Cartas de lectores

27 Sep 2011
LOS PADRES ANCIANOS

Hace poco, un amigo que tiene un hijo adolescente, me preguntó: "¿Por qué actualmente los hijos no quieren hacerse cargo de los padres ancianos?" Ciertamente no supe qué responderle porque soy consciente de que son pocos los hijos que brindan contención a sus padres y los hacen sentir amados y necesarios, aun cuando no pueden vivir bajo el mismo techo. Es más, a medida que pasa el tiempo, aumenta la cantidad de ancianos que van a parar a un geriátrico, aunque su salud física y mental no lo justifique. La razón tal vez se encuentre en que los padres jóvenes no están educando a sus hijos para responder adecuadamente al fantasma que a una determinada edad asuela nuestro pensamiento y nos obliga a preguntarnos: "¿Por qué a mí, algún día, cuando me falten las fuerzas y tenga una jubilación miserable, me separarán de los que tanto amo y por los que dediqué mi vida, para llevarme a vivir mis últimos días entre gente extraña y así experimentar situaciones desagradables que no las viviría si estuviera con mi familia?" ¡Qué pena tan grande la que ocasiona la soledad a los abuelos! ¡Si supieran cuánto pueden aprender de nosotros aún nuestros hijos y nietos! ¿Cuándo comprenderán la enorme importancia que para nosotros tienen la consideración y el afecto? En Tucumán, jardín es un nombre elegido para los cementerios. Y "Jardín sereno" o "Posada de felicidad", como se da en llamar en algunas partes a los internados geriátricos, son sinónimos del otoño de una vida que quizás pronto acabará. Por eso, como ex maestra de jardín de infantes durante más de 30 años, el lugar en donde voy a vivir mis últimos años prefiero que sea mi "casita", y que quienes me acompañen sean mis familiares, en vez de unos servidores, ya que esto es más íntimo y amoroso para un abuelo o una abuela como yo.

Isabel Rajas
24 de Septiembre 171, 4º C
San Miguel de Tucumán


la dejó partir

Pensar que en mis años de juventud, tuve una novia de apellido Tomatis y la dejé partir? Si yo hubiera sabido que actualmente iban a cotizarse tan alto los tomates en la verdulería, le hubiera rogado de rodillas para que nuestra relación continuara. Ahora, cuando veo el precio del tomate, no tengo consuelo, porque me quedé sin la Tomatis y sin poder adquirir un mísero tomatuelo.

Daniel Chávez
[email protected]




NOCHE MÁGICA

La Fundación Pro Yungas, a cargo del parque Percy Hill en Yerba Buena, organizó un concierto el día de la Primavera en un sector del parque, al que los asistentes llegábamos guiados por un "caminito" de fanales de papel, hechos y ubicados por un joven belga, pasante en la Fundación. Compartimos un momento inolvidable, con música ejecutada por un trío instrumental y un dúo en guitarra y canto, cuyo ritmo era acompañado por tres acróbatas, que colgaron su tela de la rama de un magnifico árbol, todo bajo el impresionante cielo estrellado. Felicito a los organizadores porque nos permitieron disfrutar del parque -nuestro mejor vecino- impecablemente limpio, como siempre debió estar. Y agradezco a los artistas, por el regalo de su talento, en una noche mágica.

Lyda Vidal Brèard
Lola Mora 418
Yerba Buena-Tucumán




LA SALA CUNA

Tras nueve meses en el exterior, me encontré con la triste noticia de que las hermanas de la Sala Cuna se retiraban de la institución, la cual quedará bajo administración estatal. No será lo mismo, como tampoco lo son aquellos hospitales que ya no cuentan con la presencia de religiosas. Y es que la caridad no es sinónimo de filantropía o asistencialismo, aunque se concrete en idéntica labor social. En cierta ocasión, alguien dijo a Teresa de Calcuta que ni por un millón de dólares tocaría un leproso. Ella respondió: "Tampoco yo; ni siquiera lo haría por dos millones de dólares. Sin embargo, lo hago de buena gana, gratuitamente, por amor de Dios". Eso es la caridad y fue lo que motivó a don Alfredo y Guillermina Guzmán a donar equipada la Sala Cuna hace 100 años. Pido a los familiares descendientes del matrimonio benefactor que, si de ellos depende, mantengan vivo el espíritu de tan magnífica obra. Hay otras congregaciones que sí tienen vocaciones y gustosamente asumirían su atención.

María Inés Torino
Lavalle 242
San Miguel de Tucumán




EL CEMENTO Y EL VERDE

Respecto de la próxima instalación en avenida Aconquija 530 de una nueva concesionaria automotriz, quería alertar acerca del avance asolador de estas enormes construcciones comerciales que no parecen contemplar el valor económico que tiene el procurar el justo equilibrio entre el cemento y el verde: para la salud, para la belleza, para la armonía, para la vida, en definitiva. Los hermosos pinos de la esquina de Aconquija y Juan B. Terán ya son un recuerdo para unos cuantos. No sigan arrasando con los pocos espacios aireados que quedan, por favor. Llamo a la conciencia de los directivos de la empresa. Nunca es tarde para repensar políticas empresariales.

Evelina Brigitte Nader
Los Ceibos 1342
Yerba Buena-Tucumán



LA FERIA DE SIMOCA


Es la tercera o cuarta vez que muchos se ven privadas de ejercer sus derechos o que es lo mismo, despojados cobardemente por esta acción dolosa de la quema de ranchos en la Feria de Simoca. Estos "pequeños" tarambanas que merecen ser identificados, no son otra cosa que héroes falsos, mezquinos despreciables de una sociedad que como otras, se debate en una crisis de principios y valores. Es necesario concretar acciones ejemplificadoras y poner en prácticas políticas integrales de prevención y seguridad. Allí en forma conjunta, las familias, las instituciones y el poder político deberán fijar actividades sustentables para preservar entre otros aspectos, las buenas relaciones de vecindad que se están perdiendo. Ojalá pudieran comprender el valor de nuestro patrimonio. Ojalá les quede claro que es difícil disimular la pesadumbre que agobia el corazón de la gente y que puedan coincidir cuando Yupanqui dijo alguna vez: la tierra "está dentro de uno". Allí donde están las emociones. Allí donde el compromiso no debe tener límites, porque a ella volveremos. Por eso don Ata nos dejó estos versos: "Una voz bella quién la tuviera/ para cantarte toda la vida/ pero mi estrella me dio este acento/y así te siento/tierra querida?"

Augusto Fernández
Avenida Ricardo Balbín 8
Simoca-Tucumán



LA TARIFA DE LOS TAXIS

Coincido con la carta de Juana M. Frías (25/9) en lo referente al aumento, ya que el incremento estaría justificado por la gran inflación que existe (el GNC aumentó desde diciembre en dos oportunidades; en Tucumán es más caro que en otras provincias). Pero no coincido en lo referente al estado de los taxis, ya que me tocó subir en autos 0 km con aire acondicionado que seguramente con mucho sacrificio de sus dueños fueron adquiridos para cambiar sus unidades con vida útil vencida (10 años). También subí a autos que estaban en las condiciones que la lectora señala y no tuve ningún problema en bajarme y subir a otra unidad en condiciones. Los usuarios tenemos el derecho a elegir, no paremos a taxis sin las condiciones reglamentarias, como no abordar taxis de otra jurisdicción. ¿Y quién es el culpable de que sigan circulando autos que prestan un servicio público en condiciones deplorables? El Concejo Deliberante que desde hace cinco años viene dando prórrogas a los autos con más de 10 a 15 años de antigüedad. El último plazo vence el 30/11. ¿Qué harán al respecto? ¿Seguirán con la fiesta de la prórroga o harán cumplir la ley como corresponde?

Susana de Serra
[email protected]



SEMÁFOROS

Sería bueno para la seguridad de los ciudadanos que la Municipalidad retrasara el paso de la luz verde de los semáforos de Buenos Aires y Crisóstomo Álvarez; y de de Ayacucho, en intersección con General Paz, La Madrid y Lavalle, para que los peatones no corran el riesgo de ser atropellados por las "jaurías" de incontinentes conductores.

Eliana del Valle Mirra
[email protected]



LA COMPRA DE DÓLARES

No creo que haga falta ser un "Chicago Boy" ni un egresado de un MBA en Harvard para que nos demos cuenta de que el recurso adoptado por el Ejecutivo Nacional de salir a vender a dólares para mantener su cotización no es para nada una medida inteligente y desde luego que no podrá continuarse indefinidamente. Es obvio que quienes compran dólares en gran escala, jamás volverán a venderlos, y por lo tanto es este un proceso absolutamente irreversible como la entropía del universo. Por otra parte, me resulta imposible pensar que sea esta una medida completamente inocente, recordando algunas compras importantes de dólares efectuadas por gente del Ejecutivo Nacional. Es dable pensar que con toda seguridad habrá por ahí algunas otras compras importantes de dólares que no conocemos porque no figuran en ninguna declaración de bienes. Sin embargo, hoy vemos con cierto estupor que la AFIP sale a perseguir y trata de amedrentar a pequeños compradores, muchos de los cuales sólo intentan proteger sus ahorros de una inflación siempre creciente aunque sistemáticamente es negada por el oficialismo. Esta medida de la AFIP es una cortina de humo y me recuerda aquella otra, medida fallida, pero que fue muy publicitada que tenía por objetivo bajar la inseguridad. Fue cuando a un iluminado se le ocurrió proponer que todos los ciudadanos entregaran sus armas. Con eso sólo se logró que las personas decentes quedaran desarmadas y que los delincuentes sean los únicos en poseerlas. Me inclino a creer que muchos de estos dólares que se venden alegremente y que con seguridad alguien compra en gran escala, servirán para respaldar los onerosos préstamos a jubilados que se ofrecen en alguna de las tantas oficinas instaladas con este fin y cuyo número vemos aumentar todos los días en el micro centro.

Humberto Hugo D?Andrea
[email protected]


Comentarios