Un policía que custodiaba un boliche murió apuñalado

En Simoca, una pelea entre jóvenes derivó en la muerte de un agente de 33 años. El sospechoso tenía una sevillana cuando fue detenido por otro policía. La víctima había sido trasladada al Centro de Salud, donde murió cuando era operado.

22 Jul 2012
1

A CABALLO. La Policía reforzó ayer los recorridos por la zona del local bailable, donde asesinaron a un agente de la fuerza de seguridad. LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

CONCEPCION.- La ciudad de Simoca exhibió ayer dos rostros opuestos. Por un lado la alegría que se agitó en la feria sabatina y por el otro la conmoción de vecinos a causa del asesinato del agente Osvaldo Germán Cerrisuela, de 33 años.

El uniformado recibió una herida profunda en el pecho cuando, al parecer, intervino durante una gresca que se generó en la vereda de la disco "Boro Budur", ubicada en Avenida Alem 450, frente al predio de la feria. Cerrisuela, que se desempeñaba en la Guardia de Infantería de la capital, fue trasladado de urgencia al hospital local y luego derivado en grave estado al Centro de Salud, donde falleció.

Fatal intervención

Al momento del incidente el policía estaba cumpliendo tareas de seguridad en el edificio bailable. Fue alrededor de las 3.30 que al menos tres jóvenes se estrecharon en una dura pelea en la misma vereda de la disco. El agente, ante el cariz que tomó la trifulca, se vio obligado a intervenir, según el jefe de Zona de la Unidad Regional Sur (URS), comisario principal Félix Romano. En esa circunstancia es que un joven identificado como Alfredo Elías Villalón, de 23 años y del paraje Campo Volante, le asestó un puntazo al agente a la altura del tórax.

Aunque la versión no está confirmada, lo concreto es que Villalón fue aprehendido por un uniformado que llegó al lugar a pocos minutos del episodio. El muchacho intentaba tomar un automóvil, mientras algunas personas levantaban a la víctima para trasladarla al hospital. Entre ellas estaba la novia de Cerrisuela, una mujer policía que también trabajaba en la seguridad de la disco. Cuando se enteró de lo sucedido salió desesperada a ver lo que había ocurrido. Acompañó su novio hasta el hospital. "Estaba consciente y hablaba con ella", contó Romano. A Villalón se le secuestró la sevillana con la que habría agredido al uniformado.

El comisario Romano manifestó, sin embargo, que no se descarta que la agresión perpetrada por Villalón haya estado estimulada por el hecho de que éste habría tenido prohibida la entrada a la disco. "Tenemos datos de que se tomó esa medida por el mal comportamiento que exhibía adentro", apuntó el oficial.

Para la policía no existen casi dudas de que se está ante el homicida de Cerrisuela. Con el fin de profundizar las investigaciones del hecho, la fiscal de Feria del Centro Judicial de Monteros, Mónica García de Targa, ordenó varias medidas en el lugar del homicidio. (C)

Comentarios