Lionel Messi, en el ojo de la tormenta

Ídolo indiscutido del planeta fútbol, el astro de Barcelona vive su peor momento luciendo la camiseta Argentina.

09 Jul 2011
1

BUENOS AIRES.- Lionel Messi quedó atrapado en el centro de la crisis que azota a la Selección en el torneo y está pasando un muy mal momento, según explicaron sus familiares. Se desespera para hacer las cosas bien, pero choca en la mediocridad general del equipo. Sus seguidores, lo bancan, sus detractores lo matan hasta por cómo canta el Himno.

Los silbidos y los insultos de la hinchada a su propio plantel por el bajo rendimiento que mostró en el empate el miércoles con Colombia, sumados a las críticas que le dedicó la prensa, tuvieron un fuerte impacto en la vida del mejor futbolista del mundo.

"Es la primera vez que lo silban. Lionel está muy mal porque cuando llegó al país, hace unos días, esto no se esperaba. La gente lo arengaba. Esto es muy duro para él", reconoció Jorge Messi, padre del futbolista.

El nombre de Messi quedó enredado en polémicas sin sentidos desde que pisó suelo del país donde nació. Además, terminó el partido contra Colombia fastidiado, abatido y con la mirada hundida en el césped. Incluso protagonizó un encendido cruce con su compañero Nicolás Burdisso que continuó luego en el vestuario, según publicaron varios medios. "Pendejo, ponete las pilas. La última pelota se corre, no te podés dejar anticipar", le habría recriminado el defensor.

En los dos partidos del certamen Messi pateó sólo cuatro veces al arco; perdió cinco pelotas ante Bolivia y otras 12 frente a Colombia, en un fuerte decaimiento de su rendimiento. Lo único importante que realizó en el torneo fue la asistencia que le dio a Ezequiel Lavezzi, pero que el delantero de Nápoli desaprovechó contra los cafeteros.

Defensa

Javier Mascherano, capitán de la Selección, y Javier Zanetti, uno de los máximos referente del plantel, lo defendieron y advirtieron que el problema es colectivo y no culpa de Messi. "Todos estamos fastidiados, también hay un poco de frustración por el hecho de querer y que las cosas no salgan", señaló el volante que es compañero de la "Pulga" en el Barcelona.

Messi había logrado conquistar luego de mucho esfuerzo a sus compatriotas y comenzó la preparación para el certamen confiado y alegre, aunque consciente de la enorme presión puesta sobre él y sus compañeros. Con 24 años, Messi ganó todos los títulos y los reconocimientos posibles con Barcelona; recibió el Balón de Oro dos años consecutivos y es considerado el mejor jugador del mundo por la FIFA.

Sin embargo, su asignatura pendiente es triunfar con la camiseta de la Selección, la que la "Pulga" eligió con el corazón pese a vivir desde los 13 años en España.

Sueño frustrado

Tras padecer la fase de eliminatorias, su objetivo de ganar un campeonato del mundo se frustró en Sudáfrica 2010, donde siquiera pudo anotar un gol.

Messi sin embargo se recuperó del golpe y volvió a brillar en el Barcelona. Regresó a jugar con la selección albiceleste dirigida por Sergio Batista, con quien ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, y le renovó toda su confianza.

Pero otra vez se topó con la realidad menos esperada: Argentina, que había iniciado el torneo sudamericano como favorita, tiene su clasificación a los cuartos de final muy comprometida.

Necesita ganar el lunes al combinado Sub 22 de Costa Rica para no quedar eliminada en la fase de grupos.

Otra visión

El psicólogo deportivo Marcelo Roffé también aportó al debate. "El problema es el triunfalismo de los argentinos en la previa", advirtió el profesional. y agregó: "siempre creemos que ya ganamos antes de jugar, sumado a los 18 años de sequía en el fútbol, y esto es una mochila que cargan los jugadores", afirmó.

El especialista subrayó que la clave pasa por la cohesión grupal y el hallazgo de un líder en el campo de juego. (DPA)

Comentarios