Investigan si un taxista acosa a sus pasajeras

Una joven denunció un hecho desagradable a través de los medios, la Policía actuó de oficio y el presunto acosador ya está identificado. "Vos no sabés lo que yo te haría se te tendría en un colchón", le habría dicho el conductor a la mujer. Varios casos similares

07 Oct 2011
1

EN LA BRIGADA. La Policía secuestró el vehículo en el que se moviliza el chofer acusado de acosar a varias mujeres. LA GACETA / FOTO DE EZEQUIEL LAZARTE

Estaba asustada e indignada. Le costaba creer lo que le había sucedido. Impotente, en lugar de realizar la denuncia en la Policía, difundió su mala experiencia por las redes sociales. Y, para su sorpresa, encontró que no era la única mujer que se topó con un taxista que, además de decirle obscenidades, habría tenido intenciones de raptarla.

La repercusión de su relato llegó a los medios. El 7 de septiembre, hace exactamente un mes, LA GACETA publicó un aporte al lector (ver "Una iniciativa para evitar secuestros") donde Verónica Brunet de L'Argentiere contó su historia. Luego de la publicación, la Policía buscó a la joven, que realizó la denuncia. El miércoles, el taxista fue aprehendido. Y, aunque la investigación continúa, anoche recuperó su libertad.

Cuando vio la nota publicada en este diario, el jefe de Policía, Jorge Racedo, recortó la página e inició un expediente que fue derivado a la sección Seguridad Personal, a cargo de los comisarios Víctor Barraza y Humberto Ruezgas. La oficial Silvia Gómez llevó adelante la investigación, y logró ubicar a Brunet de L'Argentiere, que el 30 de septiembre realizó la denuncia formalmente.

En su relato, la joven contó que había subido a un taxi en Crisóstomo Alvarez y Bernabé Aráoz, al salir de su trabajo, el 11 de agosto a las 21. "Vos no sabés lo que yo te haría si te tendría en un colchón", le decía el taxista a la pasajera, mientras enviaba mensajes de texto. Cuando la joven le pidió que se detuviera, el hombre le respondió: "Esperá, todavía no sé lo que voy a hacer con vos", contó L'Argentiere en su relato. Cuando el auto se detuvo por un semáforo en rojo, la joven aprovechó y escapó del auto.

La mujer, además de contar su experiencia, acercó los numerosos correos electrónicos y mensajes que le habían llegado, de mujeres que vivieron una situación similar. Casi todas coincidían en lo mismo: el taxista era un hombre de bigotes, con la cabeza rapada y cicatrices en la nuca. Pero uno de esos mensajes contenía un dato más preciso: el número de licencia del taxi y la patente del vehículo.

Con esa información, los policías que trabajan en el centro de monitoreo ubicado en 24 de Septiembre y 9 de Julio, comenzaron a buscar el auto a través de las cámaras. El martes, una agente lo divisó en una de las pantallas. Pero el taxi siguió su recorrido más allá del alcance de las cámaras, y lo perdieron de vista. El miércoles, la situación fue distinta. El taxi fue alcanzado en avenida Avellaneda primera cuadra, luego de haber sido captado por una de las cámaras, según contó Racedo. Las características físicas descriptas por las mujeres coincidían con las del conductor del vehículo.

El taxista, que tiene 43 años, fue trasladado ayer a la mañana a la Fiscalía IV de Instrucción. Fuentes judiciales comentaron que el hombre rechazó las acusaciones, y aunque el fiscal Guillermo Herrera solicitó su detención, fue rechazada por el juez, que ordenó el inmediato cese de su aprehensión. Anoche, se esperaba que el taxista recuperara su libertad.

De acuerdo a lo comentado por fuentes policiales, el chofer del taxi no tiene antecedentes penales. La causa está caratulada como "Su denuncia", ya que aún no está claro cuál sería el delito del que está sospechado. Pero la causa continuará.

La Policía está tratando de encontrar a las mujeres que enviaron los mensajes a L'Argentiere, y que vivieron una situación similar. En los próximos días se realizaría una rueda de reconocimiento entre las presuntas víctimas y el taxista.

Comentarios