Un testigo pidió investigar las “fiestas VIP”

El tío de uno de los acusados dijo que se vio “muy preocupado” al dueño de un barrio privado cercano a la Quebrada de San Lorenzo Cuando la querella le preguntó a Juan José Lasi qué pruebas tenía para fundar su planteo, él dijo que sólo era una suposición

29 Mar 2014
La hipótesis de que las turistas francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni estuvieron en una de las “fiestas VIP” que se realizaban en casas de San Lorenzo, fue deslizada por primera vez en el juicio que se sigue contra los sospechosos de haberlas violado y asesinado.

Juan José Lasi, tío del imputado Gustavo Lasi, declaró ayer y afirmó que su sobrino era inocente y que no tenía nada que ver con el caso. “Y si no fueron ellos (por los imputados), ¿quién cree que puede haber sido?”, le inquirió el fiscal Félix Elías.

“No sé, se escuchaban cosas”, afirmó Juan José Lasi. El representante del Ministerio Público le insistió para que dijera qué había oído, y fue cuando el testigo dijo que todos sabían que había fiestas en el barrio privado “Buena Vista”, ubicado al pie de la Quebrada de San Lorenzo, a unos 200 metros del lugar en el que fueron hallados los cuerpos de las francesas.

El tío del acusado dijo entonces que habría que investigar a Fernando Vidal, dueño del barrio privado. “Se lo vio muy preocupado después de las detenciones”, aseguró el testigo.

Cuando los abogados de la querella le pidieron a Juan José Lasi que diga cuáles eran las pruebas que tenía para pedir que se investigara a Vidal, el testigo dijo que era una suposición. “Digo que puede ser así por las fiestas que se hacían allí”, declaró.

Según consta en el expediente, Vidal y su familia habrían estado en Europa cuando ocurrió el crimen de las turistas. Por eso, el fiscal pidió que cuando declare Magdalena Brañez (la mujer que cuidaba la casa de la familia Vidal en esa época), también sea citado Juan José Lasi, por si es necesario realizar un careo.

Carpas y disparos

Los primeros en declarar ayer a la mañana fueron dos excursionistas que aseguran haber escuchado disparos en la zona de la Quebrada, cerca de la fecha del doble crimen, en julio en 2011.

Tanto Federico Mainoli, odontólogo, como Pierre Rieszer, ingeniero, dijeron que oyeron tres tiros el 16 de julio cuando realizaban una caminata juntos desde la Quebrada de San Lorenzo hasta Castellanos.

Según consta en la causa, las pericias determinaron que las turistas murieron el 15 de julio de 2011, aunque desde el principio de la investigación hubo dudas en torno a la fecha exacta de la muerte.

“Escuchamos tres disparos en un lapso de 10 o 20 segundos, eran provenientes de la zona sur, por el ruido parecían de un arma de bajo calibre”, sostuvo Mainoli.

“Primero pensamos que podían haber sido cazadores y no le dimos mayor importancia al hecho. Pero en agosto, cuando nos enteramos de que las turistas francesas podrían haber sido asesinadas cerca del 16 de julio, decidimos ir a declarar”, agregó.

Los dos testigos, que son amigos y tienen como hobby hacer paseos por la zona, afirmaron que vieron una carpa en el sector conocido como “Abra de San Nicolás”. “Era tipo iglú. Estaba en silencio y aparentemente vacía, porque nos quedamos unos 15 minutos comiendo y descansando cerca, pero nadie salió a ver quién andaba por ahí”, precisó Rieszer.

Comentarios