La mandioca, el cultivo que entusiasma al sudeste tucumano

Se abre una esperanza para los pobladores de una zona donde no abundan los recursos. En la humilde escuela 237 de Nueva Trinidad (Simoca), docentes y alumnos cultivan un fruto que hasta ahora sólo se producía en Misiones.

01 Oct 2006
1

EN PLENA ACTIVIDAD. La comunidad de una escuela de Nueva Trinidad descubrió que la mandioca se desarrolla de manera óptima en el lugar. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

La mandioca o yuca, un tubérculo que es muy utilizado como alimento en el resto de Sudamérica, se convirtió en un atractivo emprendimiento para el sudeste tucumano.
En la escuela N 237 de Nueva Trinidad (Simoca), se experimentó con éxito el cultivo y se superaron los niveles de volumen por planta que se dan en otros lugares, como la provincia de Misiones.
Los agricultores tucumanos tienen asegurado un mercado para la venta del producto, que puede reemplazar a la harina de trigo en la elaboración de alimentos para pacientes celíacos (alérgicos al gluten).
Este año, la escuela produjo 500 kilos de mandioca y para el 2007 estima llegar a los 8.500 kilos. La producción tiene entregas aseguradas al mercado argentino a un precio promedio de $1.40 el kilo. Se trata de un emprendimiento integrador y de desarrollo local que está logrando una creciente participación entre los vecinos, que ven con esperanza el cultivo y la comercialización del producto.
La iniciativa nació en 2003, cuando se plantó mandioca en la huerta escolar para procurar alimento para la alumna Emilse Díaz, que es celíaca. "Así descubrimos que la mandioca era utilizada en la preparación de alimentos aptos para ella y también para mejorar la calidad nutricional de todos los chicos", comentó Florencia Aragón, una de las asesoras del proyecto.