Amenazan con mudar el basural a la casa de un funcionario

El barrio Cooperget, inaugurado hace un año, no tiene servicio de recolección de residuos. Un decreto espera la firma del intendente.

17 Ene 2013
Una buena razón para huir del barrio Cooperget: el basural que parece brotar de la tierra, entre los yuyos, sobre la Diagonal 90. El monumento a la inconducta ciudadana y a la desaprensión vecinal huele mal, ataca, "muerde". Es, no caben dudas, un huésped hostil que se multiplica día a día a la vera del canal que bordea el Oeste del vecindario. ¿La culpa la tienen los tucumanos? En parte, si. ¿Por qué? Porque no comprende, o simula no comprender, que sus propios desperdicios no deben terminar en manos del carrero que, a cambio de unos billetes, arroja la inmundicia a la vuelta de la cuadra, entre los matorrales, en otro barrio. Cerca o lejos, no importa. Contamina. Y mucho. Así de sencillo.

"Sigue igual. Hasta los mismos vecinos tiran sus bolsas de basura al lado del canal", se quejó Ana Romina Morban, que vive en la zona hace un año. "El 90% de los carreros vive en las inmediaciones. Tampoco hay control policial, como prometió la Municipalidad", reniega.

Precisamente, a pedido de la administración capitalina, la Policía debe custodiar cuatro lugares de la ciudad para reforzar la recolección de residuos en los basurales reincidentes: Rivadavia y España, Castro Barros al 1000, Marco Avellaneda y Santa Fe, y Lucio V. Mansilla y México (a media cuadra de la Diagonal 90). Los escombros que se apilaban en el último vaciadero fueron removidos por la empresa 9 de Julio, pero en el tramo diagonal, a orillas del canal, la mugre crece y no hay consigna policial.

Diferentes posturas
Los habitantes del barrio, cuando advirtieron la presencia de cuatro camiones con acoplado que se disponían a recoger los escombros y la mugre que había en México y Lucio V. Mansilla, se acercaron a los empleados de la empresa recolectora para pedirles que se llevaran la basura de la Diagonal 90. El encuentro permitió un interesante diálogo entre pares que exponían diferentes posturas. "Haceme el favor de pasar por la diagonal y levantar la basura porque está inmundo todo. ¿Viste? Así no quiero vivir. ¿Podrían tapar la calle?", le preguntó Javier Gómez a Marcelo Leguizamón, recolector de la empresa 9 de Julio. Este, a su vez, le respondió que el predio volvería a llenarse de basura en poco tiempo. "No podemos tapar la calle, esa no es nuestra función. Vamos a volver el jueves y se va a volver a llenar de basura", aseguró el trabajador.

Gómez le explicó que todo cambiaría si tan sólo hubiese un efectivo de la Policía vigilando el predio. Al rato se fue, pero otro vecino se acercó a Leguizamón. Roberto Juárez conducía una moto y no se dejó fotografiar, pero charló con el empleado de la empresa recolectora. "Al carrero hay que secuestrarle el carro, la moto, el caballo. En todo caso, multarlo", opinó. "No me parece lo que decís. Hay que preguntarle al carrero de dónde salió la basura y multar al vecino que se la dio, por irresponsable", aclaró Leguizamón.

Sin servicio recolector
El vaciadero de la diagonal sigue acumulando desperdicios de todo tipo a pesar de las tareas de recolección. Trascendió en el barrio que ciertos vecinos estarían dispuestos a recoger la basura y depositarla frente a la casa de Hugo Cabral, el Defensor del Pueblo, que vive del otro lado del canal, en Barrio Congreso. "No tengo ninguna queja de vecinos del barrio Cooperget en la Defensoría. Si el vecino tiene un problema debe hacer un reclamo en la Municipalidad; si la Municipalidad no responde, actuamos nosotros. Me comuniqué con el director de Higiene y Urbanidad del municipio, Marcelo Alonso, y me informó que ese barrio está sin servicio de recolección porque es nuevo", informó Cabral.

El Ombudsman acalaró que Alonso le comunicó que ya está redactado el decreto para ampliar los servicios de la empresa 9 de julio hacia el sector damnificado, pero que todavía falta que el intendente, Domingo Amaya, le estampe la firma.

Sobre la posibilidad de que arrojaran la basura en la puerta de su casa, Cabral manifestó que una actitud así significaría un agravio gratuito para su familia y los demás vecinos. "Yo no soy el responsable directo y no recibí ninguna queja", insistió el funcionario.

El barrio Cooperget, también conocido como "Barrio 126 Viviendas", fue entregado el 20 de diciembre de 2011 por el Gobernador, José Alperovich. El primer aniversario de su inauguración oficial sólo fue celebrado por moscas y alimañas, que disfrutan como nadie la irrespirable fetidez del aire.

Temas

Tucumán
Comentarios