Familiares de un detenido no quisieron alojarlo en su casa

16 Jul 2012
Uno de los detenidos por el crimen de Cecilia Britos, Carlos Burela, tiene problemas coronarios, por lo que la Justicia le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria, para recibir la atención médica que requiere. Sin embargo, sus familiares resistieron la medida, ya que se ordenó que tenga una custodia policial permanente. "No quieren tener un policía todo el tiempo en su casa. En esas condiciones se negaron a recibirlo", explicó una fuente policial. Por ahora, Burela, que habría presenciado el crimen, pero según él bajo amenazas, sigue alojado en la comisaría de La Cocha. Roger William Doldan, por su parte, está en la comisaría de Aguilares bajo custodia permanente y esposado, luego de que intentara quitarse la vida en tres ocasiones.

Comentarios