Cartas de lectores

26 May 2011
SIN BANDERAS
La celebración del 25 de Mayo de 1810 en esta provincia, se realizó con una ausencia casi total de las banderas nacional y de Tucumán en los edificios de la capital. Qué lastima, ya que ello es demostrativo de la pérdida de nuestro sentimiento de argentinidad, que sí, en cambio, "reaparece", cada vez que hay un encuentro deportivo de trascendencia nacional. Y fue el de Tucumán, según los historiadores, uno de los primeros cabildos del interior en adherirse a los postulados del primer Gobierno Patrio. Los mensajes oficiales en los distintos medios de comunicación, especialmente los televisivos, están dedicados principalmente a la publicidad de las obras de cordón cuneta, pavimentación, etcétera, que si bien tienen importancia desde el punto de vista electoral, no revisten la singular trascendencia de lo que hicieron aquellos hombres que formaron la Nación. Confío en que estas líneas sirvan para reflexionar y que las próximas celebraciones que se avecinan -los 200 años de la Batalla de la Ciudadela y el Bicentenario de la Independencia de 1816- refuercen la voluntad del pueblo tucumano que evidenció, en esos momentos, una vocación de grandeza por la formación de una nación libre y soberana.

Domingo Padilla
[email protected]



DETALLES DEL PATRIMONIO
Por fin una buena para los jubilados. No tendremos que demostrar el crecimiento anual de nuestro patrimonio, ahorrándonos contratar a un contador para realizar nuestra liquidación a las ganancias. Creo que el ejemplo sobre el particular debe empezar por "casa", la obtención de mejoras económicas durante una función, obteniendo beneficios personales con el manejo indebido de bienes públicos y/o privados, deben ser los primeros en ser controlados y penalizados. Si bien el concepto de corrupción se aplica generalmente al ámbito público, es también una realidad en el mundo privado, empresas, instituciones, profesionales, que actúan de manera tal que violan las leyes, en complicidad algunas veces con funcionarios. El ciudadano que sabe que el trabajo responsable, eficiente y honesto, es la forma correcta para alcanzar el éxito, se desalienta cuando ve que quienes participan de los actos de corrupción obtienen ese éxito económico fácil y rápido, en forma descarada, amparado por el silencio cómplice de algunos funcionarios. El pueblo acepta las normas legales, pero ve impotente que estas son con frecuencia violadas por los poderosos, quedando sus infracciones en la impunidad. La voracidad de algunos políticos, gremialistas, empresarios, trae al ciudadano frustración y escepticismo. En un pueblo donde sus dirigentes políticos y algunos empresarios mercenarios aumentan sus patrimonios, lastima observar a niños desnutridos que mueren por esa causa, a ancianos abandonados a su suerte, sin pan ni medicamentos para curar sus enfermedades, adolescentes entregados a la droga, a la delincuencia y a la prostitución, por no vislumbrar un futuro para sus vidas. Que el control sea igualitario y cumpla efectivamente con su misión, separando y castigando a los que transgreden esta libertad efectiva de los pueblos, la solidaridad y la tolerancia. El Estado debe dar el ejemplo siendo prenda de garantía de que la ley se ejercerá con pulcritud, honradez y decoro.

Pablo José Giunta
[email protected]


CHICOS EN MOTOS

Cuando veo que esta sociedad nadie se hace cargo de nada , ni siquiera de los bienes más preciados que puede tener una persona, que no son otra cosa que sus hijos, es ahí donde lamentablemente tiene que estar el Estado y decir: "Si no lo cuidás vos que tenés la obligación, tengo que hacerlo yo y debo hacerte cargo de las consecuencias". Digo esto porque no entiendo cómo chicos de 11 a 17 años circulan en motocicletas, compradas expresamente por sus padres para ellos. Lo que tiene que pasar acá es simple: se debe procesar penalmente a los padres por abandono de persona; ni qué hablar si esos chicos sufren accidentes o pierden la vida. Pero alguien se tiene que hacer responsable. Sé que suena terrible que uno pida cárcel para un padre que pierde un hijo; pero si no cuidan a sus hijos, por lo menos que cuiden su libertad, porque no puede ser que esos chicos queden a expensas de su suerte y sus padres, principales responsables, no tengan lo que se merecen.

Carlos Fraile
[email protected]




SAN PEDRO DE COLALAO

El lector Mario Marigliano (16/4) critica a los candidatos a comisionados que cubrieron San Pedro de Colalao de propaganda política. Él, como político, no debe sorprenderse de esta generalizada, mala e irreverente costumbre nacional. Acertada su aseveración de que el agua en la villa es "tema aparte y crítico" porque es un servicio caro y malo durante todo el año: continuos cortes por zonas o total, poco caudal, agua barrosa y cañerías rotas, etcétera; inconvenientes acentuados en verano. La cooperativa que la administra evidentemente no tiene capacidad operativa. Subestima a los usuarios enviando patéticas intimaciones (que no cumplen requisitos legales), con amenazas de embargo y otras, por deudas prescriptas. Marigliano, a pesar de ser allegado a la cooperativa, informa equivocadamente que la tarifa diaria es $0,85, porque es $1,65. Absolutamente todos los usuarios abonan igual tarifa, resultando una irritante inequidad. Los medidores de consumo (abonados por los consumidores) fueron retirados por la cooperativa sin aviso. Por todas las falencias en el servicio básico y esencial de agua, mediante exp.1186/110-v-10 numerosos vecinos solicitaron al gobernador su intervención para subsanarlas.

Esther Valdez
Las Piedras 375
San Miguel de Tucumán



EL CRIMEN DEl JUEZ ARÁOZ
Hace casi siete años fue segada la vida de mi amigo el entonces juez Agustín Aráoz por diez inmisericordes balazos de pistolas de alto calibre, disparadas por manos asesinas. Recientemente, dos de los imputados fueron condenados a penas leves por homicidio simple (uno en grado de autoría y otro como partícipe). Desgarraba el corazón el visible contraste entre la satisfacción de los inculpados y la congoja de los hijos de la víctima -mis sobrinos en el afecto- y de sus dignas viuda, suegra, cuñados, familiares y amigos. No es sólo mi punto de vista: así lo vieron los que estuvieron presentes, muchos de ellos ajenos a las alambicadas justificaciones de nosotros, los hombres del derecho: taxistas, estudiantes, amigos, periodistas cuyo sentido de justicia no está anestesiado. Si asestar diez disparos con la participación de dos o más personas, sobre un doliente y gravemente herido ser indefenso que desesperadamente arrastraba su cuerpo perforado por las balas homicidas buscando protección dentro de su hogar o auxilio telefónico, no entraña la comisión de un homicidio agravado, ¿cuándo se configuraría este? Algunas de las causales de agravación que contempla el Código Penal son: 1) El concurso premeditado de dos o más personas. 2) El ensañamiento. 3) La alevosía. 4) Cuando se quiere asegurar los resultados de un delito anterior, o su impunidad (el homicidio para evitar que la víctima de la tentativa de homicidio y de lesiones gravísimas relate la historia). Todas esas hipótesis concurren. Por lo demás, en el más adverso de los casos para los querellantes, cada disparo implica al menos una tentativa de homicidio, con prescindencia de su resultado. Diez intentos en concurso real, sumados, conducirían a aplicar el máximo de la especie de pena, teniendo en cuenta que el resultado querido por los autores -la muerte de la víctima- se produjo, por lo que al menos el último impacto condujo a la consumación del homicidio. Quisiera que alguien me explicara en forma razonada cómo podría perpetrarse un homicidio simple frente a ese cúmulo de agravantes. No soy el único que se formula estas preguntas, y no halla respuestas.

Julio Rougés
[email protected]



PLAZA DORMITORIO

El Indec dice que hay menos pobres en Tucumán. Sin embargo, había ayer cinco personas durmiendo en el sector del monumento al Libertador en la plaza San Martín. La única verdad es la realidad, dijo Aristóteles.

Daniela Kuperman
[email protected]


Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected], consignando domicilio real y Nº de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.
Comentarios