activista español Juan Carlos Monedero; el ministro de Gobierno de Bolivia, Hugo Moldiz; el intelectual norteamericano John Beverly, y el director de la Biblioteca Nacional y referente de Carta Abierta, Horacio González, entre otros.

Durante una entrevista, Forster, filósofo y funcionario kirchnerista, explicó que el de Tucumán constituye el último de los Foros hacia la nueva independencia (ya se hicieron en la región Centro, en el NEA, en la Mesopotamia, en la Patagonia y en Cuyo). “El país se encuentra entre dos bicentenarios, el de la Revolución de Mayo y el de la Declaración de la Independencia; es un momento histórico muy potente y caudaloso para revisar el recorrido de nuestro país”, afirmó.

- ¿Qué significa pensar el país entre dos independencias?

- Las dos independencias son la fundacional, la que tiene en el 9 de julio su fecha emblemática, que implica la emancipación de España, lo que a comienzos del siglo XIX se pensaba como emancipación. No olvidemos que después se atraviesan las guerras civiles, la constitución de 1853, las demoras en la construcción de la nación y la disputa entre una república democrática y una democracia condicionada, incluso con intervenciones militares, que marcará el siglo XX. Todo eso nos plantea que la Argentina de hoy refundó sus bases sociales-económicas y políticas-institucionales. Le ha dado potencia a lo que para mí son dos elementos clave para la vida argentina: la tradición republicana y la tradición democrática.

- ¿Esa segunda independencia tiene una fecha fundacional?

- Hay un momento de terrible oscuridad que empieza en el 76. Luego, un momento de compleja reconstrucción de la vida democrática que comienza con la llegada de (Raúl) Alfonsín y que, a su vez, atraviesa la década del 90 con una profunda crisis estructural y social. Hay un momento de ruptura y descomposición, que es el 2001. Me parece, sin dudas, que a partir de la llegada de Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003 comienza una nueva etapa en la vida contemporánea argentina. Una nueva etapa que tiene quienes la defienden y quienes la critican; la vida democrática es eso, es hacer visibles los conflictos sin que se eliminen bajo las formas de la violencia, de la exclusión. Creo que la Argentina maduró; es un país mucho mejor en términos de sus estructuras republicanas, más allá de las tensiones, de que dentro de nuestra sociedad hay distintos proyectos de país y de que hoy vivimos en un año electoral en el que se deciden proyectos que aparecen como antagónicos. Por suerte, el festejo de los bicentenarios se produce ahora y no en la década del 90 o en la segunda mitad de la década del 70.

- El hecho de que sea el Gobierno el que organice los debates del Foro ¿los condiciona?

- Te cuento experiencias de otros foros: en la primera mesa en la participé en el NEA discutimos con uno de los grandes intelectuales de la izquierda, Eduardo Grüner y fue un gran debate sobre la idea de pensamiento nacional. En el foro de Patagonia tuve un debate muy interesante con Maristella Svampa, que es una socióloga crítica de los gobiernos de Cristina y de Néstor Kirchner. A lo largo de las distintas actividades de la secretaría hemos intentado invitar a un amplísimo espectro de intelectuales y políticos no kirchneristas, en algunos casos respondieron y participaron; en otros, por distintos motivos, no lo hicieron. Invitamos a Juan José Sebreli, a Hipólito Solari Yrigoyen, a Beatriz Sarlo... Porque yo creo en el debate de ideas, creo en el debate público, creo en la diversidad, creo en la pluralidad. Y, al mismo tiempo, creo también en que uno defiende convicciones, un proyecto; soy secretario en el marco de un Ministerio de Cultura que pertenece al Estado nacional, pero dentro de un proyecto que hoy gobierna la Argentina. Desde ahí defiendo una mirada de país, pero me interesa mucho poder contrastarla y debatirla con otras personas que no tienen la misma visión.

- La promoción que se le da desde sectores oficiales al Congreso de Oriente que convocó Artigas en 1815 genera inquietud en Tucumán.

- Las fechas son en sí mismas estructuras mitológicas, afectivas, que tienen que ver con algo que en muchos casos es anterior al debate que pueden suscitar. El 9 de Julio es parte de nuestra memoria, de nuestra infancia, de nuestra definición como argentinos. Después podemos discutir la complejidad del camino independentista, las distintas corrientes, que incluso confluyeron en el Congreso de Tucumán de 1816. Pero hay una fecha, el 9 de julio de 1816, que funda material y simbólicamente una nación. Y en nuestra memoria eso está incorporado como tal. Que hoy recuperemos la memoria del Congreso de Oriente o de la lucha del artiguismo no es antagónico con la genealogía de nuestro proceso emancipatorio. Estos procesos no son lineales ¿Vamos a negar, por ejemplo, lo que significó el altiplano, la Universidad de Chuquisaca? Nuestros hombres fundacionales de la patria se formaron en lo que hoy es Bolivia. Todo es parte del complejo proceso de las luchas independentistas, pero hay acontecimientos, hay fechas que determinan un peso histórico y el 9 de julio es el momento de la independencia argentina. Después, los historiadores debatirán si hubo sectores más conservadores, más progresistas, monárquicos, republicanos, federales... Es parte de nuestra compleja construcción como nación, sin ninguna duda.

Programa 


APERTURA, HOY A LAS 16
.- El gobernador José Alperovich, Ricardo Forster y Tristán Bauer abrirán el foro.

De 17 a 19, “de Tupac Katari a Evo Morales”.- Participárán Juan Chico (Argentina), Daniel Huircapán (Argentina), José Ribamar Bessa Freire (Brasil), Jiovanny Sanamanud Ávila (Bolivia) y Eduardo Nieva (Argentina). Moderará Guillermo David.

A las 19, “con mujeres tendrá que pelear”.- Las panelistas serán Hebe de Bonafini (Argentina), Milagro Sala (Argentina), Máxima Apaza (Bolivia) y Piedad Córdoba (Colombia). La moderadora será Marta Dillon.

Mañana A las 11, “Pensar la Argentina desde las regiones”.- Debatirán Roberto Follari (Argentina), Luis Vignolo (Uruguay), Fabiola Orquera (Argentina), Diego Tatián (Argentina) y Juan Pablo Lichjtmajer (Argentina). Modera Daniel Yepez.

A las 16, “No se puede comprar el viento”.- Galo Mora (Ecuador), John Beverly (Estados Unidos), Hugo Moldiz (Bolivia), Juan Carlos Monedero (España), César Trompiz (Venezuela). Modera Edgardo Mocca.

A las 18.- Habrá un diálogo entre Juan Carlos Monedero y Ricardo Forster moderado por Lourdes Zuazo.

A las 19, “Pensar la Argentina entre Bicentenarios”.- José Pablo Feinmann, Eduardo Jozami, Hugo Yasky y Dardo Scavino (todos de Argentina). Modera Luis Bruschtein.

El miércoles a las 11, “Cultura y género”.- Debatirán Lucía Murat (Brasil), Tania Hermida (Ecuador), Catalina Alarcón (Chile) y Daniela Seggiaro (Argentina). Moderará María de los Ángeles Tovar Pineda (Cuba).

A las 16.- Habrá un diálogo abierto entre Víctor Hugo Morales, Cecilia Todd y Miguel Ángel Estrella. La moderadora será Lourdes Zuazo.

A las 17, “Política cultural o politización de la cultura”.- Los panelistas serán Javier Grosman (Argentina), Ismael “Manelo” González (Cuba), Susana Baca (Perú) y Martín Bonavetti (Argentina). El moderador será Luis Alberto Quevedo.

De 19 a 21, “La vuelta de la política”.- Ricardo Forster (Argentina), Jorge Alemán (Argentina), Enrique Dussel (Argentina) y Horacio González (Argentina). El moderador será Roberto Caballero.

A las 21 será el acto de cierre.- Estará a cargo de Teresa Parodi y de Ricardo Forster.

Comentarios