MEDIO ORIENTE | CRECE LA TENSIÓN

Israel se prepara para una intervención militar contra Irán

A la prueba de un misil balístico, le siguió un simulacro de evacuaciones por un ataque. La prensa israelí expone que aún el Gobierno no tomó la decisión. Una encuesta muestra muy divida a la población
Compartir
PREPARATIVOS. En Holom, cerca de Tel Aviv, socorristas instruyen a pobladores en el simulacro de ataque. REUTERS

TEL AVIV-LONDRES-VIENA.- Casi nadie sabe lo que se esconde realmente tras el discurso sobre un probable ataque militar contra las instalaciones nucleares iraníes por parte de Israel: ¿Una amenaza o un plan muy en serio? El debate muestra, sin embargo, lo frágil e inflamable que sigue la siendo la situación en Cercano Oriente. Mientras sus más cercanos aliados, Estados Unidos y Alemania, se esfuerzan por sortear una frustración cada vez mayor en la reanudación de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, en el país ya debate sobre un nuevo frente de guerra.

"Netanyahu intenta convencer a su gabinete para que apoye un ataque a Irán", titulaba el diario "Haaretz". El "Jerusalem Post" mostraba a su vez la forma en que ese ataque tendría lugar contra el país a más de 1.500 kilómetros de distancia. Y ayer "Haaretz" veía ya a Israel en "la vigilia previa al combate".

Es que en Israel vuelve a inflamarse el debate público sobre un ataque militar contra instalaciones nucleares en Irán, mientras informaciones de prensa señalaron que Reino Unido podría estar preparándose también para una intervención. Mein Dagan, ex jefe de los servicios secretos, Mossad, fue uno de los más críticos con el proyecto, que tildó de "idiota". El ministro de Finanzas, Juval Steinitz, lo acusó de manejo irresponsable de los secretos de Estado; otros miembros del gobierno consideraron que el debate está dañando mucho al país. La población está dividida: según una encuesta del diario "Haaretz", el 41 % estaría a favor, frente al 39 % en contra. Un 20 % se mostraron indecisos.

Este conflicto escaló en los últimos días. Israel probó el miércoles un nuevo misil capaz de portar cabezas nucleares. Tras el lanzamiento, medios de prensa señalaron que se trataba de un misil con gran alcance que podría llegar a Irán. Las Fuerzas Armadas israelíes informaron de un entrenamiento exitoso de operaciones militares contra un país lejano. Ayer se desarrolló un simulacro de evacuaciones, con el uso de sirenas, incluidas, para preparar a la población frente a un eventual ataque con misiles.

Unidades de protección nacional, la policía, los bomberos y los servicios sanitarios de urgencia ensayaron la evacuación de edificios y la atención de la población civil. En el operativo participaron especialistas en ataques biológicos y químicos. Una portavoz militar subrayó que el simulacro en un ensayo rutinario.

El diario británico "The Guardian" advirtió que Gran Bretaña se estaría también preparando para una ofensiva militar contra Irán en apoyo de un posible ataque estadounidense. Según el rotativo, estrategas militares investigan dónde podrían estacionar barcos y submarinos de la Royal Navy desde donde disparar proyectiles Tomahawk contra objetivos iraníes. Si EEUU decide atacar pediría ayuda a Reino Unido y éste diría que sí, sostuvo el diario citando fuentes de la Secretaría de Defensa.

El miércoles, la prensa señaló que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, buscaba apoyos para un ataque. En medios israelíes se plantea que el gobierno no ha tomado aún una decisión definitiva sobre el potencial ataque. Pero para ello, se considera decisivo un nuevo informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica sobre el programa iraní que se presentará el miércoles en Viena, pero este trámite podría también retrasarse unos días.

Israel y gran parte de occidente sospechan de que Irán desarrolla una bomba atómica bajo la excusa de un programa de investigación civil. Teherán siempre lo negó. (DPA-especial)

El grupo Hamas le pidió al presidente palestino, Mahmud Abbas, que deje de lado las negociaciones con Israel a raíz de las sanciones impuestas por Tel Aviv en respuesta a la aceptación de Palestina como miembro de pleno derecho de la Unesco. Israel decidió congelar la contribución anual de su país a la Unesco, en represalia por la admisión de Palestina.
Más como esto