En Tucumán se cumplirá el acuerdo salarial con la Policía

Paul Hofer aseguró que el incremento será percibido en la próxima liquidación, en contraposición con la decisión de tres gobernadores

05 Ene 2014
1

ARCHIVO LA GACETA

La calma que trajeron los acuerdos de aumento salarial con las Policías luego del caos generado por el paro de las fuerzas de seguridad, podría llegar a su fin. Tres provincias anunciaron que no efectivizarán los incrementos de sueldos, al sostener que los convenios fueron firmados bajo extorsión.

El secretario de Seguridad Ciudadana de Tucumán, Paul Hofer, afirmó que la situación no se modificará en la provincia y que se cumplirá con el acuerdo firmado, el cual fue refrendado mediante un decreto por el gobernador José Alperovich.

“El aumento salarial rige desde enero, por lo que será percibido por el personal policial a principios de febrero”, explicó Hofer. De esa manera, despejó cualquier duda en relación al pago del incremento acordado tras el paro policial del 9 y 10 de diciembre de 2013, cuando la provincia quedó desprotegida y se produjeron saqueos.

Marcha atrás
Las provincias que no harán efectivo el pago de incrementos salariales a los policías, que en algunos casos llegaban al 50 %, son Chaco, Entre Ríos y Misiones, por lo cual se estima que otros distritos se sumen a esta medida aludiendo que los acuerdos salariales se hicieron bajo presión mientras se registraban saqueos en varias ciudades del país, con un saldo de más de 12 personas muertas, de acuerdo a la información difundida por la agencia DyN.

El gobernador de Misiones, Maurice Closs, dio marcha atrás con la polémica tasa de 99 centavos a la producción de yerba mate que creó para afrontar los recientes aumentos a la Policía provincial y evalúa solicitar al Ejecutivo nacional que autorice un aumento en el precio de venta al público.

El mandatario misionero suspendió la aplicación del canon, que se puso en vigencia el primer día de 2014 con el objetivo principal de obtener los fondos para la suba salarial de las fuerzas de seguridad, ante los crecientes reclamos de las entidades de los productores, las cooperativas, los secaderos y los industriales.

En Entre Ríos, policías junto a sus familiares se movilizaron el viernes en las ciudades de Concordia y Gualeguaychú en disconformidad con la decisión del gobierno de Sergio Urribarri de dejar sin efecto la suba salarial firmada en diciembre para poner fin al autoacuartelamiento policial.

Esta situación de poner en duda el aumento a los agentes de las policías provinciales comenzó cuando el gobernador de Chaco, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, declaró nulos los acuerdos salariales con la Policía tras el conflicto con la fuerza de seguridad por el reclamo de incremento de haberes.

Bacileff Ivanoff estimó que la Justicia imputará por el delito de sedición a los efectivos que participaron en las protestas.

“En Chaco son nulos los acuerdos. Yo hice la denuncia en la Procuración y en la Justicia para que se investiguen los hechos (de la revuelta policial). Hay más de 300 personas citadas por los acontecimientos. La mayoría de los que protestaron eran suboficiales y puede ser que sean imputados por el delito de sedición”, manifestó el gobernador chaqueño el 28 de diciembre.

En una posición inversa, el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, ratificó que cumplirá con el aumento salarial que otorgó a la policía de su provincia porque no hubo reclamos extorsivos, aunque reclamó al Ejecutivo nacional por los fondos correspondientes a la coparticipación federal.

“Nosotros tuvimos una situación diferente. No tuvimos reclamos extorsivos, no hubo saqueos, pudimos canalizar y dialogar con las fuerzas de seguridad, con todos sus estamentos”, manifestó el mandatario.

El gobernador de Corrientes reconoció que la situación salarial es compleja. “El problema de fondo es que mientras la Nación se siga quedando con el 78 % de los recursos totales y las provincias con el 22 %, vamos a tener problemas salariales”, sostuvo Colombi. (DyN)

Comentarios