A la ciudad la recorren unos 3.000 carros y quieren censarlos

Un proyecto propone reemplazarlos por motocarros. Sus usuarios son los principales causantes de los basurales clandestinos.

17 Ene 2013
1

EXPRESIÓN DE UNA MARGINALIDAD EXTREMA. Muchas familias de carreros sobreviven gracias a la basura. LA GACETA / FOTO DE ANALíA JARAMILLO (ARCHIVO)

A diario, los cascos de los caballos golpean el pavimento de las calles del centro y las de los barrios. Los animales arrastran una carga que es el símbolo de la miseria: chicos y adultos que, en la mayoría de los casos, viven de aquello que el resto de la sociedad descarta, la basura. La tracción a sangre es una actividad con la que sobreviven miles de personas. Se calcula que solamente en San Miguel de Tucumán hay alrededor de 3.000 carros. Pero como no se conoce el dato a ciencia cierta, esta año podría llegar a realizarse un censo de carreros.

En medio de la polémica por el crecimiento de los vaciaderos clandestinos, las personas que subsisten con lo que ganan a bordo de estos vehículos precarios adquirieron protagonismo. Sin dudas, ellos cumplen un rol clave en el conflicto que padece la ciudad con el manejo los residuos: son los principales generadores de basurales a cielo abierto.

En mayo del año pasado, Leonardo Anselmi trajo a Tucumán la campaña "Basta de TAS (tracción a sangre)", de la cual es coordinador. Como objetivo a largo plazo, propone reemplazar los carros tirados por caballos por motocarros. "Basta de TAS" (sostenida por la Asociación Animalista Libera! y por la fundación Franz Weber) fue declarada de interés municipal.

Si bien los motocarros aún parecen estar muy lejos, existe un proyecto que busca incluir en un registro a todos los que realizan este tipo de actividades. La inciativa que propone la creación del Registro Municipal de la Actividad de la Tracción a Sangre (Rematas) fue presentada en octubre del año pasado. Los ediles creen que puede llegar a ser debatida en alguna de las primeras sesiones de 2013.

Animales y recorridos
El objetivo del censo no sólo es determinar y registrar cuántas personas subsisten con este tipo de actividades, y cuántos carros y caballos hay. Los datos que se recaben también permitirán determinar los recorridos que realizan y en qué sectores de la ciudad es necesario intervenir con finalidad ecológica, explicó el concejal oficialista Ignacio Golobisky, autor de la iniciativa que fue firmada por otros 10 ediles.

"La idea es saber dónde estamos parados. Actualmente se calcula que en la ciudad hay entre 2.500 y 3.000 carros tirados por caballos o por personas. Eso quiere decir que podría llegar a haber entre 15.000 y 20.000 personas implicadas en la actividad. Hay que sumar todos los que llegan desde otros municipios. Algunos son verduleros; otros, achureros; y están los que transportan escombros. Pero una gran cantidad trabaja con la basura", explicó el concejal.

Si bien el objetivo principal de la campaña "Basta de TAS" es rescatar a los animales que son sometidos a malos tratos, los concejales sostienen que el proyecto que se evalúa en Tucumán posee un perfil social muy fuerte. Además del lado animalista, busca formalizar la actividad mediante coberturas sociales y la creación de cooperativas; combatir el trabajo infantil y tratar de lograr un mejor manejo de los residuos urbanos.

"A la actividad hay que organizarla y formalizarla. Eso es clave para reducir el impacto de los vaciaderos clandestinos. También es necesario empezar a cambiar la mentalidad de los vecinos que les dan basura a los carreros. Pero hay que admitir que la mayoría los generan personas que se dedican a esta actividad", aseguró Golobisky.

Los concejales están esperando que el Municipio informe si existe o no un registro similar al propuesto. Si no es así, el proyecto podría llegar al recinto en las primeras sesiones que realizará este año el cuerpo deliberativo.

Comentarios