Volvió del boliche con una joven desconocida y le robaron su bebé

La muchacha pretendía huir con el niño

21 Nov 2012

Una joven madre salió a bailar, volvió a su casa con una desconocida y, cuando se despertó, ya no estaban ni la extraña mujer ni su bebé. La historia empezó el sábado a la madrugada, cuando una madre de 25 años fue a divertirse a un boliche de la zona de El Bajo. En ese lugar conoció a una joven de 17 años, de la que sólo sabía que la llamaban "La Ojorosa". Cuando terminó el baile y el local cerró sus puertas, la mujer invitó a la menor a continuar la noche en su casa, ubicada en Los Pocitos.

A la mañana siguiente, cuando se despertó, la joven se había ido. Entonces caminó hacia la cuna de su bebé, de seis meses de edad, y tampoco estaba. Alarmada, fue a preguntar a todos sus parientes si tenían al niño, pero no. Ninguno lo había visto.

En ese momento, la mujer recordó que la noche anterior "La Ojorosa" le había mencionado varias veces que le gustaban mucho los bebés. En ese instante se preocupó y salió a buscarla, convencida de que había robado a su hijo. Pero no conocía casi nada de la joven. Sólo recordaba que venía de un barrio de la capital conocido como "Ciudad de Dios".

Lo buscaron todo el día

Esa misma mañana, la mujer denunció el robo de su bebé en la comisaría de Los Pocitos. Los jefes de la Unidad Regional Norte, Juan Salcedo y Mario Rojas, pusieron a todo su personal al frente de la búsqueda: Infantería, Patrulla Motorizada y la Brigada de Investigaciones.

Los uniformados recorrieron "Ciudad de Dios" e indagaron a los vecinos, hasta que una persona les contó que había visto a "La Ojorosa" con un bebé en los brazos y que la joven había entrado a su casa a buscar ropa.

En el medio de los vecinos que se aglomeraban alrededor de los policías apareció una vecina, que aseguró que conocía a la sospechosa y que sabía donde estaba. A partir de los datos que aportó esta muchacha, los uniformados se trasladaron a los barrios conocidos como "La Bombilla" y "El Sifón". Luego siguieron por calle Uruguay al 1.100, hasta llegar al "Puente de los suspiros", donde viviría el novio de "La Ojorosa".

Eran las 23 cuando los policías ingresaron a un pasillo y caminaron hasta encontrarse con una joven que sostenía un bebé e intentaba escaparse por el fondo de una casa. "¡Ahí está mi hijo!", gritó la denunciante cuando la vio. Los uniformados la redujeron y la trasladaron a la comisaría de Los Pocitos, junto al niño y a su mamá.

Finalmente, "La Ojorosa" fue trasladada al Instituto María Goretti, donde quedó alojada a disposición del Juzgado de Menores.

Alertas de Unicef.org

Unicef.org expone un informe sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños. Alarman las estadísticas de este tipo de delitos.

La trata pone en evidencia que aún existen violaciones a los derechos humanos que constituyen nuevas formas de esclavitud.

Esta modalidad abarca casos de secuestros de niños, niñas y adolescentes para transformarlos en verdaderos esclavos.

Cerca de 4.000.000 de personas son víctimas de trata cada año. La mayor parte de ellas son mujeres y niñas, según Unicef.

Entre el 10 y el 30% de mujeres tratadas son menores de edad. Estimativamente la trata mueve 12 millones de dólares por año.

En América Latina, 2 millones de niñas y adolescentes son víctimas de explotación sexual comercial o laboral (mendicidad). 

Comentarios