CARTA MAGNA

"Es una sentencia muy fundada"

Beinusz Szmukler elogió la decisión de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo. El ex miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación aseveró que en una democracia no se puede hacer lo que se quiera. El valor de la división de poderes. Buena lección.
Compartir
UN HOMBRE AFECTO A LA IRONIA. “Parece un tratado”, bromeó Szmukler cuando descubrió que el fallo del tribunal tucumano tenía más de 150 fojas. LA GACETA / JUAN PABLO SANCHEZ NOLI

El abogado Beinusz Szmukler, ex miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación, no podía salir del asombro. "Es un trabajo excelente. Es una de las sentencias más fundadas que leí durante los últimos tiempos", se sinceró ante LA GACETA en relación con la sentencia de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo (Rodolfo Novillo y Carlos Giovanniello), que declaró inconstitucionales y nulos varios artículos de la Constitución sancionada en 2006 por impulso del oficialismo.
Con su habitual sentido del humor, ironizó sobre la extensión del fallo de más de 150 fojas: "parece un tratado". No obstante, en el diálogo telefónico que mantuvo con LA GACETA desde Buenos Aires, insistió en las razones por las que, a su entender, el pronunciamiento merece ser elogiado. "Es un trabajo profundo, que sintetiza toda la jurisprudencia y la doctrina nacional sobre la materia. Tiene aspectos y encierra verdades respecto de las cuales es muy difícil que haya polémica. En ese sentido, es contundente", destacó quien hasta 2003 presidió la Asociación Americana de Juristas.

Aspecto positivo
Cuando se le preguntó cuáles eran esos tópicos difíciles de refutar, con su estilo directo respondió: "uno de ellos es que no se puede hacer lo que se quiera, aprovechando algunas circunstancias políticas favorables; no se pueden destruir las bases del sistema republicano de gobierno. Esa es una lección de la sentencia".
La reflexión del abogado se debe a que en el fallo los camaristas concluyeron que los convencionales constituyentes se habían extralimitado en las facultades que les había otorgado la Ley 7.469, que habilitó la reforma de la Constitución y que estableció qué podía ser modificado o incorporado a la Carta Magna. Como consecuencia (ver "Frases..."), los vocales declararon inconstitucional la potestad atribuida al Poder Ejecutivo de organizar el Consejo Asesor de la Magistratura y condicionaron la integración prevista para el Jurado de Enjuiciamiento (con cinco legisladores, un representante de la Corte Suprema, uno del Poder Ejecutivo y un abogado) a que la oposición tenga asegurada dos plazas en la representación legislativa.

Espaldarazo
Szmukler tampoco dejó de destacar la acción judicial que motivó el pronunciamiento. "También hay mérito del Colegio de Abogados, y de su presidente (por Antonio Bustamante), que concretó una presentación muy fundada, y además en estas circunstancias. Hay que tener la valentía de hacerlo cuando todo parece estar en contra de lo que uno aspira. En ese sentido, también hay que destacar la actitud del tribunal, porque los jueces no están al margen de la coyuntura", subrayó.
El abogado insistió en la importancia que, en un régimen republicano, tiene el marcar límites. "El tribunal supo decirle al Poder Ejecutivo, a quienes ganaron con amplitud la elección de convencionales, que el sistema se sostiene sobre la base del cumplimiento irrestricto de la Constitución nacional por empezar y de las propias de las provincias. Es lo más saliente, lo más sustancial", recalcó.
A modo de síntesis, Szmukler afirmó: "esta es una buena demostración, un ejemplo digno de imitar de cómo debe actuar la Justicia, no enfrentando al poder político, sino dentro del ámbito de su competencia poniéndole freno cuando se extralimita. Esa es la gran lección".