TARTAGAL - ZONA AFECTADA

Un alud de agua y barro causó un desastre

El aluvión bajó con inusitada fuerza desde los cerros, causando dos muertos, destruyó casas y obligó a evacuar unas 1.000 personas. Confirmaron 10 personas desaparecidas en la ciudad, ubicada a 400 kilómetros de Salta. El Gobierno envió frazadas, ropa, pañales, zapatillas y colchones y alimentos.
Compartir
HOY, COMO EN 2006. Las fotos superiores (de video) muestran la ciudad, y la inferior los daños de 2006. GENTILEZA DE VIDEOTAR

Tartagal.- Un alud de agua y barro arrasó ayer un puente ferroviario, vehículos y casas en la ciudad de Tartagal, en la norteña provincia de Salta, donde cerca de 1.000 personas fueron evacuadas. La zona quedó sin electricidad y sin teléfono.
El comandante de Genadarmería Nacional, Dardo Ibarra, confirmó la muerte de dos personas oriundas del barrio Santa María. “Lamentablemente me lo acaban de informar”, dijo.
El militar ratificó que desaparecieron al menos 12 personas, dos de las cuales son menores. Dijo que se trata de una estimación extraoficial construida a través de denuncias verbales de familiares directos. “Estamos trabajando con bomberos y gente de la Policía para encontrarlos lo más rápido posible”, señaló. Según explicó, la situación es más complicada que en años anteriores.
Además, Ibarra confirmó que hubo saqueos en los barrios Santa María y Villa Saavedra. “Estamos patrullando la zona con vehículos de doble tracción para llevar seguridad a los vecinos”, dijo.
El alud, generado por la crecida del río Tartagal, que divide la ciudad en dos, fue provocado por las intensas lluvias caídas en los últimos días en el norte de la Argentina y en Bolivia.
El vicegobernador de Salta, Andrés Zottos, declaró desde Tartagal: “la situación es realmente grave, puesto que el agua arrasó el puente de ferrocarril, un concesionaria de autos y casas”. Las autoridades lanzaron un operativo de emergencia para evacuar a los pobladores de los barrios afectados.
El alud llegó a la parte urbanizada cerca de las 9.30, arrastrando las casas de la zona ribereña e inundando las viviendas ubicadas en las cuadras cercanas.
Los meteorólogos pronosticaron que las lluvias continuarán hasta mañana, por lo que se tomaron medidas preventivas ante la posibilidad de que se agrave la situación.
El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, viajó junto a su gabinete a Tartagal para coordinar el operativo de asistencia.
También se trasladaron hasta la ciudad salteña los ministros nacionales del Interior, Florencio Randazzo; de Salud, Graciela Ocaña, y de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, para interiorizarse de la situación. Los funcionarios viajaron por orden de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, actualmente de visita oficial a España, que fue informada de la situación popr el jefe de Gabinete, Sergio Massa.
La jefa de Estado solicitó a sus ministros que se trasladaran de urgencia para estar presentes ante la necesidad que tienen los pobladores del lugar, según indicaron fuentes oficiales.
“Es fundamental reaccionar rápido ante estas circunstancias climáticas, con el objetivo de prevenir mayores problemas y resolver, cuanto antes podamos, la situación de los evacuados y dar lugar a las tareas de reparación”, explicó Kirchner desde Tartagal.
Al caer la tarde, la asistencia ya comenzaba a llegar a la zona de desastre. “Se han enviado varios camiones con 85.000 unidades de alimentos, colchones, frazadas, pañales, mudas de ropa y zapatillas para los perjudicados por este temporal”, detalló el secretario de Coordinación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Carlos Castagneto.
Para optimizar las tareas coordinadas entre ambas carteras, también viajarán a Salta el secretario de Promoción y Programas Sanitarios, Juan Carlos Nadalich; el director de Vialidad Nacional, Nelson Periotti; el subsecretario de Recursos Hídricos, Fabián López, y el subsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala, precisaron.
El vicepresidente, a cargo del Poder Ejecutivo, Julio Cobos, se comunicó con el ministro de Gobierno de la provincia de Salta, Antonio Marocco, a quien ofreció ayuda para las víctimas del alud de agua y barro que dejó más de un millar de evacuados en Tartagal. Cobos telefoneó al ministro más importante del gabinete del gobernador justicialista, para interiorizarse de la situación.
La ruta nacional 34, que une Tartagal con Gobernador Maza, en el límite con Bolivia, se encontraba totalmente habilitada, informó la Dirección Nacional de Vialidad (DNV). También está transitable el tramo que une las áreas norte y sur de Tartagal, por lo que la ayuda instrumentada para los damnificados podrá llegar a la zona afectada. (DyN-Télam-Especial)

Tartagal es una ciudad ubicada a 400 kilómetros al norte de la capital de Salta, y la población supera los 60.000 habitantes. Al momento de producirse el alud, las obras de encauce del río Tartagal -que ayer desbordó- estaban ejecutadas en un 40%.Vehículos, un avión y un helicóptero de la Provincia llevaron ayuda a la gente.
Más como esto