Ratificando el sentido fundacional del Congreso de 1816

“El Bicentenario, 1816: revisitando la Independencia” es el título de la mesa panel en la que tres historiadoras reflexionarán mañana sobre la polémica alrededor de “los tres bicentenarios”. Mañana, a las 20, en el Rougés.

28 Jun 2015
1

REIVINDICACIÓN. Cristina Bulacio (izquierda) moderará la mesa que integrarán Elena Perilli y otras dos historiadoras. LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

A medida que se acerca el Bicentenario del 9 de julio de 1816, empiezan a escucharse voces que intentan reivindicar algunos hechos históricos sobre otros con la aparente intención de restarle importancia a Tucumán en la declaración de la independencia. Por eso, mañana, tres historiadoras se referirán al protagonismo que le corresponde a la provincia en aquel acontecimiento de importancia capital para el país.

Lo harán en la mesa panel “El Bicentenario, 1816: revisitando la Independencia”. Se llevará a cabo a las 20 en el centro cultural Alberto Rougés de la Fundación Miguel Lillo (Laprida 31) y el acceso para el público será libre. Organiza la Comisión de Enlace para la Celebración del Bicentenario, que reúne a distintas instituciones que representan a parte de la sociedad civil. Y estará a cargo de las historiadoras Gabriela Tío Vallejo, María Paula Parolo y Elena Perrilli de Colombres Garmendia; la doctora Cristina Bulacio actuará como moderadora.

La reivindicación porteñista del 25 de Mayo de 1810 por encima del 9 de Julio de 1816 y la promoción del congreso que convocó José Gervasio Artigas en junio de 1815 en Concepción de Uruguay (el historiador Pacho O’Donnell acaba de publicar “1815. La primera declaración de la Independencia argentina”) son algunos de los hechos que han generado inquietud en Tucumán. “Para lograr la Independencia hubo un largo proceso de tensiones, opiniones, asambleas, reuniones de las que se ocuparon destacados hombres públicos. Pero sólo se alcanzó la apetecida declaración de la Independencia, formal y definitiva, en el seno del Congreso General Constituyente reunido en Tucumán”, aclaró Perilli.

En el panel, Tío Vallejo cuestionará las lecturas predominantes sobre la Independencia y reflexionará sobre el momento histórico de 1816. Parolo, por su parte, hablará acerca de los costos y beneficios materiales que trajo consigo la guerra de la independencia, tanto para la economía doméstica como para las cuentas fiscales. Elena Perilli se referirá a nuevas miradas sobre el Congreso de Tucumán que permiten reafirmar la trascendencia de la Declaración de la Independencia en un momento difícil del proceso revolucionario y que le otorgan a la provincia el derecho a ser nombrada Cuna de la Independencia.

“Se están cumpliendo una serie de bicentenarios: el de 1810, el de la Asamblea de 1813, que nació también con la intención de declarar la independencia y dictar constitución. No cumplió con esos objetivos, pero dictó otras medidas importantísimas. También se cumple el bicentenario de aquella reunión convocada por Artigas. De aquel congreso al que asisten las provincias del Litoral y no Tucumán, no hay registro de actas. Sí está mencionado el deseo de Artigas de establecer la paz con Buenos Aires, pero eso no es lo mismo que hablar de independencia. En cambio, en Tucumán, el congreso es el que hace en forma definitiva la declaración de la independencia. Existe la documentación y tenemos el acta, que poseía un profundo sentido americanista”, detalla Perilli.

Con respecto a la polémica entre el 25 de Mayo y el 9 de Julio, la consideró innecesaria. “Son hechos que están encadenados; sin el 25 de mayo no hubiese existido el 9 de Julio. Y el 9 de Julio homologa todo lo que se vino haciendo desde el 25 de Mayo”, especificó.

Bulacio explicó que al panel de mañana lo impulsa el deseo de que la sociedad civil reciba información académica y seria que permita aclarar este tema. “No se quiere polemizar con nadie, sino enfatizar la importancia de Tucumán en la historia del país”, especificó.

Comentarios