El laborioso arte de pintar en diminutos cuadros de película

El artista y realizador audiovisual Bernardo Vides mostrará en el Virla fotogramas ampliados de sus obras. Hoy proyectará tres de sus cortometrajes.

17 Mar 2010
1

DOCENCIA. Bernardo Vides es el maestro de varias generaciones de ilustradores y cineastas tucumanos. Su trabajo es reconocido en todo el mundo.

"No uso celular porque no lo necesito... no soy médico ni periodista, y cuando estoy pensando y suena me corta todo", afirma sonriente Bernardo Vides, artista audiovisual y pintor.
Es el maestro de más de una generación de ilustradores, historietistas y realizadores; ganó premios en todo el mundo y expuso en los principales salones de Europa, pero nunca había mostrado sus trabajos solo. "Estoy muy feliz, porque es la primera vez que hago una muestra así. Hasta ahora siempre habían sido en grupo", cuenta con entusiasmo.
La exposición quedará inaugurada hoy a las 21 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265). Allí mostrará 26 fotogramas ampliados, y proyectará por primera vez de manera oficial tres de sus cortometrajes.
Uno de ellos, "La cumparsita", fue con el que se inauguró el Virla hace 26 años. "No había ni piso todavía", recuerda. Fue esa película, que dura lo que Juan D'Arienzo en interpretar el famoso tango que le da el título, la que le abrió las puertas de esta técnica, que consiste en pintar a mano miles de cuadros milimétricos de cinta cinematográfica para construir la película.

Una oportunidad
"Me invitaron a presentar un trabajo en Europa, en París. No quise desaprovechar la oportunidad y me puse a pintar sobre una cinta vieja... Son en total 5.500 cuadros que pinté uno por uno; es cine sin filmar, porque con guita cualquiera es Gardel", relata.
El comentario lo lleva a recordar que en esa época en el Instituto de Cine de la UNT (hoy Escuela), donde trabajaba, no había presupuesto para comprar o arreglar cámaras, películas o para el revelado. "Fue una salida de emergencia, con descartes, que me cautivó tanto que seguí aplicando esta técnica e hice ocho o nueve películas así", señala. Ahora amplió 26 de esos fotogramas minúsculos para mostrar cómo es su trabajo, que oscila entre lo figurativo y lo abstracto, según la película.
Vides sostiene que pintar esa cantidad de cuadritos no requiere de paciencia, sino de pasión. "Es adrenalina permanente, porque trabajás con tinta indeleble y si te equivocás sonaste... Pero mientras pintás se te borra el mundo, es una catarsis total y podés pasar 10 horas trabajando sin darte cuenta", afirma.
También proyectará los cortos "Chacalambo" y "Tarquiña", que con música de Jaime Torres le pone movimiento a diseños de la cultura diaguita. Ninguna de sus películas fue proyectada en Tucumán de manera formal.
"Soy feliz con lo que hago y quiero compartirlo con la gente", dice a modo de síntesis.




Comentarios