Cartas de lectores

23 Feb 2012
el edificio de sarmiento al 600

Auspicioso y de buen criterio sería que el actual edificio de la Legislatura, ubicado a mitad de cuadra de avenida Sarmiento al 600, y dado que a inicios de marzo se inaugurará el nuevo edificio a la altura del 500, sea cedido o dado en comodato a instituciones civiles culturales y sin fines de lucro y de reconocida trayectoria, que hasta hoy no cuentan con un lugar para reunirse o para tener su biblioteca o patrimonio cultural. Me refiero a entidades -sólo para citar algunas-, como el Instituto Tucumano de Cultura Hispánica, la Junta de Estudios Históricos de Tucumán, el Instituto Belgraniano, la Sociedad Argentina de Escritores, el Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, Amigos de la Ciudad, Academia de Ciencias Jurídicas, Políticas y Morales, y tantas otras ONG que fueron, son y serán un motor impulsor de actividades culturales, históricas y sociológicas y que no reciben subsidio estatal alguno. Vale recordar que la Academia Nacional de la Historia tiene su sede en el antiguo Congreso Nacional, histórico edificio de Balcarce al 100, en Buenos Aires, que fuera cedido por la Nación. Además de conservar todas las instalaciones en perfecto estado allí se realizan importantes actos culturales. En definitiva, sería una especie de red cultural, con museo, biblioteca y archivo, preservando no sólo objetos de valor histórico, sino a entidades apasionadas por Tucumán y su acervo, cuyas actas de fundación -en algunos casos- sobrepasan los 45 años. Es hora de que el Estado ayude con el simple gesto de darles un lugar y de esa manera refundar un foro cultural, otorgándoles vivificante impulso.

Justino Terán
[email protected]



caso marita verón

Aplaudo el coraje y la fortaleza de Susana Trimarco de seguir adelante con la búsqueda de su hija Marita Verón. Búsqueda que traspasó las fronteras nacionales e impulsó la creación de la Ley de Trata de Personas en 2008 y comprometió al Estado a combatir ese delito. Fue recibida por grandes personalidades a nivel nacional e internacional y a donde fue llevó su mensaje de una madre que exige la aparición de su hija, una madre que sufre pero que pese a todo no baja los brazos. ¿Cómo es que un hecho tan doloroso para una persona puede transformarse en una acto de amor al prójimo? Acto que se manifiesta a través de su incansable trabajo combatiendo la trata de personas y brindándoles información y protección a las víctimas. Siempre decimos que una persona no puede cambiar el mundo, pero también sabemos que uno puede aportar para mejorar este mundo. Creo que es un gran ejemplo. En días en que se lleva adelante el juicio me atrevo decirle a Susana Trimarco que debe sentirse acompañada por todas las mujeres, porque representa a miles que viven hechos de violencia y maltrato y que no pueden, no saben o no tienen el valor de denunciarlos.

Rita Correa
[email protected]



realeza y democracia

Leí la nota publicada en "La otra cara de la moneda", la cual censura a miembros de la realeza de España por dineros que recibieron del Estado. Aún desconociendo si en ese país esto es lícito o no, considero legítimo el tono irónico de la nota por lo absurdo del privilegio. Sin embargo, creo que los prejuicios del autor respecto de la realeza le hacen perder objetividad. Pareciera que el señor Jorge Álvarez desconoce lo que ocurre en Argentina. Si fuera coherente en su crítica, hace mucho que debería haberse espantado ante tantos hechos de corrupción que se cometen con total impunidad en nuestro país por parte de los llamados gobiernos democráticos. Aquellos que aún tienen buena memoria podrán recordar emblemáticos casos de corrupción cometidos por gobiernos como Collor de Melo en Brasil, Salinas de Gortari en México, Alan García en Perú o Menem en Argentina, sin contar la corrupción en nuestro país en los últimos ocho años, porque hay casos que recién se empiezan a destapar. En cuanto a las monarquías, sugiero al señor Álvarez que puede mejorar su opinión con sólo observar lo que ocurre en Holanda, Noruega, Dinamarca o Suecia, países que ostentan altos índices de alfabetismo con un envidiable nivel de vida y muy bajo índice de corrupción.

Humberto Hugo D´Andrea
24 de Septiembre 675, 4º D
San Miguel de Tucumán




dime de qué alardeas...

Dime de que alardeas y te diré de qué careces, reza el refrán. Y es que recuerdo a un amigo que tuvo serias carencias cuando niño y ahora alardea de bienes materiales adquiridos; sí, alardea hasta de cosas que a cualquiera le parecería normal tener. Pero bueno, el tema es que este hecho me hizo acordar a un personaje que tiene negocios inmobiliarios, con obras públicas (construcción de hoteles, pavimentación de calles, rutas), ventas de autos, motos y hasta de cascos para motociclistas; maneja organismos recaudatorios, etcétera. Este personaje se da el lujo de usar una frase muletilla cada vez que sale en los medios, a varios de los cuales también controla: "estamos trabajando fuerte". De tanto que la escuché, soy sincero, casi le creí, pero en fin, "dime de qué alardeas y te diré de qué careces". En este caso, voy a pecar también de una frase con la cual voy a alardear y siempre que escriba a este medio la voy a usar para concluir mis redacciones: "La madurez de un pueblo es esta: darse cuenta de la demagogia y combatirla", porque sencillamente, ante tanto alarde de democracia, ¡ay, Dios mío!, tanta carencia de pueblo.

Daniel Edgardo Díaz
[email protected]



nombre de una escuela i

A fines de diciembre de 2011 apareció la noticia en este diario de que se cambió, mediante ley, el nombre de la Escuela Nº 374 Teniente General Pedro Eugenio Aramburu por el de General Juan José Valle, hecho que se materializará en estos días. Si uno analiza minuciosamente esta determinación de las autoridades nos damos cuenta que los nombres asignados a esta escuela responden a intereses políticos ajenos a la vida sociocultural de la historia de la población. Es sólo la ostentación del poder político de los gobiernos de turno que se identifican con estos dos generales que representan posiciones antagónicas en la Revolución de 1955, ahondando la división de la sociedad mediante la lucha armada. Creo que hubiese sido más razonable buscar el nombre de un personaje que tenga que ver con la historia de la población de El Potrerillo, en el Valle de Tafí, y que haya contribuido al crecimiento de la institución educativa, lo que hubiera ido acorde con el sentimiento generalizado de nuestro pueblo de deponer odios y antagonismos estériles en pos de una convivencia pacífica duradera que contribuya al crecimiento social.

Antonio Ernesto Farías
Pasaje Belisario López 1.455
San Miguel de Tucumán




nombre de una escuela II

He leído la carta titulada "Una escuela sin nombre", de la lectora Beatriz Eugenia Dovichi. La felicito por su inquietud, pero esa escuela no es la única que está identificada con un número en la provincia. Conozco dos más que se identifican con números y están ubicadas en el departamento de Leales. Una es la 103, de Cañada de Viclos, y la otra la 80, de El Mojón. Así como la lectora Divichi arrimó una sugerencia a las autoridades para que el establecimiento escolar de Gastona Sud sea bautizado con un nombre, yo también sugiero para la escuela Nº 80 que lleve el nombre del extinto vecino Emilio Anís, ya que cuando empezó a funcionar lo hizo en su casa, allá por 1940. Lo que no sé con precisión es si se la alquilaba o se la prestaba al Estado. Allí funcionó muchos años hasta que se construyó el nuevo local, inaugurado en 2001, en un predio donado por la extinta vecina Segunda Lizárraga.

Andrés Valdez
Pasaje El Parque 1.164
San Miguel de Tucumán




barrio san josé Obrero

Al parecer, muchos funcionarios no lo conocen, a pesar de que tenemos representantes políticos. Primero son pura promesa; cuando están en el poder, les llega el olvido. Hemos golpeado muchas puertas de distintos partidos políticos para ver si conseguíamos el asfalto o al menos el cordón cuneta en la calle Pedro G. Sal, entre Beruti y el Mercofrut, y asfalto en el pasaje 20 de Junio, desde la vía del ferrocarril a la autopista. Pedro G. Sal se comunica con la iglesia, la escuela y el Mercofrut. Pagamos los impuestos y somos olvidados. Lo mejor que tenemos son las pintadas de los políticos; algunos de ellos, en el poder. Esperamos alguna visita de funcionarios para que verifiquen el agua estancada donde los chicos, inconscientemente, se bañan y juegan, porque tampoco hay juegos para niños.

Benito Orlando Díaz
Pasaje 20 de Junio 492
San Miguel de Tucumán




nuestro club barrial

Nuestra celeste y blanca y su maravilloso sol en el medio flameaba en lo alto del mástil del club barrial Pro Adelanto San Miguel. Todo el barrio reunido cantaba el himno a la bandera mientras un grupo de hombres, con respeto y amor profundo a nuestra enseña patria, la arriaba hasta tomarla en sus manos. Así dio comienzo la reinaguración del club (fundado en 1951). También fue entronizada la imagen del Arcángel San Miguel (patrono del club) acompañado con un plegaria de los concurrentes (600 personas de todas las edades). El club contuvo cinco horas a familias, vecinos y ciudadanos de otros barrios que se habían congregado en sus instalaciones de Charcas 1.295, de San Miguel de Tucumán, cuyo centro fue escenario de bailes, danzas, comparsas, con premios y sorteos. Y así se hizo realidad, así se concretó la consigna de que el cambio es posible con el compromiso y protagonismo ciudadano. La fiesta barrial, la fiesta ciudadana, la fiesta de la familia, la fiesta de los niños, organizada por el propio pueblo con pocos recursos, fue todo un éxito. Ojalá los ciudadanos de otros barrios y localidades del país puedan también hacer realidad lo que llevó adelante este club, miembro de la Red Cívica y Ciudadana, que trabaja en la construcción de un nuevo orden social para la Patria. Y esto no queda acá: es el comienzo del programa que llevará adelante el centro vecinal, por los niños, los jóvenes, mujeres y hombres que trabajarán por más educación, cultura, salud, trabajo digno y productivo; por una genuina inclusión social e igualdad de oportunidades para todos.

Miguel A. González Fidani
Santiago 1.789
San Miguel de Tucumán


Comentarios