“Empeora la transparencia y genera una zona de oscuridad”

El diputado Dato afirma que el voto electrónico no es la solución

10 Ago 2014
Fue presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia (CSJT) y, por tanto, titular de la Junta Electoral Provincial en los comicios de 2007, tras lo cual renunció a ese poder para volcarse de lleno a la actividad política. Con esa experiencia bajo el brazo, el diputado nacional Alfredo Carlos Dato (PJ) va contra la corriente y asegura que el voto electrónico no es la mejor opción a la hora de elegir un sistema electoral transparente.

“Me parece que plantear la aplicación del voto electrónico porque está en la Constitución provincial, como expresión máxima de transparencia, no revela sino la existencia de una cláusula obsoleta que contamina de esa condición al debate. Aunque esté incorporado en la Carta Magna con carácter de obligatorio, el voto electrónico se está dejando de usar en el mundo. Al punto que los proyectos planteados en el Congreso nacional no mencionan este sistema, sino más que nada pasan por la boleta única”, expresó Dato.

El parlamentario analizó que en el país ya no se vive la polarización de 1983, cuando entre Raúl Alfonsín e Ítalo Luder obtuvieron más del 93% de los votos. Hoy, repasó, la oferta electoral presenta 567 partidos para 40 millones de personas.

“La salida electrónica se dejó de usar en Holanda en 2008, y fue declarada inconstitucional en Alemania porque el ciudadano no puede controlar los pasos esenciales de la votación. Hay una exposición enorme al hackeo, el mismo Alberto Dalla Vía (juez miembro de la Cámara Nacional Electoral) dice que con el voto electrónico la posibilidad de control ciudadano está lejos”, amplió el ex titular de la Corte tucumana. “Tampoco lo de Salta es una panacea”, añadió Dato.

Por el contrario, el oficialista cree que sería más provechoso estudiar cómo resolver el problema de que se sustraigan boletas en los cuartos oscuros. “Plantear en Tucumán el voto electrónico sólo porque esté en la Constitución demuestra cuán malo es incorporar cuestiones coyunturales en cláusulas pétreas”, insistió, y puso como ejemplo situaciones de hackeo en Río de Janeiro. “Empujar a Tucumán a esto empeora la transparencia, genera una zona de oscuridad, entre el secreto del voto y el resultado no hay intervención del votante y las auditorías sólo las hacen expertos”, reforzó.

Dato, además, consideró que el actual sistema de papeletas es provechoso porque incluso sirve como sistema de publicidad para que todos los candidatos, y no sólo los cabeza de lista, se den a conocer mediante el reparto en las semanas previas de las boletas por cada casa. “Debe darse vuelta la hoja. Esa ley no debe dictarse, sino estar atentos a las nuevas tendencias en esta materia”, reflexionó.

Temas

Alfredo Dato
Comentarios