“Nos robaron la vida, pero no les vamos a entregar el alma”

Litvak pidió a la Presidenta justicia y verdad.

19 Jul 2014
1

HOMENAJE Y RECLAMO. El acto en la plaza Independnecia. la gaceta / foto de inés quinteros orio

El presidente de la Kehilá de Tucumán, Simón Litvak, reclamó a la presidenta Cristina Fernández, justicia y verdad y que no hacerlo sería mezquino ya que “no merecemos seguir viviendo en la impunidad porque nos genera una sensación de desencanto. Nos robaron la vida, pero no les vamos a entregar el alma. Jamás claudicaremos y seguiremos rebelándonos contra la impunidad, la corrupción, la mentira y la hipocresía”.

Litvak, pronunció estos y otros conceptos, durante el acto que se cumplió ayer en Plaza Independencia, para conmemorar el 20 aniversario del atentado a la AMIA.

Litvak remarcó que “la causa AMIA es absolutamente intransferible, es de nuestra incumbencia reclamar los hechos, y exigir respuestas concretas. Casi todas las religiones sostienen que uno puede tener ingreso al paraíso si siembra amor y hace buenas obras. Pero el terrorismo fundamentalista ha dado una vuelta de tuerca atroz a este concepto y cree que el ingreso al paraíso se gana con la matanza de inocentes”.

Añadió que “hasta en la Edad Media había gestos de caballerosidad que no se violaban, pero el terrorismo islámico rompió todas las reglas. Los hombres y mujeres bomba no respetan nada, porque lo que quieren es sembrar pánico y en ese sentido se sucedieron los dos atentados más atroces en nuestra Argentina, el de la embajada de Israel y el de la AMIA”.

Dirigiéndose a la Presidenta, reclamó que “necesitamos justicia de inmediato. Veinte años de búsqueda, son demasiados. ¿Los próximos 20 años también serán sin justicia? Vivimos en la impunidad y eso nos produce una sensación de desencanto. Doloridos pero orgullosos decimos: nos robaron la vida, pero no les vamos a entregar el alma. Jamás claudicaremos y seguiremos rebelándonos contra la impunidad, la corrupción, la mentira y la hipocresía”.

“Estos atentados no son los primeros ni serán los últimos. Los ataques van a proseguir aquí y en cualquier parte del mundo porque el objetivo del terrorismo islámico es producir asesinatos y generar terror para hacer imposible la vida del planeta”, resaltó.

El defensor del Pueblo de Tucumán, Hugo Cabral, sostuvo que “el criminal atentado fue a las claras un ataque antisemita y a todos los habitantes de este país y a la voluntad de vivir en paz con respeto y libertad de las personas que habitan este suelo. Hace 20 años que los argentinos tenemos una herida abierta, una herida que reclama verdad y justicia”.

El rabino Salomón Nussbaun, elevó una oración por la justicia y paz, y dijo que “lamentamos la manipulación reiterada de esta tragedia que sólo sembró discordias y confrontaciones durante estos 20 años que agravian la memoria de las víctimas y la de sus familiares. Sin esclarecimiento y justicia seguimos siendo vulnerables. Necesitamos saber quiénes fueron los colaboradores locales”.

En la oportunidad, también usaron de la palabra, los dirigentes Gabriel Sánchez, y Fernando Bach.

Estuvieron presentes integrantes del Foro de Habitantes a Ciudadanos de Tucumán, una organización Federal que fue promovida por el hoy Papa Francisco, en 2008.
Comentarios