“Siento que estoy acá por tiktokero”: qué declaró Teto Medina ante la Justicia

El mediático fue detenido, acusado de captar víctimas para la organización La Razón de Vivir, donde serían esclavizados.

Teto Medina, detenido Teto Medina, detenido
24 Septiembre 2022

Marcelo “Teto” Medina tras ser detenido, acusado de captar personas para la organización La Razón de Vivir, a quienes luego se maltrataba y se reducía a la servidumbre, declaró ayer ante el fiscal Daniel Ichazo. El mediático detalló cuáles eran sus tareas dentro del lugar y sostuvo que desconocía las causas por las que estaba detenido. 

Según la hipótesis de los investigadores, el conductor captaba a las víctimas por medio de charlas motivacionales en redes sociales y en varios puntos del país, para luego reducirlos a la servidumbre en condiciones infrahumanas.  

“Yo hace tres años decido internarme por mi adicción, y termino mi tratamiento y empiezo a hacer un ambulatorio”, declaró Medina. Dijo que no le gustó su internación de manera que pensó “que era un buen tratamiento” hacerse cargo como él vivió su “error”, según sus propias palabras. 

Recordó que fue convocado para brindar charlas motivacionales. “Ahí empecé y encontré una manera de hacer mi tratamiento dando charlas en comunidades terapéuticas, de hecho, trabajo en 15 aproximadamente”, sostuvo el humorista, quién indicó que el material audiovisual suele publicarlo en su cuenta de TikTok. 

Según dijo, acudía solamente los martes de 11 a 5 de la tarde. “Mis tareas a cumplir eran charlas motivacionales cuando llegaba, almuerzo Facebook Live donde los chicos contaban sus experiencias a las 3 de la tarde. A las 5 me iba”. 

“Lo que siento es que estoy acá por tiktokero, por subir videos, por lo que yo siempre quise hacer, que es subir videos para visualizar la recuperación”, planteó y afirmó que no conocía las habitaciones dado que daba las charlas en el jardín o quincho. 

El líder de la organización es Néstor Zelaya y según Medina, fue este quién lo contactó por primera vez en 2021 para invitarlo a dar charlas en la comunidad. En ese momento cobraba 4.000 pesos por mes, “después 8 mil y luego 12 mil, siempre por charla y una vez por semana”, afirmó. E indicó que el pago se lo hacían a un banco y él lo transfería a Mercado Pago. 

En las denuncias, las víctimas narraron ante la Justicia escenas de torturas, acoso psicológico y encierro. Sin embargo, “nunca ninguno de los chicos se acercó a decirme que lo maltrataban o pegaban o lo que me leyeron”, planteó el conductor. 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios