Es mejor hablar (de ciertas cosas).

Empatía sexual

Por Inés Páez de la Torre. Sábado 06 de Octubre 2012

Es sabido que la empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, la capacidad de percibir -y honrar- lo que el otro siente. Se trata de un valor vitalmente decisivo para la felicidad de las relaciones humanas en general, y sexuales en particular.

El escaso o nulo desarrollo de esta habilidad social es propio de las personalidades narcisistas. Estos hombres o mujeres tienen un marcado egocentrismo y solo se preocupan por sí mismos. Por eso les resulta muy difícil y hasta imposible conectarse afectivamente con los demás y construir una relación.

Imaginarnos cómo se siente o se sentiría el otro en determinadas circunstancias es, como el amor mismo, todo un aprendizaje.

En nuestra cultura, la empatía suele estimularse más tempranamente en las mujeres. El clásico juguete infantil femenino fue siempre -sigue siendo a pesar de tantos cambios- una muñeca o muñeco. Con ellos se juega a "la mamá". El juego consiste en interactuar de mil maneras con el "hijo": darle de comer, hacerlo dormir, cambiarle los pañales, cuidarlo porque está enfermo, también retarlo y ponerlo en penitencia.

De alguna manera, este juego es una suerte de entrenamiento para aprender a interpretar las necesidades del otro y hacer algo en este sentido.

El lugar del otro

Aunque esto de "ponerse en el lugar del otro" resulta fácil y hasta obvio comprenderlo, no siempre los miembros de una pareja parecen tenerlo en cuenta. Un ejemplo: cuando una persona es infiel, es probable que sepa a nivel intelectual que si su pareja lo descubriera, se sentiría muy ofendida y defraudada. Pero muchas veces, recién cuando ya es demasiado tarde, queda al descubierto la profundidad de la herida, lo irreparable del daño. ¿Qué ha faltado aquí? Empatía, percepción de la sensibilidad del otro.

Y a tal punto que quien cometió la infidelidad suele sorprenderse de que el engañado rompa la relación: como si no hubiera sabido el efecto que este hecho tendría en el otro y en el vínculo. Evidentemente, carente de empatía, no pudo prever con claridad el dolor que causaría, ignoró el costo, el boomerang de dejarse llevar por sus impulsos.

Se trata entonces de aumentar el nivel de conciencia, de desarrollar lo que se ha dado en llamar "empatía sexual".

Conocer es complacer

Llevada esta habilidad al terreno sexual, ser empáticos implica poder ver con claridad cómo se sentiría nuestra pareja en determinadas situaciones sexuales. Para esto es necesario destinarle tiempo al conocimiento del otro.

Qué es una mujer, qué caracteriza su psicología, de qué material está hecha su vida anímica, cómo funciona en ella la respuesta sexual, son cuestiones que deben interesarle a quien desee complacerla. También es necesario enterarse de quién es esta mujer en particular: su historia, sus deseos, sus temores, sus frustraciones, sueños e inseguridades.

Por supuesto: lo mismo vale para el caso de los hombres. Y aunque muchos dirán que conocerlos -y a cualquier ejemplar de su especie- es una tarea mucho más sencilla, esto es solo un prejuicio social. Todo ser humano es complejo y siempre resulta un gran desafío intentar comprender su mundo.

Comentarios
(7)
Este es un espacio para la construcción de ideas y la reflexión, que apoya e incentiva la pluralidad de pensamiento. No un escenario de ataques al pensamiento contrario. Ver normas de uso del servicio.
Avatar
Avatar #7
nicasio · 10 Dic 2012 - 14:15
Que tanta empatía ni jolines. Señora licenciada no le de tanta vueltas al guiso, porque en la relación meramente carnal y furtiva, la hembra necesita sentir la naturaleza del macho áspero. Pero cuando se busca llenar vacíos de sentimientos con la exclusividad del placer sexual , la satisfacción lograda es efímera por pertenecer solo al imperio de lo carnal. Y entonces está Ud. allí con su sexología para justificar el uso del accesorio erótico. Me late que esa novel profesión parece tener consenso en personas de sensaciones y pensamientos colindantes a lo morboso, que no dejan de acceder a cualquier literatura de género sexual, ya que su traumas no resueltos les impide amar naturalmente. Confórmese con amor una apareja normal y estable, y se verá que la sexualidad es buena y no necesita de subterfugios freudianos para manifestarse con plenitud. Que lo contradiga una mujer verdadera y profundamente enamorada de su hombre.
Avatar #6
luis28 · 12 Oct 2012 - 12:16
muy interesantes tus articulos, me gustaría que escribieras un artículo sobre cuando el sexo se convirtió en un tabu en nuestra sociedad occidental, seria interesante saber por que nos cuesta tanto hablar abiertamente del sexo como si fuera algo fuera de lugar, quizas nos ayude que de a poco vamos hablando del sexo sin prejuicios.
Avatar #5
ZARIMA · 11 Oct 2012 - 08:03
Me gusta....*ponerse en el lugar del otro*....hay muchas personas que dejan llevar por los impulsos y no les importa las consecuencias
Avatar #4
Bastante Bloguda · 09 Oct 2012 - 22:16
Muy bueno Inés. Me encanta leer tus artículos! Te hago una pregunta: Cómo se trata con alguien que carece de empatía?
Avatar #3
ladoc · 08 Oct 2012 - 09:56
coincido con #2 tanto los prejuicios como las posturas extremas no ayudan demasiado a la sociedad toda a considerar al "sexo" no solo como forma de tener placer, sino como parte importante de nuestras vidas que nos permite experimentar sensaciones maravillosas cuando se quiere de verdad,y que pertenece a nuestro ser, nos da identidad. Expresar lo que sentimos, no solo con el sexo, es lo más grande que le puede pasar al ser humano. Empatizar: podremos lograrlo en esta sociedad tecnológica e individualista que todo descarta? Al menos...lo intentemos.
Avatar #2
Rafael + · 07 Oct 2012 - 09:40
Pienso que la cultura ancestral y la educación sexista imperante aun en nuestros días (aunque cada vez menos) con sus roles, prejuicios, estereotipos negativos, machismos, feminismos y otras hiervas a dado como resultado el panorama actual en que las mujeres, en general, son más emocionales y empáticas que los hombres. Espero que a medida que las Sociedades vayan soltando todo ese lastre inútil y sean más equitativas y justas socialmente, todas las personas, independientemente del sexo, serán más ricas emocionalmente y podrán expresar con más libertad los sentimientos, ganando a buen seguro en empatía.
Avatar #1
karyNIN · 07 Oct 2012 - 06:45
UN POCO DE EMPATÍA POR LOS QUE PERDIERON SU TRABAJO EN EL ABASTO VENDRÍA BIEN!!!