Asaltan un taxi y lo llevan hasta un dealer

Dos jóvenes delincuentes abordaron a un chofer en Villa Mariano Moreno y lo amenazaron de muerte con un cuchillo de carnicero. Dos hermanos, de 14 y 19 años, obligaron al conductor a "pasearlos" durante casi dos horas para ir a comprar cocaína

27 Dic 2011
Cada mañana, a las cinco, un taxi suele buscar a Omar Carrazano en su casa de Villa Carmela. Él y el chofer viajan hasta Villa Mariano Moreno, donde el conductor se baja y Carrazano asume el rol de chofer para iniciar su jornada de trabajo. Así comenzó su día, el viernes pasado, este hombre de 32 años. Dejó a su compañero en su casa y emprendió la vuelta a la ciudad. El semáforo de la esquina de las calles 12 y 25 lo detuvo, entonces aprovechó para ajustar la posición del asiento y sintió un filo helado en la parte izquierda del cuello. No terminó de darse vuelta cuando escuchó "quedate quieto y hacé caso", mientras otro chico de 14 años se subió en el asiento de atrás. Los asaltantes eran hermanos, el más grande tendría unos 19 años -según Carrazano- y era el que controlaba la situación: se sentó adelante y amenazó todo el tiempo al conductor con un cuchillo de carnicero.

Nerviosos

El Volkswagen Gol, modelo 2008, emprendió una travesía que duró casi dos horas. El primer destino fue un descampado, 100 metros antes del Barrio Civanto. Fue allí donde los delincuentes empezaron a ponerse "nerviosos", porque no podían arrancar el reloj taximetrero. En ese momento, Carrazano recibió la primera amenaza de muerte. "Mi hermano tiene un revólver y te va a matar si no lo sacás", le advirtió el mayor, mientras tiraban de la cadena que conecta al aparato con la dirección del auto. Allí también le quitaron el teléfono celular y $ 130. Luego le pidieron al conductor que los llevara al Barrio Papelito, ubicado detrás del Cementerio del Norte. En esa zona compraron cocaína, con el dinero que acababan de conseguir, y la consumieron delante del taxista. Por los alrededores permanecieron hasta las 7, drogándose, golpeando al chofer e incluso agrediéndose entre ellos "cada vez que uno decía o hacía algo equivocado".

El siguiente destino fue la cuadra del complejo Muñoz, en avenida Juan B. Justo al 2.500. Ya cansados de forcejear con el reloj, sin conseguir sacarlo, y con la luz del día a pleno, los hermanos desistieron. Tras robarle las zapatillas y advertirle al chofer que esperara cinco minutos para bajarse del vehículo y buscar la llave, que dejarían a cuatro casas de la esquina del pasaje Madrid, huyeron del lugar.

Una mujer de la zona vio la escena y alertó a la Policía, que en pocos minutos atrapó a los delincuentes. "Los tiraron al piso esposados y me llevaron a reconocer mis pertenencias", recuerda Carrazano, que todavía no pudo recuperar "ni las zapatillas".

Según le informaron, los hermanos son dos conocidos delincuentes de Villa Mariano Moreno, que cuentan con varias causas en su haber. El mayor de ellos asaltó en una oportunidad a un coche de la Línea 101. Por eso quedó detenido, mientras que el menor fue entregado a sus padres.

Comentarios